Cádiz

Cinco meses esperando

  • José Antonio Sánchez Pereira ha denunciado al SAS por incumplimiento de lista de espera en el registro de demanda quirúrgica

José Antonio Sánchez Pereira lleva cinco meses "rabiando". "El dolor no me deja vivir", afirma desesperado este hombre de 54 años que lleva desde el pasado 7 de marzo en lista de espera para que le sustituyan la batería del electroestimulador que le permite soportar sus dolores. "Ya me han cambiado la batería en otras ocasiones y nunca he tenido que esperar más de 15 días. No entiendo por qué ahora no me llaman", señala este gaditano, quien afirma que tras escribir una carta a la gerencia del hospital Puerta del Mar sin obtener respuesta, el pasado 19 de julio interpuso una denuncia por incumplimiento de lista de espera en el registro de demanda quirúrgica, con la consiguiente pérdida de calidad de vida, ya que el dolor agudo le impide hacer vida normal e incluso dormir.

Asegura estar "indignado" con las declaraciones realizadas el mes pasado por la Consejera de Salud de la Junta de Andalucía, quien dijo que el tiempo de espera en Cádiz para operaciones habituales es de 43 días. "Yo llevo ya cinco meses, y para una intervención que no necesita ni ingreso", agrega.

El calvario de este hombre comenzó en diciembre de 1999, cuando al operarse de una hernia de disco, le dañaron la raíz del nervio ciático. En marzo del año 2000 le intervinieron de nuevo sin éxito y en 2001 le colocaron el electroestimulador. Cada cuatro años tienen que intervenirle para cambiarle la batería, y ya se la han sustituido en dos ocasiones sin tener que esperar más de 15 días. En marzo de 2003 tuvo que someterse a otra operación que tampoco le solucionó el problema del nervio ciático. Ese año, le dieron a José Antonio la invalidez permanente en grado de absoluta y cayó en una depresión.

La última operación a la que ha tenido que someterse fue en diciembre de 2012, en la que le sustituyeron la prótesis de la espalda, y después le volvieron a activar el electroestimulador. A los diez días del encendido del aparato, se le agotó la batería y solicitó cita con el doctor López López -que sigue su caso desde el principio- en la Clínica del Dolor. "No me recibió hasta el 7 de marzo y me dijo que había que sustituir la batería. Desde entonces, estoy en lista de espera", relata José Antonio. "Ya no puedo más con el dolor, no puedo dormir, estoy a base de pastillas. Yo lo único que quiero es que me sustituyan la batería del electroestimulador", lamenta. Y es que, dado el carácter crónico de su dolencia, esto es lo único que le alivia el sufrimiento y el dolor constante.

Esta "situación límite" en la que se encuentra le ha hecho recaer en su depresión, y asegura que el dolor le está dificultando la recuperación de la operación que le hicieron en diciembre para sustituir la prótesis de la columna.

Afirma que todo esto se agrava con la actitud del médico que lo atiende, el doctor López López, quien "a pesar de los errores que ha cometido conmigo, tiene un trato muy poco humano". Reitera que lo único que quiere es ponerse bien. "No entiendo por qué me hacen esperar tanto. No puedo llevar una vida normal y ya no puedo ni dormir", insiste.

Desde el SAS indican que ya se le ha respondido a la reclamación que interpuso José Antonio, y "se le explica que esa intervención no está sujeta a decreto de plazo de respuesta quirúrgica y que se le daría solución lo más rápido posible".

Mientras tanto, este hombre sigue esperando y aguantando unos dolores que no le permiten llevar una vida normal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios