Cádiz

La milla de oro

  • En seis meses, una de las zonas con más potencial de la ciudad, a lo largo de 1.500 metros, tendrá en marcha buena parte de los proyectos previstos

Entre el castillo de San Sebastián y el baluarte de la Candelaria hay unos 1.500 metros de distancia. Una milla en la que se acumularán, de aquí a unos años, varios de los edificios que conformarán buena parte de la apuesta de la capital como ciudad turística y cultural.

El anuncio del inminente inicio de las obras en Santa Bárbara, tras más de quince años de espera y numerosos proyectos fallidos, hace suponer que de aquí a final de año en esta milla de oro se estará trabajando en este nuevo y fundamental aparcamiento subterráneo (con cerca de un millar de plazas) y una gran plaza superior y en la transformación del Valcárcel en un hotel de cinco estrellas (los trámites burocrático estarán listos entre este mes de octubre y noviembre). Igualmente, el Consorcio del Doce estará ejecutando los primeros trabajos en el castillo de San Sebastián mientras que el Ayuntamiento habrá iniciado una nueva fase del Centro de Arte Contemporáneo.

El potencial de este kilómetro largo de paseo urbano, que refuerza su valor con el castillo de Santa Catalina cuya última fase de rehabilitación está pendiente, se incrementará en una fecha aún no concreta con la ampliación del Hotel Atlántico que permitirá crear una plaza pública en el solar de las antiguas casas militares.

La Universidad y la administración regional también tienen pendientes actuaciones en este entorno. La institución educativa deberá de una vez por todas afrontar la reforma del Olivillo, abandonado desde hace años, para su conversión en una residencia universitaria y, en las inmediaciones, la transformación de la Facultad de Medicina en el paraninfo de la UCA, aunque esta operación aún tardará unos años en realizarse. En cuanto a la Junta, tiene en sus manos la reforma integral del antiguo edificio de Náutica, donde irán las dependencias de la Delegación de Educación. En este caso, tampoco hay una fecha clara para el inicio de las obras.

Directamente ligadas a estas operaciones, que en su mayor parte deberán de estar listas para el Doce, se encuentran las inversiones públicas que se centrarán en La Viña, el Balón y el Mentidero, tanto a través del Plan Urbana gestionado por el Ayuntamiento, como por el Plan de Rehabilitación del Casco Antiguo, de la Junta, al que habrá que añadir para el primero de los barrios, donde irá también la Casa Museo del Carnaval, la inversión de una parte de las plusvalías logradas por la Diputación en la operación de venta del edificio Valcárcel.

El Ayuntamiento tiene también pendiente el arreglo del adoquinado, que se encuentra en mal estado, lo que se proyecta ejecutar también mediante fases a lo largo de los próximos años.

Si se cumplen todos estos proyectos, las expectativas de desarrollo de esta zona de la ciudad, una de las que sufre una mayor tasa de desempleo y un elevado número de jubilados, son evidentes aunque para ello será necesario, junto a las obras que se van a acometer a partir de unas semanas, potenciar el sector del comercio en la zona, apostando por locales de ocio, restaurantes y artesanos y, a la vez, mentalizar a los residentes en estos barrios de la necesidad de mantener de forma adecuada toda esta trama urbana.

En conjunto, todas las inversiones que aún quedan por sacar adelante en esta 'milla de oro' pueden superar los 200 millones de euros, tanto con financiación pública como privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios