Cádiz

El plan para minimizar el calor

  • Este verano serán más de 1.300 las personas que reciban en la provincia de Cádiz un control y seguimiento exhaustivo para evitar las consecuencias del clima

Comentarios 1

Cuando se acercan los días en los que las alertas por el calor son más frecuentes, es necesario recordar cómo pueden afectar las altas temperaturas a quienes tienen que desempeñar trabajos, directamente, bajo el intenso sol. También los excesos de bronceados veraniegos pueden provocar el llamado melanoma, un cáncer que se encuentra en España entre los 15 primeros en frecuencia y mortalidad. Evitar las nefastas consecuencias del sol y el calor es posible con algunos sencillos consejos.

Los operarios que trabajan en la calle, camareros de chiringuitos de playa o monitores de ocio que ejercen a plena luz su actividad, son los más expuestos a verse afectados por agotamiento, deshidrataciones, calambres o por un golpe de calor. "Estos son los trastornos más comunes producidos por el calor, resultado del fracaso de los mecanismos fisiológicos que mantienen la temperatura corporal ante una sobrecarga de calor interna o ambiental", según revela la Delegación de Salud de Cádiz.

La Consejería de Salud y Bienestar Social cuenta desde hace años con un plan que pretende minimizar, en la medida de lo posible, los efectos que el calor puede tener sobre la salud, con especial atención en los colectivos más vulnerables, como son las personas mayores, los enfermos crónicos, los niños y lactantes, y las personas que trabajan expuestas al sol.

El año pasado se produjeron 108 urgencias en Cádiz por agravamientos de patologías como consecuencia de las altas temperaturas, y 28 golpes de calor. Marcos, un joven que trabaja como camarero en un chiringuito de la playa, explica cómo combate el intenso calor que sufre en su trabajo: "La ropa que usamos para poder aguantar trabajando todo el día son unos pantalones y una camisa de lino blanca, así las horas se nos hacen menos sufridas".

Las vías de actuación para prevenir los trastornos producidos por las altas temperaturas, según fuentes del Servicio Andaluz de Salud, son dos, la información y la intervención: "Por una parte, ponemos a disposición de los gaditanos la información necesaria para prevenir posibles situaciones de riesgo en los días más calurosos y, por otra, intervenimos en el caso de las personas más vulnerables, como por ejemplo las personas mayores que viven solas, en viviendas no acondicionadas para hacer frente a las altas temperaturas. Colectivo por cierto, en donde cobra un especial protagonismo en los programas de seguimiento y control de pacientes".

Estas actuaciones se llevan a cabo en colaboración con las administraciones, el 112, profesionales de las residencias de mayores, centros de acogida y con toda la red asistencial del sistema sanitario público. En 2011 se realizaron en la provincia un total de 2.571 llamadas telefónicas de seguimiento a estas personas, y para este verano son más de 1.300 personas las que serán objeto de control y seguimiento.

Otro de los problemas de esta época es la excesiva exposición de rayos del sol en nuestra piel. Muchas son las horas las que se pasan en la playa, donde hay que tener mucha precaución con la radiación solar. Hemos querido ponernos en contacto con un dermatólogo, Alfonso García, para que explique cuáles son los síntomas más comunes para averiguar si sufrimos un melanoma en nuestro cuerpo. "Es fundamental el diagnóstico precoz del melanoma, ya que permite la curación total en prácticamente todos los casos. Cuando un lunar o una mancha cambia de color, tamaño y superficie, o si pican o sangran, hay que consultar cuanto antes con un médico".

Hay que cambiar la mentalidad y convencerse de que el bronceado no es signo de buena salud.

"En todos los casos de trastornos producidos por el calor se deben adoptar una serie de medidas: bajar la temperatura de la persona trasladando al afectado a la sombra, manteniendo la cabeza un poco en alto e intentando refrescarle su ropa con agua y colocando bolsas de hielo sobre la cabeza", como indican los servicios de Cruz Roja. La hidratación es también muy importante, administrando abundante agua siempre que la persona esté consciente y, si fuese necesario, solicitar ayuda médica.

El sol regala bienestar, bronceado y salud. Pero hay que recordar que siempre pasa factura y que hay que tener un especial cuidado con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios