Cádiz

Un ministro empapado en el Doce

  • Francisco Caamaño, nuevo titular de Justicia, es miembro de la Comisión Nacional y del Consorcio para el Bicentenario · Era el elegido por De la Vega para ser su interlocutor con las otras administraciones

Comentarios 3

Si hay alguien en el Gobierno central que sepa bien qué se va a conmemorar en Cádiz en el año 2012, ese es Francisco Caamaño, el nuevo ministro de Justicia, junto a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Esta nombró al hasta ahora secretario de Estado de Relaciones con las Cortes el hombre que tenía que supervisar el trabajo que se realizaba en el Bicentenario y el responsable a la hora de relacionarse con el resto de las administraciones. No en vano, era miembro de la Comisión Nacional y también del Consorcio, que es el órgano ejecutivo para la efemérides.

Caamaño era un rostro familiar en la capital gaditana, ya que aunque era un hombre que intentaba estar siempre en un segundo plano, estaba en todas las reuniones que se hacían bien en el Oratorio o en la sede del Consorcio en la plaza de San Antonio.

Sí tuvo un especial protagonismo el día que se presentó el proyecto para la rehabilitación y puesta en valor del castillo de San Sebastián. En aquel momento, Francisco Caamaño fue el que tuvo la voz cantante en la comparecencia ante los periodistas donde ya se empezó a dar forma a la idea del Faro de las Libertades.

La directora-gerente del Consorcio, María Luisa García Juárez, siempre ha hablado maravillas de esta persona a la que ha definido como eficaz y muy inteligente. Con todo lo que viene por delante, la elección de José Luis Rodríguez Zapatero no es la más adecuada para los intereses del Bicentenario, ya que Caamaño tendrá que ser sustituido en los dos órganos de dirección por otra persona que tendrá que ponerse al día en los proyectos.

Desde que en el mes de junio de 2006 se creó la Comisión Nacional, Francisco Caamaño ha estado siempre al día de todo lo que se hacía en el Bicentenario de la Constitución.

Uno de los elementos más positivos, según las personas que hablan de él, es que tiene un gran talante dialogante y mano izquierda, algo que le puede hacer falta en el Ministerio de Justicia, uno de los más convulsos de la actualidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios