DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cádiz

Las limpiadoras de los colegios cumplirán juntas el arresto domiciliario

  • Se reunirán todas en la asociación de vecinos de Trille desde las 0:00 horas del sábado 27 de octubre hasta la misma hora del día siguiente para cumplir la primera jornada

Las trabajadoras de la limpieza de colegios públicos de la ciudad y dependencias municipales que han sido condenadas a dos días de arresto domiciliario han decidido cumplir todas juntas una de esas jornadas. Así, se reunirán desde las doce de la noche del próximo sábado 27 de octubre hasta la misma hora del día siguiente en la sede de la asociación de vecinos de Trille para tener esa "localización permanente", que es como se denomina en la citación del juzgado al arresto domiciliario. El día restante lo cumplirá cada una en su casa, cuando ellas estimen oportuno.

Son un total de 45 trabajadoras y un trabajador de la limpieza los que han sido citados estos días en los juzgados de San José de la capital gaditana, donde están acudiendo desde el pasado miércoles 2 de octubre para notificar el día y el lugar donde harán el arresto domiciliario.

Ayer, además de las personas citadas para ese día, se reunieron en la puerta de los juzgados otras limpiadoras en apoyo de sus compañeras. Cantaban frases como "Teo, Teo, Teo, las mujeres estamos aquí. Teo, Teo, Teo, no nos vamos a rendir", que es lo mismo que entonaron en el Salón de Plenos del Ayuntamiento el día que fueron desalojadas de forma violenta por la Policía Local cuando interrumpieron el pleno municipal reivindicando el abono de la paga extraordinaria, en diciembre de 2012.

La presidenta del comité de empresa de las trabajadoras de la limpieza -perteneciente a Autonomía Obrera-, María Luisa del Valle, explicaba ayer que la idea de cumplir todas juntas el arresto domiciliario "es para reivindicar que no estamos conformes con esta condena y para que se entere todo el mundo de lo que se hace aquí. Si lo cumplimos cada una en nuestra casa, nadie se entera".

María Luisa recordaba que "el día que interrumpimos el pleno porque no nos pagaban, la alcaldesa mandó desalojar la sala y la Policía Local nos sacó a empujones. Imagínate cómo fue, que a mí me arrancaron los botones del chaquetón de los empujones que nos dieron, y varias resultaron heridas con contusiones y tuvieron que ser atendidas en el Centro de Salud. Yo no sé cómo no nos tiraron por las escaleras, porque nos sacaron como si fuéramos los toros de los Sanfermines". Continuaba diciendo que ellas denunciaron a los agentes de la Policía Local, "sobre todo a dos de ellos, que eran muy chulos y fueron los que empujaron. Entonces, ellos nos denunciaron a nosotras. Tuvimos un juicio y lo perdimos".

Afirmaba que los agentes "mintieron, porque dijeron que nosotras les habíamos arañado y les hicimos sangre, y eso no es verdad".

Cabe destacar que en el momento de los hechos, todos los trabajadores pertenecían a la empresa Limasa, que justificaba el impago y los retrasos de las nóminas diciendo que el Ayuntamiento tampoco les pagaba a ellos. "Por eso fuimos a protestar al Ayuntamiento", comentaba María Luisa.

La representante de las limpiadoras afirmaba ayer que todas las afectadas estan "indignadas, porque esto es indignante". Considera que "es injusto que hagan esto con mujeres trabajadoras con cargas familiares, porque todas tenemos hijos, nietos o padres mayores. Y que tengamos que estar encerradas con la de chorizos que hay en la calle... No entiendo que por pedir un dinero que nos corresponde nos castiguen a dos días de arresto domiciliario. Es incomprensible. Y ellos, por ser policías, ganan el juicio. La ley está con ellos".

María Luisa criticaba también la actitud de la concejala del PP Mercedes Colombo durante el desalojo de las limpiadoras del Pleno: "Mientras que la Policía nos echaba, ella se estaba riendo. ¡Le haría gracia! No entiendo esa actitud, cuando ella es la que dirige el área de la mujer y debería habernos defendido. No debería haber permitido que nos echara la Policía a empujones como si fuéramos cerdos. Es todo mentira, su defensa de la mujer es sólo de cara al público".

Para esta gaditana, tener que cumplir dos días de arresto domiciliario "es un tachón, y lo que hicimos era por defender lo que nos correspondía. ¡Es indignante!", reiteraba, y explicaba que la mayoría de las limpiadoras condenadas son mayores de 50 años, algunas con nietos, y todas llevan más de 30 años trabajando. Contaba asimismo que una de ellas ha sido también multada "porque se subió en una silla y le grabaron las cámaras".

"Creo que no debemos permitir esto en los tiempos en los que estamos, porque es una dictadura lo que está haciendo el Ayuntamiento de Cádiz. Seguro que uniéndonos todas para cumplir la condena y llamando la atención, cuando vuelva a ocurrir algo así, se lo pensarán mejor", expresaba María Luisa.

Al ser preguntado ayer el Ayuntamiento sobre este tema, nadie quiso hacer declaraciones al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios