Cádiz

Y la ministra le dejó un recado a Susana Díaz

  • Robles llamó "irresponsables" a quienes "han metido miedo a los trabajadores"

Margarita Robles, ayer en el Senado. Margarita Robles, ayer en el Senado.

Margarita Robles, ayer en el Senado.

Fue el pasado viernes en Carcassonne, en Francia, donde la presidenta de la Junta presentaba una ponencia en el Comité de Regiones del Fondos Social Europeo. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, dijo que el Gobierno tenía que encontrar "cuanto antes" una solución para garantizar el contrato con Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas en la factoría de Navantia en la Bahía de Cádiz y garantizar así los empleos. ""Y desde el momento que se tuvo conocimiento de que existía la posibilidad por parte del Gobierno de que ese contrato se podía rescindir nos pusimos en contacto con ellos para pedirles que garanticen el contrato y el empleo. Estamos hablando de un contrato que viene a garantizar 6.000 empleos en la Bahía de Cádiz, y que se trata del contrato más importante de los últimos 20 años para Navantia en esta zona, y por el que hemos trabajado mucha gente y durante mucho tiempo".

Que estas declaraciones se produjeran en un marco europeo cuando Susana Díaz conocía que durante el jueves había existido al más alto nivel reuniones entre la diplomacia española y la saudí para aplacar el malestar por las palabras de la ministra sobre el contrato de las 400 bombas de precisión láser fue algo que molestó sobremanera al Ejecutivo.

Ayer, en el Senado, de manera solapada, Robles quiso responder a Díaz y lanzó su misil: "Son irresponsables" quienes señalaron que el contrato de Navantia podía ser modificado, con el consiguiente impacto a los empleos. "Es irresponsable que se introduzca miedo en el cuerpo a trabajadores de Navantia de que sus puestos de trabajo peligran y el Gobierno los va a dejar abandonados. Quien está transmitiendo ese mensaje está incurriendo en una irresponsabilidad política".

Es verdad que el mensaje podía servir tanto para las palabras de Susana Díaz como para el PP, pero los cronistas parlamentarios no dudaron ayer en identificar unas palabras que iban directamente dirigidas a la líder andaluza.

Díaz se ha mostrado muy combativa en esta marea diplomática y se dirigió al Gobierno central la pasada semana para exigir que se le informara sobre si peligraba el contrato de Navantia. El viernes la presidenta de la Junta fue informada por la que había sido su consejera de Hacienda y ahora ministra, María Jesús Montero, de que se había conseguido evitar que la indignación saudí diera al traste con las corbetas, por lo que no se entendió que en el foro europeo insistiera acerca del asunto.

En ese contexto, los "fines electoralistas" a los que hizo ayer referencia la ministra parecían tener un doble significado. El Gobierno andaluz rebajó la tensión con una comparecencia de Juan Cornejo: "Estamos satisfechos con la posición del Gobierno para que se garantice la carga de trabajo en los Astilleros de Cádiz", dijo el secretario del PSOE andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios