La okupación de un edificio del Ayuntamiento gaditano

Los okupas de la Casa de Cádiz piden la cesión por cinco años

  • Pretenden contar con tiempo para desarrollar su proyecto y que no se les pueda desalojar si hay cambio de gobierno

La fachada de la Casa de Cádiz en Barcelona, que actualmente está okupada. La fachada de la Casa de Cádiz en Barcelona, que actualmente está okupada.

La fachada de la Casa de Cádiz en Barcelona, que actualmente está okupada. / D.C.

Comentarios 8

Los okupas de la Casa de Cádiz en Barcelona van a solicitar al Ayuntamiento gaditano la cesión de este inmueble durante un periodo mínimo de cinco años para poder desarrollar un proyecto autogestionado de albergue en donde se acoja a personas sin hogar con el objetivo de que consigan salir de la calle.

Tal y como explicó el abogado del colectivo, Bernat Barceló, esta propuesta se le hará llegar hoy al Consistorio de la capital gaditana mediante un contacto telefónico entre las partes para negociar que los okupas, que llevan en el local desde el pasado mes de noviembre, se mantengan temporalmente en el local.

El activista rumano Lagarder Danciu, persona que lidera a este grupo desde que entró en el edificio, señaló sobre la contrapropuesta que se le va a hacer al Ayuntamiento que el tiempo que van a pedir para la utilización del local se justifica por la cercanía de las elecciones municipales y la posibilidad de un cambio en el Gobierno local. “Imagínate que el PP gana las elecciones. En un año nos echan”, resaltó Danciu.

Junto a esto, apuntó el líder de los okupas que “pedimos cinco años para dar tiempo a que el proyecto dé sus frutos y nos dé tiempo a demostrar que la autogestión es posible. Queremos demostrar que es posible que la gente salga a la calle y tenga una oportunidad”.

Asimismo, para conseguir la cesión de este espacio, Danciu indicó que el colectivo “está dispuesto a pagar una cantidad simbólica” por su uso, aunque precisó que “como mucho serán 200 euros al mes” debido a que los ingresos que obtienen son pocos de “vender chapas, calendarios y otras cosas, y las aportaciones de los vecinos”.

Hoy está previsto un contacto telefónico entre las partes para plantear la propuesta

Para poder entablar esta negociación, el Ayuntamiento ha solicitado a los okupantes que se constituyan como asociación. Un aspecto que el abogado del colectivo, Bernat Barceló, entiende que se debe a que pueda recaer sobre alguien “la responsabilidad de si pasa algo”. Ante esto, van a contar con el apoyo de la asociación La Carpa de Sevilla, que dirige el doctor Alfonso Romera y está destinada a la atención de personas sin hogar, y la Asamblea Nacional Andaluza para poder entablar esta negociación.

Con todo, Danciu defendió que el inmueble situado en la calle Sardenya, en el distrito de L’Eixample, se encuentra en la actualidad “limpio, bien ordenado y arreglado”, a diferencia de como se lo encontraron cuando llegaron, ya que “todo estaba lleno de polvo y ratas”. Además, el activista recalcó que cuenta con el apoyo de “los vecinos” y de “los gaditanos”. “Una peña gaditana de Barcelona nos trae fruta semanalmente”, aseguró Danciu.

Cabe recordar que este inmueble lleva abandonado desde hace una década debido al cierre de la Casa de Cádiz en Barcelona. La propiedad del local la comparten el Ayuntamiento y una entidad bancaria. La intención municipal es venderlo, aunque está dispuesto a una cesión temporal a este colectivo mientras que no se produce la venta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios