Cádiz

"Los localismos no sirven para nada, son una historia en blanco y negro"

  • La situación de Cataluña se cuela, inevitablemente, en la reflexión sobre el futuro del tejido empresarial andaluz

Un momento del coloquio con el público de González de Lara, en la imagen junto al director de Diario de Cádiz, David Fernández. Un momento del coloquio con el público de González de Lara, en la imagen junto al director de Diario de Cádiz, David Fernández.

Un momento del coloquio con el público de González de Lara, en la imagen junto al director de Diario de Cádiz, David Fernández. / lourdes de vicente

Cataluña, como no podía ser de otra manera, planeó durante toda la intervención de Javier González de Lara y le sirvió también para enlazar, cuando recibió preguntas del numeroso público asistente, con los que se sienten agraviados por batallas localistas, como el caso de la zona franca de Sevilla: "Los localismos no sirven para nada, es una historia que se ve hoy en blanco y negro. Es un discurso absolutamente banal. Las relaciones comerciales e interpersonales en nuestro mundo son globales", dijo tratando de exponer el absurdo de los provincianismos en nuestros días.

Esos localismos "de blanco y negro" han derivado en la grave situación que se afronta "por la insolidaridad e intolerancia en la forma de hacer política" que se ha realizado en Cataluña y que se ha materializado en "el incumplimiento de las resoluciones judiciales". González de Lara no tiene ninguna duda de que todo se fraguó en la escuela y fue muy duro en sus palabras al señalar "el adoctrinamiento que yo diría fascista o neonazi a niños muy pequeños" del sistema educativo catalán, por lo que abogó por que el estado recuperase competencias, "al menos en los contenidos que se imparten".

Puso como ejemplo de que las cosas se pueden cambiar el caso de Educación para la Ciudadanía, "una asignatura contra la que los empresarios no teníamos nada hasta que vimos que en los conenidos se ideologizaba y la figura del empresario se asociaba al capitalismo salvaje". Todo eso ha desaparecido de las aulas "y no ha pasado nada". Se congratula de que ahora en las aulas se dé una distinta percepción del empresariado y se explique el significado que tiene esta actividad para la sociedad e incluso propone que la educación financiera se incluyera como troncal para los alumnos.

Sacó orgullo de empresario porque considera que no hay "tarea más noble que generar empleo entre tus conciudadanos", pero admitió que cuando vienen mal dadas "la responsabilidad del empresario es la supervivencia de su empresa. El empresario arriesga su patrimonio para contribuir a un bien común y ese bien sólo se puede conseguir si la empresa pervive".

No tiene dudas González de Lara del papel que el empresariado juega en la sociedad y afirmó que "las sociedades más libres son aquellas que cuentan con más empresas". Y si lo son es debido a que las empresas se instalan en lugares donde existe una seguridad jurídica, que es precisamente lo que él considera que está haciendo que las empresas catalanas estén protagonizando una masiva fuga de un lugar en el que "existe un chantaje institucional y personal a instituciones que son del Estado y garantía de esa libertad que requerimos las empresas y ciudadanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios