Cádiz

Con el ojo puesto en los incívicos

  • General satisfacción de los usuarios con los servicios de playa pese al temporal del invierno y de algunas deficiencias

  • La conducta descortés de algunos bañistas es la mayor queja

Módulo cercano al instituto Drago en el que se muestra las instalaciones de minusválidos cerradas y más abandonadas. Módulo cercano al instituto Drago en el que se muestra las instalaciones de minusválidos cerradas y más abandonadas.

Módulo cercano al instituto Drago en el que se muestra las instalaciones de minusválidos cerradas y más abandonadas. / fito carreto

Comentarios 7

Hace aproximadamente un mes quedaron inaugurados los servicios de playa en la nueva temporada veraniega. Tras la apuesta del equipo de gobierno por la municipalización de prestaciones como la limpieza, conservación y mantenimiento de las playas, recogida de residuos, mantenimiento de las infraestructuras, además de asistencia sanitaria, salvamento y socorrismo y la limpieza y mantenimiento de los módulos de vestuario y servicios, que actualmente recae sobre la sociedad Cádiz 2000, los usuarios de la playa, en general, aseguran que están muy satisfechos con la conservación y el mantenimiento de las playas gaditanas, la cual encuentran muy limpia a primera hora de la mañana gracias al trabajo de los servicios de limpieza mediante la noche.

Los ciudadanos consultados por este periódico a pie de playa se quejan principalmente de la actitud incívica que tienen quienes no tiran sus residuos a lo largo del día en los respectivos contenedores repartidos en los distintos módulos, dejando así para los usuarios de la tarde una playa más sucia. "Y eso que cada día estamos más concienciados con los desechos de plásticos que caen al mar. Espero que la población más joven y que tienen poder con las redes sociales, puedan concienciar a la ciudadanía con dejar sus playas limpias, como a cualquier gaditano o turista querría encontrársela", explicaba un usuario.

Y es que debido al impacto que está promoviendo las campañas en contra del uso de bolsas de plástico por la gran contaminación que causan, cada vez existen más grupos en los que se comprometen dejar un espacio más limpio para los que vengan, como el joven grupo gaditano llamado Zero Waste Cádiz.

Los bañistas culpan al temporal que tuvo lugar el pasado invierno en la ciudad del estado en el que se encuentran las pasarelas de madera, sobre todo por la zona de la playa de Santa María, donde se encuentran con unas tablas astilladas y levantadas entre sí y mucho más cortas en longitud debido a las altas mareas. Las condiciones en las que hallan son bastante peligrosas no solo para los niños, sino también para todos los usuarios. Además de ello, se pueden ver unos desniveles de arena considerables, pero esperan con optimismo la mejora de la calidad o el cambio de las mismas. Aún así, admiran la capacidad que han tenido los responsables de los chiringuitos de la zona por su rapidez en reparar los daños causados por la tempestad. Por lo demás, las pasarelas de madera conectan con las instalaciones de duchas, fuentes y lavapiés correctamente.

Es cierto que hay un módulo que se encuentra a la altura del instituto Drago en el que aún no están disponible las instalaciones de minusválidos y lavapiés, quedando una zona con instalaciones totalmente rotas, más olvidada y que muestra más dejadez, obligando a los bañistas a ir hacia otros módulos para usar sus instalaciones.

Los usuarios de la playa coinciden que respecto a los servicios de salvamento y socorrismo, han encontrado mejoras no solo con el aumento de personal, sino también en los materiales usados, como son las nuevas lanchas de socorrismo, que constantemente se encuentran en movimiento por las aguas, haciendo que los usuarios se sientan más seguros y tranquilos respecto con los más pequeños.

No obstante, algunos vecinos recalcan que a pesar de la instalación nueva de una torre de vigilancia en la playa de Cortadura, "quedaría bien alguna más repartida por la zona para tener una playa mucho más segura".

Por lo general, los gaditanos se encuentran muy contentos con los servicios que ofrecen sus playas, un espacio veraniego en el que se sienten seguros y en el que se ha conseguido otro año más la bandera azul por la calidad de las mismas. Sólo esperan que haya una mejora en la conducta de sus habitantes y visitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios