Contenido Patrocinado

Los mejores momentos para un minicrédito

Los mejores momentos para un minicrédito Los mejores momentos para un minicrédito

Los mejores momentos para un minicrédito

La financiación no es un asunto que se deba tomar a la ligera. Su solicitud exige una responsabilidad, como proponemos en Matchbanker, y debemos responder a ella. De lo contrario, podemos tener problemas que es mejor evitar. Sin embargo, eso no quita que recurrir a ella pueda ser beneficioso para nosotros. En el caso de los minicréditos, que deben solicitarse para afrontar gastos urgentes e imprevistos, puede parecer que su utilidad es menor de lo que en realidad es. Para comprobarlo, vamos a dibujar 3 situaciones en las que pedir un minipréstamo puede ser una solución a nuestros problemas.

Situaciones imprevistas

Cuando se trata de grandes importes, es más fácil que se nos vengan a la cabeza compras para las que necesitaríamos un préstamo para poder pagarlas: un coche, una moto, una reforma en casa, electrodoméstico, etcétera. No obstante, los minicréditos son una financiación que suele moverse entre los 50 euros como mínimo y los 1.000 como máximo, aunque haya algunas excepciones que puedan superar la barrera del millar de euros. Estas cantidades también pueden sernos muy útiles en algunas situaciones.

Una primera situación puede ser una reparación de última hora en casa o en el coche. Lo hemos visto en otras ocasiones: la vivienda es donde se nos va gran parte del presupuesto, como analizamos en este artículo.

En otra situación, se acercan las vacaciones y planeamos todo con los amigos. Para no terminar pagando de más, pensamos abonar el coste de los billetes de avión con antelación y evitar posibles sobrecostes. Puede que en ese momento nuestra economía no atraviese nuestro mejor momento y necesitemos un empujón que los minicréditos nos pueden dar.

Esta última ocasión, nos servirá para ahorrar dinero, aunque por un motivo muy distinto. Nos han puesto una multa por exceso de velocidad, por aparcar donde no debíamos o por el motivo que sea. Por suerte, si realizamos el pago de la multa en unos pocos días, el importe de la sanción se reduce a la mitad. Si no disponemos de esa cantidad, o no queremos vaciar nuestra cuenta, los minicréditos hacen que podamos beneficiarnos del descuento y a su vez no dejemos temblando nuestra cuenta. Ya cometimos un error que nos supuso una multa, no nos volvamos a equivocar y paguemos de más.

Las ventajas de los préstamos rápidos

Además de la victoria que supone poder beneficiarnos de los minicréditos en las situaciones descritas, hay otra buena noticia: muchos de estos préstamos permiten un primer mini préstamo gratis. Un ejemplo de ello son los minicréditos de la gran mayoría de entidades financieras de Matchbanker, con quien podremos conseguir hasta 300 euros sin intereses en nuestro primer préstamo.

Por otra parte, hay algo que debemos tener claro: para solicitar minicréditos debemos tener la certeza de que podremos devolver el importe prestado en el plazo acordado. Además, este período de tiempo suele ser corto, de máximo un mes. Así que para evitar problemas de impago y tener que hacer frente a los altos intereses de esta financiación, deberemos asegurarnos de que podemos pagar según lo firmado.