Contenido Patrocinado

El porqué de los préstamos online

El porqué de los préstamos online El porqué de los préstamos online

El porqué de los préstamos online

Los préstamos online irrumpieron en España durante los años de la última crisis económica como una opción alternativa para que muchas personas pudiesen obtener financiación por otras vías más allá de la oficina de su entidad bancaria y con requisitos más laxos, como por ejemplo la posibilidad de pedir préstamos sin nómina. Estos préstamos, que se caracterizan por su velocidad y su tramitación simplificada, tienen muchas ventajas.

Los préstamos son una ayuda temporal hasta que lleguen nuevos ingresos

Uno de los principales motivos para pedir un préstamo suele ser cubrir o sufragar un gasto inesperado, una factura más elevada de lo que se pensaba, una reparación, una compra importante u otros gastos puntuales. A veces, no se dispone del efectivo para realizar el gasto, y a veces, se prefiere no desembolsarlo de golpe para no crear una situación precaria en la cuenta o porque se necesita liquidez para otras cosas.

Para obtener un préstamo online de cierto importe, hay que acreditar unos ingresos periódicos, que pueden tratarse de una nómina, pero también otros ingresos como subsidios, prestaciones o becas.

Muchas entidades ven estos mini préstamos como adelantos, un dinero temporal hasta que, al cabo de treinta días o menos, se cobren esos ingresos habituales y se pueda devolver el dinero.

Las exigencias y la flexibilidad de estos productos son máximas: las entidades no piden grandes capacidades económicas para prestar 300€, pero la razón lógica es que se puedan devolver al final del mes siguiente, o al cabo de un mes desde que se solicitan, tiempo de sobras para haber cobrado la nómina u otro ingreso puntual. Actualmente, incluso personas que están cobrando una pensión o jubiladas, así como los autónomos, pueden solicitar este tipo de mini créditos.

El beneficio para el usuario es que soporta menos intereses, porque está solicitando un importe menor a un plazo bastante rápido y asequible.

Sin cambiar de banco y sin burocracia

Solicitar un préstamo online permite recibir el dinero en cualquier cuenta de cualquier banco, por lo que no hay que cambiar de entidad ni hacer movimientos en ese sentido.

Los bancos tradicionales, en cambio, suelen poner trabas a las personas que solicitan un crédito sin ser clientes, y suelen asociar la contratación de productos como abrir una cuenta, obtener una tarjeta de débito o crédito, o incluso contratar un seguro, para concederles la financiación.

Por otra parte, un préstamo online se solicita desde un ordenador, móvil o tableta, con documentación mínima, y se dispone del dinero el mismo día, a veces en cuestión de horas. Sólo es cuestión de comparar, acudir a la página web de la prestamista y enviar el formulario. En cambio, la solicitud de un préstamo a un banco “de toda la vida” incluye presentar una gran cantidad de documentos y papeleo, cumplir con unos requisitos y exigencias, y que después el banco evalúe la solicitud de acuerdo con el historial crediticio del cliente, trámite que puede alargarse varios días hasta disponer de una respuesta, y a veces con un coste en forma de comisiones de estudio.