Cádiz

La plaza del abandono

  • La mayoría de los comerciantes de San Juan de Dios piensa que este rincón precisa de diversas reformas · Entre las soluciones que proponen se encuentra la peatonalización

San Juan de Dios es la puerta histórica de la ciudad y un lugar de paso obligado para todo visitante. En otros tiempos este recinto, que acogió en su día la única fuente pública de Cádiz, rebosaba vida y orden pero actualmente la situación es muy distinta y comerciantes y vecinos se quejan de que a este céntrico rincón le faltan reformas. Ahora piden unos arreglos que no se queden en la superficie y que le devuelvan su esplendor perdido.

Pese a la delicadeza de la flora y los ornamentos, desde hace tiempo a los dueños de negocios de la zona les unen las mismas preocupaciones pues son ellos los que ven a diario una plaza que pretende ser espejo de la ciudad y que pierde relevancia en el plan urbanístico a pasos agigantados, viéndose además sus negocios perjudicados por dicho estado. Por un lado les molesta la excesiva suciedad y han exigido más limpieza en la zona, sobre todo en la parte de los bancos centrales que algunos tachan de "nido de gérmenes". Como dice Ángel, dueño de la cervecería Nueva Ola, "es vergonzoso, no dejaría a mis familiares que se sentaran en ellos porque pueden coger cualquier enfermedad". Como él hay muchos que añoran el antiguo estado del recinto: "en otros tiempos estaba muy bien, ahora han cerrado muchos locales por la crisis", reitera el dueño de este popular local.

Otra de las quejas de los comerciantes se centra en la mala conservación del suelo, pues cuando llueve y está mojado resulta muy difícil caminar lo que provoca numerosas caídas. Además aseguran que el firme ha sufrido muchas reformas de urgencia y ha perdido la nivelación, con lo que se forman pequeños canales cuando se satura de agua. Muchos otros señalan a las raíces salientes de los árboles como culpables de numerosos accidentes y piensan que deberían podarse ya los que sobresalen del pavimento. Ana, que trabaja en Lotería Arias frente al quiosco de la plaza, afirma que "entre los árboles y las obras cualquier día hay una desgracia, ya he visto a mucha gente a punto de dar con los dientes en el suelo. Este sitio está pidiendo un arreglo a gritos".

En otras ocasiones estos negocios han sufrido la falta de urbanidad de personas que suelen pasar su tiempo libre en los bancos. Tanto Verónica Gordillo, dueña de una farmacia, como Mónica, que trabaja en una tienda de recuerdos de Cádiz, tienen que soportar a diario auténticos ataques a sus locales. "Me han llegado a llenar la puerta de orina y de heces en más de una ocasión, lo que resulta nefasto para que entren clientes debido al mal olor, y pese a que llamo a la policía me dicen que no pueden hacer nada" cuenta Verónica, que como su compañera ha sufrido amenazas por parte de estas personas: "Uno me intentó pegar con la muleta, no para de insultar y es agresivo" reitera Mónica.

El principal deseo de estas personas sería fomentar que haya más vida en la zona y culpan en esta ocasión a la crisis del cierre de locales que castiga a San Juan de Dios. La sucursales bancarias se están haciendo poco a poco con el control de los inmuebles comerciales desocupados y otros están envueltos en obras de larga duración que dañan la imagen. En este punto vuelven a coincidir hosteleros y propietarios, según Verónica: "esta plaza podría tener más actividad si existieran más terrazas, podría ser un sitio precioso pero está muy dejado". Ángel opina lo mismo y comenta que "en otras ciudades el lugar donde se ubica el ayuntamiento se trata muy bien. Lo de Cádiz es impensable en otras capitales".

Desde el sector turístico piensan que se debería buscar soluciones a este problema. "La plaza es la carta de presentación de la ciudad, es donde terminan las visitas y lo primero que ve el turista que llega en crucero" dice Dori Núñez, presidenta de guías turísticos de Cádiz, que afirma también que el recinto "está muy desaprovechado; es necesario que abran nuevos negocios pues los que han cerrado eran necesarios, como el Novelty". Asimismo espera que las obras de Canalejas acaben pronto aunque las considera necesarias. Con el Bicentenario llamando a la puerta los arreglos de la plaza del Ayuntamiento serían algo positivo. Los vecinos del lugar se alinean respecto a estas preocupaciones pues son los que más tiempo pasan allí. Teresa es una jubilada de la zona y cuenta que la plaza "está fatal, es un sitio para tenerlo bonito pero no es el caso". Entre las soluciones que plantean estas personas interesadas en el buen funcionamiento del lugar se encuentra, por ejemplo, adoptar el modelo puesto en marcha en las calles Plocia y Sopranis. Estas vías actualmente están muy animadas a cualquier hora del día debido a los numerosos restaurantes y tiendas que han abierto. Aparte del arreglo del suelo, también han pensado en una posible peatonalización. Sin embargo respecto a este tema la opinión de los comerciantes se encuentra dividida, ya que algunos verían esto positivo pues consideran que el casco histórico debería ser peatonal, pero otros piensan que no cambiarían nada si no se solucionara el problema de fondo, que para estos últimos es el cierre de locales y la mala conservación. Dori Núñez, como representante de su colectivo, piensa que la cuestión sería acostumbrarse a una peatonalización que no vendría nada mal: "ganaríamos todos pues Cádiz es una ciudad perfecta para pasear, podría ser una solución a muchos problemas". Por suerte estos arreglos pueden dar lustre a la anteriormente llamada 'Corredera'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios