Cádiz

A paso lento

  • La firma del protocolo entre Junta y Ayuntamiento para la Ciudad de la Justicia desatasca un proyecto de 17 años

Comentarios 1

Decir que la Justicia es lenta es un tópico que enlaza perfectamente con la realidad. Pero más lento está siendo el proceso para que Cádiz cuente con una Ciudad de la Justicia que unifique en un mismo complejo todas las dependencias judiciales que están dispersadas por todo el municipio. Una infraestructura que debe responder a la dignidad que se merece una capital de provincia.

Hace 17 años que se anunció la posibilidad de que la ciudad contara con este equipamiento. Y todavía no se ha puesto la primera piedra. Tras dos proyectos fallidos -el del solar de la Institución Provincial Gaditana y el de las oficinas de la antigua factoría de Altadis- todo apunta a que esta vez sí se hará realidad.

La firma el pasado 9 de marzo del Protocolo General de Colaboración entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía para la instalación de la futura Ciudad de la Justicia en los antiguos depósitos de tabaco ha supuesto un paso importante tras haberse presentado en octubre del pasado año el anteproyecto de este complejo tanto al Consistorio como a los operadores jurídicos. Pero todo depende de que la licitación de este proyecto, si se cumplen los compromisos de la Administración andaluza, se realice antes de que se acabe el año. Aunque el proceso vaya a paso lento, muy lento, éste será ya casi definitivo, con lo que supone desatascar el futuro de una infraestructura imprescindible.

De todas formas, cuando la Ciudad de la Justicia vea la luz, no tendrá nada que ver con la que se inició esta andadura. Desde que en 2001 se hiciera pública la intención de la Junta de construir estas nuevas instalaciones en los terrenos de la Institución Provincial Gaditana, la inversión y las características de las nuevas dependencias han cambiado en función de las propuestas y las apreturas económicas.

Aunque todavía no se conoce el coste de trasladar todas las sedes judiciales excepto la Audiencia Provincial a los antiguos depósitos de tabaco, la última cifra ofrecida por fuentes de la Junta de Andalucía en el momento de la rúbrica del protocolo con el Ayuntamiento era de unos 22 millones de euros, algo superior de los 15 millones de euros de los que se habló en el momento de la presentación del anteproyecto.

Estas cifras no tienen nada que ver con las de los otros dos proyectos fallidos. El más barato era el que se iba a instalar en las oficinas de la antigua Tabacalera, que se estimaba que iba a salir por unos cinco millones de euros. En este caso, lo que falló fue el consenso entre las administraciones al negarse el Ayuntamiento a modificar el uso industrial de este suelo, por lo que surgió la alternativa que tiene visos de culminarse.

Muy superior era el proyecto de la Institución. En una primera estimación en 2002, el presupuesto se elevaba a a 18 millones de euros. Luego, en 2004, pasó a 30 millones de euros. Ya en 2007 se elevó hasta los 48 millones de euros. En 2012, cuando ya parecía que la Ciudad de la Justicia se iba a construir, el precio se colocó en 83 millones de euros, aunque poco después se rebajó hasta los 60 millones de euros.

En cuanto a la dimensión del proyecto, éste también ha sufrido un considerable cambio. La Ciudad de la Justicia en la que está trabajando la Junta de Andalucía en la actualidad contará con una superficie total de unos 14.000 metros cuadrados, aunque se podría aumentar hasta los 37.000 metros cuadrados. Tendrá cuatro edificios, aprovechándose tres de los antiguos y construyéndose uno nuevo.

Así, el edificio más grande será el de los antiguos depósitos con 6.059 metros cuadrados construidos entre sus tres plantas. Asimismo, se usarán otros dos edificios, con 889,84 metros cuadrados de superficie útil en cada uno de ellos repartidos entre tres plantas. Además, se construirá otro inmueble de nueva planta, que tendrá 3.700 metros cuadrados entre sus dos plantas.

Aunque el espacio es considerable, no tiene nada que ver con el proyecto que se enseñó a los operadores judiciales en enero de 2012. Con un presupuesto de 83,4 millones de euros -el mayor de todos, aunque posteriormente se rebajó a 60 millones de euros-, la Ciudad de la Justicia de San Severiano iba a contar con 52.251 metros cuadrados. Esta infraestructura iba a estar compuesta por un edificio de siete plantas que iba a dar a la calle Tolosa Latour y otro de tres plantas en la calle Brunete. Los dos iban a estar conectados e iban a contar con dos plantas de sótanos.

la odiosa comparativa

En Andalucía, tres capitales de provincia cuentan con su propia Ciudad de la Justicia. Aunque estas infraestructuras no son del todo comparables -sobre todo por el número de dependencias que acogen en función de la cantidad de población y el tamaño de las localidades-, sí dan una idea del esfuerzo presupuestario realizado por el Gobierno andaluz en otros lugares.

De estas tres, la última en ponerse en marcha ha sido la de Córdoba, que ha entrado paulatinamente en funcionamiento desde el pasado mes de septiembre. En el caso cordobés, su puesta en marcha se ha hecho bajo la fórmula de la colaboración público-privada, que en Cádiz no funcionó para intentar dar vida al complejo proyectado en el barrio de San Severiano. El coste de las obras ha sido de 67,5 millones de euros, encargándose una empresa privada de la gestión del inmueble durante 25 años. El edificio, situado en Arroyo del Moro, tiene una superficie total de 50.000 metros cuadrados, que se distribuyen entre sus siete plantas, albergando todos los órganos judiciales, fiscales y forenses cordobeses.

Antes, fue el turno de Almería, que inauguró su nueva Ciudad de la Justicia en 2011. La inversión que realizó por aquel entonces el Gobierno andaluz en la construcción de las flamantes dependencias judiciales fue de 43,2 millones de euros, una cifra también muy superior a la que se espera invertir en Cádiz. En este caso, esta infraestructura está formada por tres bloques -uno de ocho plantas y los otros dos de tres plantas- con un total de 30.000 metros cuadrados de superficie.

Aunque por la carga de trabajo no es comparable, la primera Ciudad de la Justicia andaluza se construyó en Málaga. En el momento de la inauguración, en noviembre de 2007, se convirtió en el mayor edificio de uso administrativo con el que contaba la Junta de Andalucía al tener unos 70.000 metros cuadrados de superficie. El coste de su construcción fue de 85 millones de euros.

Aunque son de diferente magnitud -la situación gaditana se debe asemejar más a Almería y Córdoba que a Málaga-, estos ejemplos evidencian el diferente trato con la capital gaditana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios