Cádiz

Un proyecto vital y más que justificado

  • Europa duda aún de la viabilidad de la nueva terminal de contenedores para el puerto de Cádiz

La comunidad portuaria de la Bahía de Cádiz se encoge de hombros sin comprender los motivos reales por los que Europa se plantea aún la viabilidad de un proyecto, tan crucial para ellos, como la futura terminal de contenedores del puerto de Cádiz.

No da razones, tan sólo le pide a Barra, a través de Hacienda y a través de Puertos del Estado, que afine en la documentación que justifique lo vital de esta infraestructura.

Para el puerto de Cádiz significaría impedirle el pleno desarrollo, ya casi indiscutible para una gran mayoría, que entiende que la nueva Ley de Puertos obliga a los muelles gaditanos a tener ahora más claro que nunca que ha llegado la hora de hacerse fuertes para poder competir, dentro y fuera de su comunidad autonómica.

Cercano está el registro de un gran acrecentamiento de los tráficos de contenedores en puertos que nunca habían gozado de esta situación. Las empresas buscan diversificar sus entradas e indagan y hacen cuentas para hacer más baratos sus tráficos.

Cádiz deberá tener para entonces una terminal de contenedores digna para luchar en este nuevo campo de batalla que se plantea encarnizado.

Para todos los que aún se plantean la viabilidad de esta nueva infraestructura, el presidente de la Autoridad Portuaria de Cádiz, Rafael Barra, no descansa en su tesón por demostrar, al que aún lo dude, que esta terminal se debe hacer sí o sí.

Desde el punto de vista medioambiental, Barra no duda en que su proyecto debe resultar tranquilizador ya que dispone de todas las autorizaciones ambientales (resolución del Ministerio de Medio Ambiente por la que se formula la Declaración de Impacto Ambiental, declaración de no afección de la autoridad responsable del seguimiento de los lugares de la Red Natura 2000 y Autorización Ambiental Unificada de la Junta de Andalucía) así como informes técnicos más que favorables tales como los procedentes de la Universidad de Granada, Centro Andaluz de Medio Ambiente, CEDEX y Puertos del Estado.

Pero parece que Europa no duda sobre su viabilidad medioambiental sino que el motivo de meditar aún si cofinancia o no el proyecto pasa por entender definitivamente que con la nueva terminal no se ejerce competencia desleal hacia ningún puerto cercano como al de Algeciras o Sevilla.

Ni Europa ni, más cerca, Puertos del Estado se meten de lleno en, por ejemplo, si la bonificación que ejerce el puerto de Huelva al tráfico de pasajeros y mercancías con Canarias le hace daño a las cercanas Cádiz o Sevilla. Pero parece que Europa ha decidido meter al puerto de Cádiz en un paquete de 13 infraestructuras, algunas más vitales y urgentes que otras, y endurecerle unos trámites que ya se pensaban más que superados y justificados.

En Bruselas deben entender que el nuevo puerto de contenedores resulta vital para cumplir con un Plan Estratégico puesto en marcha en el año 2000, basado en la potenciación de los muelles de La Cabezuela para el tráfico de graneles, el desarrollo de la dársena de El Puerto como referente del sector pesquero a nivel nacional y la reordenación de los muelles de la dársena más cercana al centro de la capital. Para todo ello, Cádiz ha hipotecado parte de sus inversiones para conseguir cumplir con ese Plan Estratégico.

Pero Barra siempre ha insistido ante Sevilla, ante Madrid y ante Bruselas que una gran debilidad del puerto de Cádiz es la coexistencia del tráfico de pasajeros y mercancías dentro de una misma dársena, la de Cádiz capital. Para corregirla planteó en 2006 una reordenación de los tráficos en los que la construcción de la nueva terminal de contenedores es indiscutiblemente vital.

Pero yendo más lejos, unos 1.200 empleos, atendiendo sólo a los que generaría el nuevo muelle, andan esperando que Europa lo vea claro. Sin olvidar otros muchos portuarios que verían en peligro la subsistencia del puerto si éste tuviera que devolver el dinero adelantado de las ayudas, algo que ahora no tiene.

Muchos lo ven así de claro pero parece que Bruselas aún no. Mientras tanto el futuro del puerto, atento a su burocracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios