Cádiz

La nueva vida del Teatro Pemán

  • Un grupo de personas utiliza como vivienda el escenario del equipamiento

Casetas de campaña, tendederos y otros materiales que ocupan el escenario del Pemán. Casetas de campaña, tendederos y otros materiales que ocupan el escenario del Pemán.

Casetas de campaña, tendederos y otros materiales que ocupan el escenario del Pemán. / Kiki

El Teatro Pemán vuelve a tener vida. Pero no porque en pleno verano hayan regresado las actuaciones para las que fue concebido en su día, ni porque el público llene las butacas de un patio hoy cubierto de maleza. El olvidado equipamiento, que lleva más de una década cerrado, ha encontrado en un grupo –numeroso, a juzgar por la cantidad de material que se acumula– de personas su nueva vida. Curiosamente, el escenario del antiguo teatro, una de las pocas reconstruidas en una primera fase de obras que se acometió hace años, se ha convertido en una cada vez más estable residencia.

Desde hace meses vienen ocupando el interior del teatro un grupo de personas, con aparente impunidad total por parte del propietario del teatro (Ayuntamiento). Tanto, que el acceso desde el Parque al teatro es ya absolutamente libre a través de una de las dos puertas, que ha visto desaparecer la reja que la protegía precisamente de esas entradas indebidas.

Desde la calle principal del Parque Genovés se aprecia perfectamente cómo el escenario del teatro está tomado por tiendas de campaña, colchones, tendederos y todo lo necesario para el grupo de personas que vive allí. Incluso utilizan las distintas fuentes de las que dispone el parque (tanto las de agua potable recién instaladas por Aguas de Cádiz como las ornamentales) para recurrir al agua necesaria en su día a día.

Por ahora el Ayuntamiento parece estar haciendo la vista gorda a este asentamiento, a diferencia de lo que ha hecho en otros espacios de la ciudad (como el Balneario de La Palma o los cercanos bajos de la pérgola de Santa Bárbara, de los que fueron desalojados los Sin Techo de cara al inicio de la temporada alta de verano). Y mientras no se retoman las obras y vuelven las actuaciones, el Pemán ha cobrado una nueva vida, la de ese grupo de personas que lleva semanas (como mínimo) viviendo en el escenario.

Al hilo de este futuro uso del teatro de verano, conviene recordar que la Universidad de Cádiz ha abonado ya el millón de euros pendiente del convenio cerrado con el Ayuntamiento en su día; una partida económica que la ciudad utilizará, precisamente, para terminar las obras del teatro, que se convertirá también en paraninfo al aire libre de la institución académica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios