Comercio/Cádiz

Sensaciones agridulces en El Piojito

  • Los vendedores agradecen trabajar en lunes festivos, pero las ventas no remontan

Un puesto del mercadillo El Piojito en la avenida de la Bahía. Un puesto del mercadillo El Piojito en la avenida de la Bahía.

Un puesto del mercadillo El Piojito en la avenida de la Bahía. / Lourdes de Vicente.

Comentarios 3

El mercadillo de El Piojito es un buen termómetro para medir la temperatura de la crisis. Según sus comerciantes, hay fiebre. Y no precisamente por comprar. No está pasando por un buen momento. Y ahora que los vendedores han conseguido trabajar los lunes de agosto y los festivos, alcanzando una vieja reivindicación, las sensaciones son agridulces. La mayoría valora positivamente el logro, claro está, pero ni aún así terminan de remontar. Como muestra, un botón. Este lunes, mucho de ellos estaban desmontando su puesto antes de las dos de la tarde.

Hace solo una semana el mercadillo abrió un lunes festivo, por la Virgen del Rosario. Curiosamente, algunos de los comerciantes consultados aseguraban que vendieron más que el lunes de esta semana. Enrique Rosa, con un puesto de confección y complementos, decía que “hoy ha sido un día muy flojo y el festivo, mejor incluso. Este mes es siempre malo, pero este octubre está siendo peor”. Recordó que “pagamos mucho. Esta es la provincia donde más pagan los vendedores al año, entre 800 y 1.500 euros. Pero agradecemos trabajar en agosto y festivos. Para eso somos los únicos que pagamos por trabajar, vendamos o no vendamos”.

José Manuel Vázquez, por su parte, señalaba que el lunes pasado “el Kichi sumó un punto”, en agradecimiento al Ayuntamiento por permitirle vender un festivo. “No estuvo mal. La Patrona y agosto se han notado para bien. Yo no me puedo quejar porque somos los únicos que tenemos mercería, pero es cierto que todo está decayendo. Hay mucho paro”.

Juan de la Cruz regenta un puesto de ropa deportiva. “El festivo vendí más que hoy y agosto ha sido regular. Mejor fue el de 2017”, dijo. En el sector hay “mucha competencia: el Primark, las ventas por internet... Solo viene público mayor. El público joven, que es el que me interesa, prefiere los centros comerciales”. Y añadió que “un día de fiesta es bueno abrir porque pueden venir personas que por sus trabajos no pueden hacerlo un lunes laborable”.

"Es bueno abrir un día de fiesta porque pueden venir clientes que no pueden hacerlo en días laborables"

Con menos optimismo se expresaba Juan José, al frente de un puesto de ropa infantil. “No viene tanta gente. El último festivo, el de la Patrona, fue flojito. Y agosto, también flojo. No son buenos momentos para el comercio en general”. Aún así, este vendedor pedía “que nos dejen siempre así, con agosto y festivos, que pagamos los impuestos como los demás”.

Para Mario Malia, vendedor de confeccción de mujer, “todo está malamente. No se vende ni en festivos ni en no festivos. Llevo más de 35 años aquí y hasta mi hermano ha tenido que dejar el puesto”. Sobre este lunes afirmaba que no había vendido “casi nada. Y el festivo estuvo igual. ¿Agosto?, para mí fatal”. En plena recogida del puesto le preguntaba a un compañero “¿agosto bueno?”. “No”, contestaba el otro vendedor. “No le veo mucho futuro a esto. Todos son gastos”, concluía.

"No se vende ni en festivos ni en no festivos. No le veo mucho futuro a esto"

José Ángel Cordero, gerente de la Asociación del Comercio Ambulante del Bajo Guadalquivir, que representa a muchos comerciantes de El Piojito, aplaudía “la vuelta la normalidad”. Poder vender en agosto y en festivos representa “algo histórico después de muchos años de discriminación, que surgió cuando El Piojito estaba en el Estadio Carranza, donde era imposible desarrollar la actividad y se mantuvo por presiones de intereses espurios”.

Cordero reconocía que los negocios ambulantes “están mal a causa de la crisis y de factores como la venta por internet, pero trabajando en agosto y los festivos se le da la oportunidad a los vendedores y a los clientes, y así ponemos nuestro granito de arena para hacer ciudad, para interactuar. Y beneficiamos a la hostelería de los alrededores”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios