Cádiz

La municipalización de los módulos de playas no acaba con el desastre

  • Trabajadoras de UGT denuncian que la "ineficaz" gestión de Cádiz 2000 pone en peligro el modelo para otros servicios

Trabajadoras en uno de los módulos de playa, en una foto de archivo. Trabajadoras en uno de los módulos de playa, en una foto de archivo.

Trabajadoras en uno de los módulos de playa, en una foto de archivo. / lourdes de vicente

Falta material imprescindible para atender con un mínimo de calidad a los usuarios. Las trabajadoras no disponen de sillas o parasoles suficientes o en buenas condiciones como para soportar la jornada de trabajo, algunas en módulos de madera que carecen de instalación eléctrica a la que enchufar una nevera para disfrutar de agua fresca. Hay problemas con la entrega de materiales, la recepción de las nóminas y la resolución de incidencias. Las nuevas taquillas no llegan y en la mayoría de los módulos carecen de botiquines.

La bolsa de empleo para cubrir las bajas o vacantes de personal no se convoca, de manera que ocho trabajadoras eventuales que tuvieron contratos el año pasado, este no lo tienen. Las horas extra y complementarias que se generan por la falta de personal se distribuyen de manera arbitraria y no por orden de antigüedad, tal y como está pactado. Y los problemas en las duchas están provocando serios conflictos entre las trabajadoras y los usuarios. Para colmo, el concejal-presidente de la sociedad Cádiz 2000, responsable del recién municipalizado servicio, Adrián Martínez de Pinillos, "no responde a los escritos en los que se pide la resolución de todos estos graves problemas". Mientras, los usuarios no dejan de quejarse.

"Estamos reventadas y el concejal no responde a nuestros escritos", lamenta una sindicalista

Esta es la desastrosa situación que denuncian desde la Sección Sindical de Módulos de Playa de UGT y desde su Federación de Empleadas y Empleados Públicos. "Las graves deficiencias laborales que las trabajadoras encargadas de dar servicio en los módulos de playas están padeciendo están redundando en una mala calidad del servicio a prestar a los usuarios", dicen en un comunicado que difundieron ayer. UGT responsabiliza de toda esta situación al concejal-presidente de Cádiz 2000 y va más allá: "Su ineficaz gestión pone en peligro el modelo de municipalización para otros servicios".

"La recuperación de la gestión directa de un servicio público por parte de las Administraciones públicas es una cuestión de voluntad política y en este camino seguramente el alcalde va a tener nuestro apoyo sin fisuras", asegura el sindicato en el comunicado. "Estaremos de acuerdo en que en un proceso de este tipo las trabajadoras y trabajadores deben ser los legítimos protagonistas. Todo lo que no signifique una mejora en la calidad y en la prestación del servicio y/o una mejora significativa y evaluable en las condiciones de trabajo difícilmente podrá ser aceptado por unos y por otros como un acierto en un cambio del modelo de gestión. Y es un hecho evaluable objetivamente que el servicio es de peor calidad y que las condiciones de trabajo son manifiestamente mejorables, y que las trabajadoras están en peores condiciones", rematan.

De ese sentir se hace eco Rosa Huertas, presidenta de la Sección Sindical de UGT en los Módulos de Playas: "Las compañeras están reventadas y no paran de tener problemas con los usuarios, sobre todo en las duchas. Al no funcionar las máquinas expendedoras de tickets aquello es incontrolable y cada vez son más las quejas por la supresión de las consignas, pero es que, por razones de falta de seguridad no podemos hacernos responsables de las pertenencias que se depositan en ellas". A todo esto añade las reclamaciones de los usuarios con movilidad reducida, "que no disponen de los servicios adaptados de los que disponían antes". De hecho el módulo del Drago permanece cerrado.

Paqui Camacho, secretaria de Limpieza de Autonomía Obrera (AO), sindicato con mayoría en el Comité de Empresa, dice compartir la lista de deficiencias que denuncia UGT, si bien reconoce que ha habido algunas mejoras desde que se municipalizó el servicio (la conversión de dos trabajadores en fijos discontinuos, los 15 minutos el bocadillo, neveras y ventiladores) y recuerda que están negociando otras, como la convocatoria de la bolsa de trabajo.

Pese a todo, desde AO también denuncian falta de vestuario adecuado para el personal que trabaja en arenas y la difícil comunicación entre los socorristas y la propia empresa. Pero sobre todo inciden en las máquinas expendedoras de tickets para las duchas. "Como es gratis, la gente se ducha hasta tres y cuatro veces, con el consiguiente aumento de la carga de trabajo"., explica la sindicalista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios