Comercio

Quince años en la plaza de Las Flores de Cádiz marcando tendencia en el turismo

Concepción, al frente de su local en la plaza de Las Flores.

Concepción, al frente de su local en la plaza de Las Flores. / Lourdes de Vicente

Si estar al frente de un comercio es un trabajo especialmente duro, aún lo es más si el puesto de trabajo está en plena calle, sin un techo y cuatro paredes para protegerse del frío o de la lluvia.

Así trabaja desde hace quince años Concepción Zamudio. Los mismos años que han pasado desde que puso en marcha un tenderete en la entrada a la plaza de Las Flores dedicado, fundamentalmente, a productos de regalo para los turistas.

Con dos hijas a las que mantener, Concepción reconoce la dureza del día a día, en un sector cada vez más complicado no exento de celos y zancadillas.

Ella, que está al día en el pago de los impuestos municipales que se le imponen por su labor profesional, muy costosos sin duda, destaca que "aquí donde me sitúo (con el visto bueno municipal en cuanto a la ocupación del espacio público) no molesto a nadie, ni a la circulación en la plaza (especialmente estrecha en esa zona)".

Su apuesta por el comercio viene de su familia, pues ella misma ayudó en su día a su madre en estas actividades.

Cuando decidió poner en marcha esta pequeña tienda callejeras apostó por la venta de todo tipo de productos que pudiesen interesar al turismo.

Hay que tener en cuenta que en aquella época, hace quince años, Cádiz aún jugaba un papel muy secundario en cuanto a la recepción de visitantes, especialmente los procedentes de los cruceros marítimos, por lo que en buena parte se convirtió en tendencia dentro del sector, hasta el punto que con el tiempo otros locales cercanos se han ido reconvirtiendo hacia este nicho de mercado.

"Jamás he copiado a nadie. Y si yo logró vender más es porque me trabajo bien al público y porque intento innovar dentro de mis posibilidades", afirma desde un puesto con todos los productos perfectamente ordenados. Chapas, pañuelos, imanes, abanicos... incluso máscaras carnavalescas.

"De mercadillos de otras ciudades incluso me han llegado a preguntar cómo organizo la exposición de los productos", reconoce Concepción, que comparte espacio en la plaza con otros cuatro tenderetes legalizados.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios