Cádiz

El puente abre la incógnita inmobiliaria

  • Profesionales del sector analizan cómo puede afectar la apertura del nuevo acceso a los precios de las viviendas de alrededor La mayoría entiende que aún es pronto para saberlo

Un vecino del barrio de Astilleros o de la Barriada de La Paz, que quería salir de la ciudad tenía, hasta hace tres semanas, que buscar la Avenida de la Bahía para alcanzar la Zona Franca y de ahí tomar en dirección a San Fernando o por el puente Carranza hacia Puerto Real. Desde el pasado 24 de septiembre, sólo tiene que cruzar la calle América o la Avenida de las Cortes y desde ahí tomar directamente el nuevo puente para conectar con la autopista. Esta zona de la ciudad ha variado radicalmente con la puesta en marcha del nuevo acceso, pasando de ser barrios alejados del eje principal de la ciudad a encontrarse en pleno corazón del acceso a Cádiz.

Este cambio puede influir ahora sobre el mercado inmobiliario, ya que los bloques cercanos al puente nuevo han variado sus condiciones con respecto a la cercanía a la salida de la ciudad, a la intensidad del tráfico o incluso a las vistas que pueda ofrecer de este viaducto, entre otros factores que de alguna forma pueden incidir a la hora de establecer una tasación o un precio de mercado para una vivienda.

¿Afectará, entonces, la apertura del puente al precio de la vivienda de los bloques de alrededor? Varios agentes inmobiliarios consultados por este periódico analizan esta posibilidad, planteando diversos supuestos que pueden darse a partir de ahora.

En primer lugar, puede parecer lógico que las viviendas más próximas al puente de la Constitución de 1812 se revaloricen con su puesta en funcionamiento. Eso sería "lo normal", apuntan desde la inmobiliaria Hispania, donde no obstante puntualizan que en una ciudad como Cádiz "y con la crisis que estamos padeciendo la gente no va a pagar más por estar el puente".

En esa misma dirección apuntan, por ejemplo, en la inmobiliaria Bahía Blanca, donde destacan que en los últimos años las viviendas en toda esa zona ya han incrementado su precio entre un 15 y un 20% gracias al soterramiento de la vía férrea o al anuncio en su día de la construcción del puente que ya hoy es una realidad. Por eso, indican que el valor de las viviendas ahora "puede subir, pero poco más de lo que ya está establecido actualmente".

Frente a esta visión, también hay quienes señalan que más que subir puede ocurrir todo lo contrario, que la apertura de este nuevo puente devalúe el precio de la vivienda. Los problemas denunciados durante el período de obras y ahora que ya está el tráfico rodando por la autovía creada, tanto por el ruido que ocasiona en las viviendas cercanas como por la saturación de tráfico y de paso de camiones en la zona de Astilleros, puede motivar a juicio de Ángela Gago, de la inmobiliaria Prodyser, que las viviendas pierdan valor.

También apuntan en esta inmobiliaria a la ausencia de los servicios que se entendían necesarios tras la apertura del puente (la avenida transversal, el desdoble de la Avenida de Astilleros, la alta velocidad...) tampoco van a ayudar a que ese entorno de la Barriada o de Astilleros gane enteros en el mercado inmobiliario.

Pero algunas fuentes consultadas van un paso más allá en la visión negativa de las repercusiones inmobiliarias del puente. ¿Si ahora localidades como la barriada del Río San Pedro, Puerto Real o incluso El Puerto de Santa María están a tan corta distancia de la capital, por qué alguien va a adquirir un piso en Cádiz en lugar de hacerlo en algunas de estas localidades? "Ahora es más fácil llegar del Río San Pedro al centro de la ciudad que hacerlo desde Cortadura", señalan en Prodyser, entendiendo que esta barriada puertorrealeña sí será una de las principales beneficiarias en materia inmobiliaria. Además, señalan que actualmente ya existe allí "mucha oferta" con precios "más baratos" que en Cádiz.

"El nuevo puente puede incluso devaluar el precio de la vivienda en Cádiz porque Puerto Real o El Puerto están ahora más cerca. Se puede comprar, por tanto, perfectamente una vivienda allí", señala también otro agente inmobiliario, Enrique Arroyo.

El camino del medio de las dos posibilidades mostradas es que las viviendas sigan siendo igual de caras o baratas que en la actualidad, sin que el equipamiento levantado por Fomento tenga ningún tipo de incidencia.

En cualquier caso, en lo que sí coinciden todas las fuentes consultadas es en que aún es pronto para conocer cómo se comportará el mercado con el nuevo puente. "En principio, cualquier cosa que se construya tiende a subir los precios. Pero todo está por ver", señalan en Hispania. "Aún es pronto para saberlo, el propio mercado en este próximo año es el que lo va a decir", indica al respecto Arroyo, convencido de que serán los propios compradores los que tengan la clave a esta incógnita surgida con el nuevo viaducto que puede conectar de lleno con el mercado inmobiliario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios