Cádiz

Una fea puerta que Eléctrica de Cádiz obliga a instalar y Urbanismo a tapar

  • El modelo para transformadores desluce una fachada de la Casa de Viudas

Quizás en una nave industrial pasara desapercibida, pero en la fachada de la Casa de Viudas parece la puerta trasera de un OVNI. La normativa eléctrica la impone como obligatoria y las normas urbanísticas imponen que, ya que no se puede quitar, al menos que se tape.

La reciente restauración del protegido edificio de la Casa de Viudas por parte de la Junta y la Fundación Fragela ha incluido la instalación de un transformador eléctrico, que tiene su entrada por la calle Hércules. En cumplimiento con lo exigido por la empresa municipal de suministro Eléctrica de Cádiz el cerramiento se ha realizado mediante una puerta cuyo diseño no era opcional: tenía que ser un modelo concreto que, según explica el director de la Oficina de Rehabilitación, Jesús Martínez, ha habido que ir a buscar a Córdoba.

El resultado ha sido que ahora, en esa fachada del edificio, hay una puerta que rompe totalmente con su estética, con la circunstancia agravante de que se trata de un edificio protegido y emblemático. Ni a la Junta le gusta la puerta, ni al Ayuntamiento tampoco. De hecho la licencia de primera ocupación se concedió hace dos viernes condicionada a que se hiciera algo para ocultarla. No es la única condición, también ha habido problemas con Alumbrado Público, ya que la instalación de farolas supondría la colocación de un antiestético -y prohibido- cableado en la fachada.

El segundo problema se solventará una vez que se realice un estudio que no sólo comprenderá el tema de la instalación de farolas, sino también la implantación de un alumbrado monumental que destaque en el edificio. La Junta, mientras, ha entregado un aval en el Ayuntamiento gaditano, pese a que no era obligatorio. Lo de la puerta habrá que resolverlo negociando con Eléctrica de Cádiz.

Desde esta empresa municipal se explica que la imposición de tan antiestética puerta no es ningún capricho: es la que establece la normativa sectorial, una puerta industrial ignífuga y a prueba de ruidos. La solución, cuando su aspecto afea las fachadas, es taparla con elementos que se integren en ellas siempre que se sigan preservando sus funciones. Ponen como ejemplo el caso del Centro Comercial Bahía de Cádiz, que colocó sobre este elemento paneles de la misma piedra que recubre el bajo del edificio, de forma que pasa prácticamente desapercibida.

La rehabilitación de la Casa de Viudas ha concluido hace poco tiempo: el miércoles se entregó a la Fundación Fragela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios