Polémica por la nueva Ley de Educación

La marea naranja colapsó la avenida

  • La escuela concertada de Cádiz y otras poblaciones de la provincia se hizo notar con más de 750 coches en la caravana de protesta contra la Ley Celaá

La enseñanza concertada mostró músculo este domingo en la caravana de vehículos que protestó contra la nueva ley de Educación, la LOMLOE, aprobada en el Congreso el pasado jueves. Más de 750 coches acudieron a la convocatoria de Escuelas Católicas de Andalucía, CECE Andalucía, FSIE Andalucía, Feuso Andalucía, Concapa Andalucía y Fapyma, integrantes de la plataforma Más Plurales, desarrollada también en varias capitales españoles. A la capital gaditana llegaron muchos vehículos de poblaciones cercanas, curiosamente en pleno confinamiento de los todos los municipios, con la prohibición de salir de ellos excepto en casos de fuerza mayor.

Los manifestantes se organizaron para partir a mediodía desde la Glorieta Ingeniero La Cierva, donde llegaban los vehículos de los centros concertados de la capital, mientras que por la entrada de la ciudad se sumaban los procedentes de otras poblaciones, a los que la Policía Local desviaba hacia la avenida de La Coruña para dar la vuelta en la rotonda de Zona Franca y volver de nuevo a la avenida. La enorme cantidad de coches, que lucían en globos y banderas el color naranja de esta marea educativa, provocó un colapso de tráfico en la avenida principal, totalmente ocupada con esta manifestación. Ensordecedor concierto de claxon y muchas personas apoyando con sus aplausos desde las aceras a los integrantes de la caravana.

Frente a la llamada Ley Celaá, apellido de la ministra de Educación, las organizaciones promotoras de esta protesta aprecian un "fondo sectario y excluyente" y "agravios contra la libertad de enseñanza", pues a su entender implica "un ataque sin precedentes al derecho de padres y tutores a elegir la educación que quieren para sus hijos" en el caso de acogerse a la educación financiada con fondos públicos, "un derecho avalado por la propia Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas".

"Al eliminar la demanda social, como aspecto a tener en cuenta en la programación de puestos escolares se concede al Estado un poder absoluto y absolutista para una planificación unilateral de los centros, más propia de regímenes totalitarios que democráticos", lamentan. Igualmente, critican las medidas planeadas respecto a la asignatura de religión y temen que introducir una nueva asignatura en valores cívicos y éticos derive en un "adoctrinamiento" en aspectos "no elegidos" por los padres.

El proyecto de ley, promovido por el PSOE y Unidas Podemos, ante el cual PP, Cs y Vox han anunciado impugnaciones ante el Tribunal Constitucional, contempla entre otros aspectos el aumento progresivo de plazas públicas para la etapa de 0 a 3 años; que la asignatura de Religión no cuente para las notas medias; la prohibición de que los colegios concertados segreguen por sexo; la cesión de suelo público exclusivamente a la construcción de centros de titularidad pública; la fijación de la "excepcionalidad" de la repetición de curso; la derivación de alumnos de centros de Educación Especial a centros ordinarios en el plazo de diez años o la supresión de la referencia al castellano como lengua oficial del Estado en educación, así como la consideración del castellano y las lenguas cooficiales como lenguas vehiculares.

En la manifestación participaron también representantes de centros de educación especial, que ven amenazado su futuro con esta nueva ley educativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios