Ayuntamiento

La polémica de los sueldos en el Ayuntamiento de Cádiz

  • Los sueldos de ediles y asesores municipales han sido siempre muy ajustados

  • Si ahora suben, algunos protestan

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz Fachada del Ayuntamiento de Cádiz

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz / D.C.

ENTRE otras muchas cosas positivas para la ciudad, Carlos Díaz le dejó en herencia a Teófila Martínez un coche oficial al que se le caía una puerta y con el forro del techo desilachado. Cuando el gobierno local del PP afrontó la necesidad de contar con un coche en condiciones sonaron las alarmas en San Juan de Dios. ¡Cuánto derroche! ¡Qué dirá la gente!

Al final lo compraron, pero previa campaña de imagen.

Entre otras muchas cosas positivas para la ciudad, Teófila le dejó en herencia a José María González el coste cero del cargo de alcalde para las arcas municipales, al cobrar ella como diputada nacional. González hizo lo propio, cobrando de la Diputación pero dio un paso más: se puso como sueldo el que cobraría como profesor de secundaria, su trabajo original, cediendo el resto a entidades de la ciudad. En los primeros cuatro años de mandato ya lleva donado 70.000 euros.

Aunque muchos no se lo crean, desde hace 40 años el Ayuntamiento de Cádiz ha sido especialmente comedido en los sueldos de los concejales y asesores, que en tiempos de Díaz se contaban con los dedos de una mano. Nada que ver con los salarios de los grandes municipios de la provincia, y ni de lejos cercanos a los ingresos de las restantes capitales andaluzas.

El coste de la nueva Corporación ha hecho saltar las alarmas presuntamente éticas de algunos, lo que ha provocado una ola de marcha atrás de los implicados. Desde la clase política, portavoces de la oposición conservadora han preferido no esar liberados en su función, optando por sus sueldos de profesionales liberales; dentro del gobierno municipal las críticas más duras han llegado desde las propias bases de Podemos y Ganar Cádiz.

Es curioso, pero no es la primera vez que son los socios, directos indirectos, de los gobiernos de Kichi los que con más contundencia han criticado acciones del equipo de San Juan de Dios. Pasó con los servicios sociales, pasó con las políticas de municipalización y ahora pasa con la actualización salarial. El enemigo en casa, ni más ni menos. Hace pensar que las críticas a los sueldos de los asesores de Alcaldía y Prensa tienen un peso más de lucha política interna que de una cuestión puramente ética.

Entiendo que todos, de aquí y de allá, reclamen un sueldo justo, de acorde con su situación laboral, con sus responsabilidades, con las horas de trabajo que consume cada día. Manteniendo la máxima que cada uno es libre de pensar lo que quiere y de actuar en su vida de la misma forma, lo ideal sería exigir a los concejales y a sus asesores que cumplan con su trabajo, que se ganen el sueldo. Y si este es justo, pues mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios