Fran González. portavoz del Psoe en el ayuntamiento

"Me planteo realmente si Podemos quería gobernar la ciudad"

  • El concejal está jugando un papel complicado en este mandato pero defiende que el modelo socialista es el creíble y muestra su decepción con el gobierno local

"Me planteo realmente si Podemos quería gobernar la ciudad" "Me planteo realmente si Podemos quería gobernar la ciudad"

"Me planteo realmente si Podemos quería gobernar la ciudad" / joaquín hernández kiki

Comentarios 26

-La remunicipalización es uno de los proyectos bandera del equipo de gobierno pero en los últimos días han surgido dudas entre la plantilla de alguna de las empresas. Ustedes han apoyado hasta ahora el proceso. ¿Esas dudas que están apareciendo en las plantillas también las tiene el PSOE?

-Nosotros nunca hemos dejado de tenerlas. Es sabido que nosotros le pedimos un cronograma al equipo de gobierno que, además, fuera avalado por el secretario general del Ayuntamiento y el propio interventor en el que se nos explicara cómo era el proceso y éste se está incumpliendo. Si nos remontamos a ese cronograma tendrían que estar ya remunicipalizados todos los servicios. Ahora nuevamente le echan la culpa a un tercero. Sistemáticamente se hace con el PSOE pero en esta ocasión se le echa a las empresas concesionarias o incluso a los trabajadores.

Lo que más me molesta es que nos acusen de poner palos en la ruedas en la gestión de Podemos"No nos arrepentimos de haber quitado al PP pero en dos años no se ha avanzado en nada"Nosotros no vamos a ser el chivo expiatorio de la incapacidad de José María González y su equipo de gobierno"

Por otro lado, ese proceso de remunicipalización tiene que culminar, no sólo con la subrogación del personal en la empresa municipal adoptada, Cádiz 2000, sino que por otro lado el equipo de Gobierno ha planteado el horizonte temporal de 2018 para hacer un proceso de selección.

Ese es uno de los temores de los trabajadores, posiblemente el mayor, afrontar un proceso de selección en el que tienen que primar los principios de concurrencia y entrada en la administración pública. Pero hay más y es que se ha llegado a conocer de la documentación que se ha generado del proceso que ha sido amplia y extensa, del propio equipo de Gobierno y muchas veces a efectos de la oposición, que los propios técnicos municipales reconocen ya partidas y cuantifican costes de indemnización a personal que no va a poder superar ese proceso de selección. Por lo tanto, hay un reconocimiento de manera clara de que todos no va a poder superarlo.

Dicho esto, nosotros siempre hemos planteado si se van a conseguir los principios y objetivos máximos de la remunicipalización como son la estabilidad en el empleo, la mejora en las condiciones laborales y una mejora sustancial en la prestación del servicio. Esas interrogantes las tiene que contestar el equipo de gobierno y desgraciadamente todavía siguen encima de la mesa.

-¿Hay motivos para tener esperanza con este gobierno?

-Lo que estamos viendo es que a José María González se le está acabando el tiempo. Está perdiendo una oportunidad que se le brindó hace dos años y pico y está demostrando que lo que él defiende, y la marca de Izquierda Anticapitalista en esta ciudad con él en la cabeza, no es un proyecto como ellos dicen de izquierda, creíble y que verdaderamente venga a contrarrestar la herencia que dejó el PP. Por ello yo vengo reivindicando y seguiré haciéndolo que el único modelo creíble desde la izquierda es el del PSOE.

-Habla del único modelo creíble pero ahora mismo parece que sólo se perciben dos modelos en la ciudad, el del PP y el de Podemos, y que hay una cierta polarización en la población que a ustedes los deja en tierra de nadie.

-Ese riesgo es real y desde la misma noche electoral sabíamos que íbamos a tener que padecer, sufrir y gestionar, pero por el contrario también nos encontramos que somos determinantes en muchos temas. Hemos hablado de la remunicipalización y podíamos hablar de muchas iniciativas que hemos apoyado del equipo de gobierno por el bien de la ciudad y siempre pensando en ella y no en criterios políticos y partidistas. Pero la realidad es que mientras que haya un Partido Socialista y modelos de izquierda creíbles que haga conjugar desde las instituciones para conseguir objetivos comunes y, por lo tanto, la realización de proyectos que venga a contribuir a un mayor equilibrio social en la ciudad, hay otros que prometieron muchas cosas, que abusaron de la desesperanza de muchos gaditanos y que desde luego han generado y están generando una gran frustración en esos colectivos, sobre todo porque partíamos de una imagen que dejó Teófila Martínez y el PP tras 20 años de gobierno, una imagen en la que dos años más tarde no hemos avanzado absolutamente en nada.

-Dice que la está desaprovechando pero parece que el escenario a tenor de las encuestas no parece cambiar mucho con respecto a lo que hubo en las elecciones municipales de mayo de 2015.

-Parece ser que hay encuestas que dan un avance del PSOE, hay otras que marcan tendencias distintas pero la realidad de todo esto es que, más allá de las encuestas, cuando uno sale del portal de su casa la realidad estructural de esta ciudad no ha cambiado. Si está gobernando tiene que hacer cosas para mejorar esta ciudad. Primero porque lo prometió y porque le dijo a los ciudadanos que tenía esa fórmula para poder cambiar las cosas. Nosotros desde luego sí ofrecimos una batería de iniciativas y se las hemos regalado al equipo de gobierno. Pleno tras pleno traemos iniciativas que se aprueban en el 95% de las ocasiones por unanimidad y el problema es que ni siquiera las ejecutan.

-¿A qué cree que es debido esa inactividad o inoperancia en la gestión que usted describe?

-Yo me llego a plantear muchas veces si realmente querían gobernar la ciudad. Nosotros sufrimos no solo por pensar que están desaprovechando la oportunidad sino que esta ciudad está en standby. Para gobernar una ciudad hay que dedicar tiempo, esfuerzo, buscar complicidades, no sólo de la oposición que es necesario en un ayuntamiento tan fragmentado como este, sino en otras administraciones . Cuando una persona tiene problemas con todo el mundo a lo mejor es que el problemático es él y eso se sustenta además en un equipo de gobierno con dos fuerzas a las que ya les cuesta trabajo entenderse.

-Pueden influir en los presupuestos pero eso nace con un problema y es que el concejal de Hacienda está reprobado. ¿Cómo va a ser ese proceso una vez que ahora el equipo de Gobierno necesita sí o sí el apoyo de la oposición y, en concreto, el de ustedes?

-Nosotros en el tema de los presupuestos habría que hacer un recorrido de lo que ocurrió el año pasado y de lo que sufrimos. Siempre dijimos que estábamos dispuestos a apoyar un presupuesto en el que se cumplieran una serie de criterios que establecimos. Cuando se nos presentó el borrador dijimos que, desde un punto de vista estructural de como estaba confeccionado ese presupuesto, teníamos serias dudas. No sólo no se nos aclararon sino que el tiempo vino a darnos la razón de que ese presupuesto nacía prácticamente muerto. Lo aprobaron a espaldas del sentir mayoritario del pleno, por lo que son los únicos responsables de la aprobación y del contenido de esas cuentas.

Se aprobaron las cuentas en julio y en septiembre u octubre ya se modificaron esos presupuestos . Y nos encontramos que, como la previsión de ingresos no estaba acorde a la realidad, se tuvo que prorrogar pero encima se ha tenido que reducir sustancialmente su propio presupuesto ya enmendado. Un presupuesto es marcar prioridades en los gastos y estas las marcó claramente José María González cuando en el decreto de prórroga puso a cero partidas esenciales.

Partimos de esa premisa y de que el concejal de Hacienda ha tenido que ser reprobado por sus mentiras, por su inacción el frente de la concejalía de Hacienda y otras delegaciones. No hay que olvidar que el señor Navarro es el concejal multitarea de este equipo de gobierno, de ahí en parte este déficit que tienen porque una sola persona no puede afrontar el nivel de delegaciones que se le ha encomendado.

Dicho esto lo que esperamos y lo llevamos esperando desde marzo, desde el momento en el que José María González se comprometió conmigo en que íbamos a tener reuniones periódicas para conocer el presupuesto, es que nos llame, nos convoque y nos explique cuáles son sus prioridades. Nosotros estamos dispuestos a aportar y nuestra pretensión es poder apoyar un presupuesto razonable y que venga desde el ayuntamiento a marcar prioridades. Pero está claro que eso lo tendrá que hacer José María González en primera persona.

-José María González, no David Navarro.

-Nosotros no vamos a reconocer a un concejal reprobado, no sólo por el PSOE sino por la mayoría del pleno del Ayuntamiento. José María González tendrá que demostrar si quiere llegar a acuerdos y su responsabilidad al frente de la ciudad o, por el contrario, como mucho nos tememos, se quiera esconder detrás de David Navarro nuevamente porque la realidad es que tenemos un alcalde que vive permanentemente parapetado y escondido de sus propias realidades.

-Escuchándole, ¿opina usted entonces que hace dos años estábamos mejor que ahora?

-En absoluto. El problema es que estamos igual que hace dos años. Se le ha dado la oportunidad de demostrar que hay modelos alternativos a la derecha y esto lo que viene a demostrar es que el único modelo alternativo es el del Partido Socialista. Ellos no son alternativa. Otros estarían aprovechando esta oportunidad con creces. Con las encuestas, después de 20 años de gobierno del Partido Popular, cualquier equipo de gobierno estaría rozando la mayoría absoluta.

Lo único que les queda siempre es buscar un chivo expiatorio. El PSOE acertó quitando a Teófila Martínez. Hizo lo que tenía que hacer porque nuestro adversario político siempre ha sido la derecha, y aquellos que se presentaron como la nueva izquierda son los que están defraudando.

-Llama la atención esta confrontación y la falta de acuerdo con Podemos, cuando a nivel nacional, su líder Pedro Sánchez, al que usted apoyó, da la sensación que sí tiene una línea más proclive al acercamiento con el partido de Pablo Iglesias.

-Cuando nosotros apoyamos a Podemos es porque entendíamos que era algo distinto al PP. El problema en la vida es cuando los extremos se terminan tocando. El Podemos que vemos fuera es el de figuras como Carmena en Madrid o Colau en Barcelona, que no beben de las fuentes anticapitalistas como en esta ciudad. Cuando nos encontramos que hay representantes que en el diálogo, el acuerdo y el consenso pueden sustentar políticas muy positivas y progresistas por el bien de los ciudadanos, aquí, sin embargo, nos encontramos todas las semanas como casi fuera un serial confrontaciones estériles Este equipo de gobierno vive de ese populismo, de esa confrontación. Eso que definió José María González que quería un acuerdo sincero de colaboración era prácticamente un cheque en blanco. El PSOE no le va a dar un cheque en blanco. Ni se lo dio ni se lo va a dar. El problema es que al final son los ciudadanos los que no ven beneficiados de una política real progresista que realmente demandaban.

-¿Tiene la sensación de que haciendo la oposición, tome la decisión que tome, se va a llevar tortas por todos lados?

-Sí, desde la misma noche electoral pero alguien tiene que hacerlo y dar la cara y no me siento solo sino respaldado. Nos vimos en la tesitura de dejar que gobernara el Partido Popular después de 20 años de gobierno con una foto muy definida de despotismo, soberbia y falta de talante a la hora de tratar los problemas y las sensibilidades de esta ciudad, con cifras de desempleo que a nadie se le escapa y nos sentimos en el compromiso con los gaditanos de ofrecer un modelo alternativo. Por ello confiamos en Podemos, porque era el grupo político que tenía mayor representatividad. La labor de fiscalización también de ese equipo de gobierno la hemos llevado nosotros. Ese era nuestro compromiso con los ciudadanos y por eso dijimos que nunca entraríamos en el gobierno. Nuestro compromiso era provocar el cambio pero también somos guardianes de fiscalizar ese cambio.

Es público y notorio nuestra decepción y ese es el papel que nos ha tocado jugar. Es ingrato pero en la vida uno no elige el papel que le toca sino que tiene que ejercerlo lo mejor posible y eso es lo que estamos haciendo.

-¿Qué le molesta más que le digan que es la muleta de Podemos o el que hace la pinza con el Partido Popular?

-Lo que más me molesta es que nos digan que somos los que ponemos palos en las ruedas. Nos molesta que lo diga gente que está gobernando y sentada ahí gracias a nosotros, gente a la que se le están brindando propuestas sin ellos tenerlas, se les brinda un modelo de ciudad y que ni siquiera son capaces de copiarlo, imitarlo o desarrollarlo. Lo que nos enfada es que alguno quiera justificar su propia incompetencia en el PSOE. Nosotros no vamos a ser el chivo expiatorio de la incapacidad de José María González y su equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios