Desayuno informativo en Diario de Cádiz

Los pilares de la transformación de la provincia

  • Los Premios Alianzas Imparables, apoyados por la Zona Franca, apuestan por dar visibilidad al empresariado gaditano y especialmente al talento femenino

Los participantes en el debate celebrado en Diario de Cádiz Los participantes en el debate celebrado en Diario de Cádiz

Los participantes en el debate celebrado en Diario de Cádiz / Lourdes de Vicente

"Lo consiguieron porque no sabían que era imposible”. La frase, más o menos fiel, es de Jean Cocteau y cerró un intenso y extenso debate celebrado en la sede central de Diario de Cádiz en la que estaban invitados las ganadoras y ganadores de la última edición de los premios Alianzas Imparables.

La conversación, a modo de desayuno informativo, estuvo organizado por este diario junto al Consorcio de la Zona Franca y la participación de la Red Profesional Mujeres Imparables, promotora de los premios.

Esa frase de Cocteau guarda casi toda la esencia de la charla: el esfuerzo por el progreso personal y comunitario, el ir más allá de lo que la sociedad pretende limitar a cada uno y más si se es mujer, la ambición por ser participe en el desarrollo de la provincia. Un debate que contó con la experiencia de mujeres, que eran mayoría, y hombres emprendedores, algunos con años de trabajo a sus espaldas y otros casi en la posición de salida.

Junto a la delegada del Gobierno en la Zona Franca, Victoria Rodríguez, y Lola Rueda, presidenta de Mujeres Imparables, estuvieron presentes en el debate Fran Toledo, Castillo de Sancti Preti, Premio Alianza Creativa, categoría empresarial; Sofía Tristancho, Futuralga, Premio Alianza Creativa, categoría arranque; Noelia Clavijo, Fórmula Gades, Premio Alianza Creativa, categoría consolidación; Raquel Lucas, Feminarian, Premio Alianza Empresarial, categoría arranque; Rita Benítez, ERA Cultura, Premio Mujer Imparable Gaditana 2019; Violeta Acale, El Hervidero, Asociación Cultural, Premio Construir Juntos; Manuel Salvado, Talentum, Premio Alianza Empresarial, categoría consolidación; y Concha Mayordomo, Formadoras Capacitadas, Premio Alianza Soñadora, categoría social.

Los presentes hablaron de sus experiencias profesionales, de las características generales de sus empresas y de sus proyectos más inmediatos. Oído lo dicho, en la mesa de debate se unieron todos los pilares sobre los que debería de sustentarse el desarrollo de la provincia de Cádiz: la cultura, la formación, el patrimonio, la educación, la igualdad, la innovación tecnológica. Todo unido en un proceso esencial, coincidieron las participantes, de cara a la transformación social de la provincia y asumiendo que “estamos en un proceso de cambio en el que se debe trabajar de forma transversal en un nuevo tiempo que toca construir ya”.

Y en este proceso la Zona Franca de Cádiz pretende jugar un papel relevante, como trasladó Victoria Rodríguez a todas las presentes, especialmente en todo lo relacionado con el papel relevante que deben jugar las mujeres en esta evolución social. “Es importante reforzar la figura de la mujer. Nos queda mucho trayecto por recorrer. Hay que saber aprovechar que las mujeres tienen capacidad multitarea, saben trabajar en equipo y potenciar las relaciones personales”.

Para la delegada de la Zona Franca en este nuevo Cádiz la mujer debe estar bien presente, aunque asume que aún se está muy lejos en lo que se refiere a la presencia en cargos directivos. En todo caso, los pasos dados por todas las empresas y asociaciones premiadas por Mujeres Imparables y por el propio Consorcio, fueron destacados por Victoria Rodríguez, la primera mujer al frente de la Zona Franca en sus 90 años de existencia, quien dejó claro que “las administraciones deben fomentar este tipo de proyectos porque la sociedad los necesita y establecer nuevos modelos en los que el talento femenino esté presente y permita romper el techo de cristal”.

Este es un proceso aún lento y que tiene en la educación desde los más pequeños un papel prioritario. Educación en igualdad y, también, educación en el emprendimiento, facilitando claves para ser promotores de nuestras propias empresas o trabajos.

Lola Rueda resaltó el trabajo realizado por la Red Profesional Mujeres Imparables. “Empezamos como un movimiento totalmente inclusivo. Es fundamental la igualdad real y que, en este proceso, los hombres nos apoyen”. Puso como ejemplo las empresas y asociaciones premiadas y puso también sobre la mesa el avance de los últimos años, que no nos debe hacer olvidar que aún hay mucho camino por recorrer, y que se evidencia en el conocimiento que de estas firmas hay en muchos puntos de España. Curiosamente más que en la propia provincia.

En este sentido, Victoria Rodríguez defendió la necesidad de trasladar un mensaje positivo sobre Cádiz y su desarrollo, considerando necesario “revertir el estereotipo de la provincia”, donde florecen empresas que comienzan a ser un referente más allá de sus fronteras.

La fuerza de la provincia suscitó llamadas al trabajo común. Y propuestas, como la lanzada por la propia Lola Rueda para quien es esencial la elaboración de un plan estratégico social impulsado por todas las administraciones que sirva para marcar la ruta a seguir en este desarrollo. O la llamada a creer nuestras capacidades lanzadas por Fran Toledo, para quien la provincia tiene el problema de estar formado por “una sociedad dormida”.

Rita Benítez, la más veterana de todas las presente pues puso en marcha su empresa en 1998, planteó una "poción mágica para intentar ver la provincia de Cádiz como una unidad, remando en la misma dirección, uniendo talento y eliminando fronteras como municipios, como si fuera un Sillicon Cádiz".

El recorrido por el trabajo realizado por las participantes en este debate es un recorrido de esfuerzo y tesón. Desde Rita Benítez, que en 1998 planteó un proyecto cuando ya tenía tres hijos y para muchos suponía un choque que una mujer en estas circunstancia apostase por un trabajo fuera de su casa, hasta los estudiantes del proyecto Fórmula Gades, que afrontaron un desafío sin apenas ayuda externa hasta lograr ser uno de los referentes en su ámbito.

O quienes plantearon sus empresas como una forma de meterse de lleno en el mercado de trabajo, también sin apenas apoyos públicos o privados, y que ya comienzan a hacerse con un nombre en España y más allá de nuestras fronteras. Todos, en este relato, trasladan una pasión por lo que realizan y una confianza de cara al futuro.

Llama la atención como medio centenar de jóvenes sacaron adelante el proyecto de Fórmula Gades con un coste cercano a los 80.000 euros de los que apenas lograron financiación externa por 15.000 euros, mientras que otros equipos participantes, de otras provincia, contaban con una financiación de 500.000 euros. Además, con una cada vez mayor participación de la mujer "a las que nos gusta mancharnos las manos2, como afirmaba la ingeniera Noelia Clavijo. En definitiva, un trabajo de equipo.

Raquel Lucas también fue innovadora, y también se encontró con la incomprensión y las dudas de su entorno especialmente cuando se declaró feminista. En el caso de Feminarian, en el éxito ha tenido que mucho que ver el impacto de las redes sociales en la que es, claramente, una historia de superación de las mujeres.

Lucas analizó el mercado y vio la necesidad de mejorar la formación de las mujeres que apuestan por entrar en un difícil y competitivo mercado laboral. Así nació la que fue la primera escuela feminista centrada en las mujeres.

Manuel Salvado creó Talentum para atender aquellos que tienen altas capacidades intelectuales, que en muchos casos, incomprendidos o mal valorados, les lleva a tener problemas en su desarrollo como personas.Cubren de esta forma una necesidad hasta ahora apenas atendida. Sólo en la provincia de Cádiz han atendido a más de 300 familias. La mujer juega también un papel relevante pues son mayoría en un equipo de doce especialistas.

Sofía Tristancho también tiene claro que hay que tirar para adelante con fuerza. Invitada a la última Cumbre del Clima en Madrid, se topó con el presidente de la Junta y no dudó en presentarse y reclamarle apoyo financiero.

Al fin y al cabo, Tristancho centra su trabajo en un proyecto nada habitual: reducir la contaminación del plástico con la elaboración de envases utilizando las algas, muy relacionado con la defensa del clima y el medio ambiente. Sin apoyos y sin conocimientos empresariales ya forma parte de un grupo multidisciplinar en la UCA para cubrir las necesidades de envases para frutas y verduras de la Cooperativa Las Virtudes.Aunque es realista y sabe que los costes son más altos que para la elaboración de los plásticos, sí confía en ser económicamente más competitiva que el papel y el cartón.

Violeta Acale forma del colectivo El Hervidero. Habla con pasión de la apuesta por la cultura de esta asociación. En su encuentro en el Diario destaca la importancia “del fomento de la cultura y el compartir saberes entre nosotros, sacar el ser creativo que tenemos dentro, lo que es incluso terapéutico”. Todo ello estrechamente conectado con ideales ecologistas y feministas y con los derechos humanos.

Rita Benítez, Premio Mujer Imparable, comentaba en la Hemeroteca de este periódico que su empresa ya está en su segunda generación; una de sus hijas le ha sustituido en la dirección de la firma, lo cual es todo un milagro en el sector cultural.

Benítez, arqueóloga de profesión, tiene claro que el "egocentrismo de la Bahía de Cádiz2 no es nada bueno para la mayor parte de las cuestiones que nos afectan al día a día, pero también a temas de gran relevancia económica como es el patrimonio.

Ligado al patrimonio está la empresa que gestiona el Castillo de Sancti-Petri. El relato de su gerente, Fran Toledo, provocó más de una risa. Habló de su idea de buscar como socio a … Ikea, por una conexión puramente histórica entre esta isla y los suecos. Y la jugada le ha salido bien, pendiente de firmar un convenio de colaboración entre ambas partes que tal vez logre traer a los turistas suecos de la Costa del Sol a disfrutar del Castillo. Fue muy comentada la importancia de las albondigas de la empresa sueca en todo este proceso.

En el caso de Concha Mayordomo, el proyecto tiene un calado social espectacular pues ayuda a insertar a mujeres con discapacidad intelectual. La empresa nació como una forma de ayudar a personas en esta situación que acuden a entrevistas de trabajo. El proyecto ya está elaborado y no deja a un lado cuestiones como la educación, la formación y la sostenibilidad de cara a un consumo responsable.

Todos estos proyectos, especialmente los planteado por las mujeres, nacen sobre la idea común de la colaboración y el progreso de la sociedad, donde la mujer por fin empieza ocupar el lugar preferente que le corresponde, aunque aún existan posturas machistas propias del pasado siglo. Los premios Alianzas Imposibles buscan la visibilización de estos proyectos e ideas colaborativos entre las mujeres y los hombres, más de 900, que forman parte de la asociación, con especial interés por el impulso del talento profesional y empresarial de la provincia de Cádiz, así como el reconocimiento del talento femenino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios