Cádiz

En el peor momento

  • El cierre de San Pablo llega en vísperas del inicio de la Cuaresma ¿Puede salir Ecce-Homo de otro templo?

El cierre de una iglesia siempre es una mala noticia, sobre todo si es por mal estado de conservación. Pero si esa iglesia cuenta con cofradías en su interior es doblemente negativo; y si ya la noticia se produce en la antesala de un tiempo tan señalado como la Cuaresma, el escenario pasa a ser el peor posible. Ahí es donde, precisamente, ha coincido la noticia del cierre de la iglesia de San Pablo. A falta de una semana para el Miércoles de Ceniza se conoció la decisión del Obispado, que ha causado la lógica preocupación de los cofrades de Ecce-Homo ante el futuro inminente.

Ese futuro pasa por concretar desde dónde podrá o tendrá que hacer su salida procesional la corporación del Martes Santo. A priori, la cofradía insiste en su clara intención de procesionar desde San Pablo. Esta opción pasaría bien por realizar las obras de urgencia que necesita la iglesia con excesiva premura, o bien -como plantean algunos en la calle Ancha- montar los pasos en el interior del templo y formar el cortejo en otro lugar cercano (como por ejemplo la sede del Salus Infirmorum) y que desde San Pablo sólo salieran los dos pasos.

¿Pero qué ocurrirá si algunas de estas opciones no son finalmente posibles? ¿Cómo puede reaccionar la hermandad si la solución técnica que precisa la seguridad de la iglesia no llega a tiempo para Semana Santa, o si el coste de la intervención no es asumible por la cofradía ni por el Obispado con tanta premura? En el entorno de Ecce-Homo empiezan ya a plantearse, aunque de manera oficiosa, posibles alternativas para la salida procesional de la cofradía.

Una de las opciones que cobran fuerza desde que se supo del cierre del templo es la de que los titulares se trasladen a Santa María y la cofradía salga de allí el Martes Santo. El hermanamiento existente entre ambas corporaciones y las buenas relaciones que mantienen facilitarían esta opción, que no obstante aleja demasiado el entorno natural del Ecce-Homo y obligaría a un notable replanteamiento de los horarios y del recorrido procesional.

Si se busca un entorno más cercano a Ancha, dos podrían ser las principales opciones: el Oratorio de San Felipe Neri o la iglesia de las Descalzas de Montañés. En el primero de los casos, juega a favor la cofradía con que el Obispado, consciente de los problemas del cierre de una iglesia en estas fechas, podría facilitar la cesión del templo para la salida del Martes Santo; en el segundo, dependería de la disposición de las religiosas concepcionistas a albergar una cofradía ese día (o los días anteriores y posteriores, para el montaje y desmontaje). En ambos casos, juega la cofradía a favor de ser templos sin hermandades y de afectar mínimamente a los horarios y recorridos que a día de hoy tiene establecidos la hermandad.

Otras iglesias cercanas son San Antonio y San Francisco. Pero en ambos casos no podrían ser recurridas por Ecce-Homo, a priori, por albergar ya hermandades del Martes Santo, lo que dificultaría coordinar las salidas y recogidas.

Se plantean, por tanto, unos días difíciles e intensos para la hermandad de San Pablo, que debe resolver con cierta urgencia su futuro inmediato, después de una noticia, la del cierre de la iglesia de la calle Ancha, que ha llegado en el peor momento. Suerte a los cofrades del Martes Santo.

Los recortes

Insiste el Ayuntamiento en buscar un recorte, por mínimo que sea, en lo que tiene relación con la Semana Santa. Salió contento el Consejo de la reunión del jueves con el alcalde, donde se desbloquearon muchos puntos; pero aún siguen quedando flecos (a las mismas puertas de la Cuaresma) de los que destacan esos 2.000 euros que en San Juan de Dios siguen negados a asumir de la partida del montaje de los palcos. Bien haría el Consejo en recordar que muchas de esas infraestructuras han servido luego para cualquier celebración de la ciudad (como las vallas, que lo mismo se utilizan para la llegada de los Reyes Magos el 5 de enero a San Juan de Dios, para poner orden en la cola a las puertas del Falla para el concurso de Carnaval, o para recibir al Elcano en el muelle), o que el recorte luego no es recíproco en el resto de fiestas (en Carnaval no han sido capaces de recortar ni en la cena del pregonero, a la que los propios partidos de la oposición han renunciado). Siempre lo hemos defendido: si tiene que haber recortes, que haya; pero para todos.

La carrera oficial

Dicho lo anterior, hay que aplaudir la decisión de reducir las dimensiones del palco de autoridades del Palillero y retirar el techo que lo 'coronaba'. Desde el Consejo siempre se culpó al Ayuntamiento de mantener esa ridícula y aparatosa tribuna tan criticada siempre por los cofrades -alguno llegó a decir que era para que algún concejal no cogiera humedad el día que fuera al Palillero-, y al fin parece que se va a imponer la lógica. En el lado negativo, seguimos lamentando la falta de iniciativas que vengan a mejorar poco a poco el recorrido de las cofradías desde Catedral hasta San José.

El público

En relación precisamente con la carrera oficial, propone un cofrade que el Consejo incluya en los abonos y tiquets de los palcos y sillas la 'recomendación' de que los usuarios acudan al menos con chaqueta y corbata para ocupar su localidad. Buena iniciativa sería, para empezar a mostrar respeto y a vestir la Semana Santa. Que algunos van a las sillas peor que si se metieran a cargar un paso...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios