Cádiz

50.000 personas acuden a una de las barbacoas más atípicas

  • El número de asistentes a la fiesta sigue decreciendo respecto a años anteriores · La nota predominante de la jornada fue que no hubo que lamentar incidentes de importancia como en otras ocasiones

Esta última edición de las barbacoas del Carranza registró cifras en asistencia cercanas a las 50.000 personas, lo que supone un descenso respecto al festejo de 2010, cuando se congregaron en torno a las 55.000 y 60.000 personas. Este año solo era posible disfrutar del evento en el espacio comprendido entre los módulos 2 y 4 de la playa Victoria, la zona de barbacoas se acotó aún más en relación con el año anterior. "Los asistentes se han ubicado en la zona acotada, respetando la prohibición de hacer barbacoas tanto en Cortadura como en Santa María del Mar", confirmaban fuentes municipales en la mañana de ayer.

Otro de los datos a destacar con especial énfasis es la ausencia de incidentes, rompiendo con la tónica habitual que estaba adquiriendo la festividad en los últimos años. El mobiliario urbano no sufrió daños reseñables, imperando el civismo en este apartado.

Agentes de la Policía Local prestaron una minuciosa atención durante toda la jornada para evitar que se parcelaran zonas de playa. Alrededor de unos 80 policías locales se dedicaron a mantener el orden desde primeras horas de la tarde del sábado hasta la mañana del día siguiente. Además, Protección Civil aportó cerca de 20 voluntarios que apoyaron en labores de asistencias, reforzando su cooperación con dos vehículos.

"Este año hemos contado con la colaboración de la Policía Nacional tanto para el desalojo de la playa como de la acera", afirmaban desde el Ayuntamiento. La Policía Autonómica mantuvo sus oficinas abiertas toda la noche para prestar todo tipo de atención.

En los botiquines ubicados por los módulos de la playa se realizaron 70 asistencias, una cantidad de intervenciones ligeramente inferior a pasados veranos.

El trabajo de limpieza de los 1,2 kilómetros de playa hábiles para hacer barbacoas se repartió en ocho tramos que permitió una mayor organización en el momento de retirar basura.

El hecho de haber recortado un módulo "ha permitido que el desalojo sea más rápido, y las labores de limpieza hayan empezado pronto".

La Casa Consistorial destacaba que a las 11 de la mañana las 42 toneladas de residuos recogidas ya se encontraban en la planta de transferencia. Los servicios estaban a disposición de los usuarios de las playas más pronto que otros años gracias a la rápida intervención. El primer turno, comprendido entre las 6 de la mañana y las 3 de la tarde, contó con 190 operarios. Sin embargo, el turno de la tarde tuvo a disposición la colaboración de 10 operarios. El adecentamiento de la playa ha contado con 10 tractores de remolques que han apoyado las labores de recogida de basuras. Además, como "novedad" resaltaba que la máquina 'limpia-playas' encargada de voltear la arena, "ha podido acceder a la playa a las 9 de la mañana, algo materialmente imposible en otros años".

El trabajo de saneamiento de las calles aledañas contó con la presencia de 98 operarios que se dedicaron a limpiar la vía pública, que también mostraba un estado poco higiénico. A las 7 de la mañana prácticamente ya no había público por el Paseo Marítimo, lo que posibilitó que los operarios trabajaran con más comodidad, celeridad y eficacia.

Los análisis de arena se han realizado de forma previa, un día después de la barbacoa y aún quedan dos pruebas más que se efectuarán dentro de una y dos semanas, respectivamente. Las analíticas buscan comprobar la calidad de la arena y los efectos secundarios acarreados por la fiesta.

El organismo municipal tuvo palabras de agradecimiento para los cuerpos de seguridad, los 98 voluntarios que habían mostrado su apoyo toda la noche y sobre todo a los asistentes, "por respetar las recomendaciones y que no haya habido daños materiales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios