Cádiz

Un joya del barroco recuperada

  • Terminadas las obras de restauración de la cubierta, el camaranchón y la cúpula de la escalera del Hospital de Mujeres Se han llevado a cabo gracias al apoyo del BBVA

A falta de los últimos repasos, la cubierta, el camaranchón y la cúpula de la escalera imperial del Hospital de Mujeres, una joya de la arquitectura barroca del siglo XVIII, ya está restaurada, gracias a la colaboración económica del BBVA.

Las obras en el histórico edificio, actual sede del Obispado de Cádiz y Ceuta, se iniciaron el pasado mes de agosto y ayer el resultado de los trabajos fue presentado a los medios de comunicación durante una visita al inmueble, catalogado como bien de interés cultural hace diez años.

La visita , guiada por los arquitectos encargados de la restauración, Juan Lahuerta y Antonio Sánchez, contó con la presencia del vicario general de la diócesis, José Luis Caburrasi, director territorial para Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla del BBVA, Luis Odriozola, y el de Zona de la citada entidad en Cádiz y Ceuta, Juan Carlos Herrera.

Ambos arquitectos explicaron el proceso de restauración, resaltando que ante la imposibilidad de comprobar el estado de conservación de la estructura de madera, el proyecto planteó, inicialmente, dos posibilidades: conservar y reparar la estructura original o sustituirla por un sistema de vigas de acero, tomando la decisión in situ, durante la ejecución de las obras, iniciándose el pasado agosto la retirada de la teja y cubrición actual.

Tras comprobar la situación real, los técnicos de la Junta de Andalucía determinaron la conveniencia de conservar la estructura de madera, con un adecuado tratamiento antixilófagos, pero reforzada por otra estructura metálica superpuesta a aquélla.

Asimismo señalaron que antes de se procedió al apeo de la bóveda mediante un sistema tubular de andamios que, a su vez, permitiese la circulación de los usuarios del edificio por los distintos niveles de la escalera, puesto que no podía clausurarse el edificio durante la obra.

La parte más complicada de la intervención dijeron que había sido superponer la estructura metálica a la de madera, garantizando la estabilidad del conjunto, mientras que en las pasadas semanas se ha procedido a la cubrición exterior mediante el denominado 'panel sandwich' y a la impermeabilización.

Por último, dado que la teja original no se ha podido reintegrar al ser enormemente frágil, se ha recurrido a teja recuperada de un formato muy parecido a la preexistente. En estos días se está terminando de dar un consolidante especial a la superficie interior de la bóveda y se está aplicando revestimiento al exterior de los paramentos.

Por su parte, el vicario general, José Luis Caburrasi, resaltó el interés de la Iglesia por mantener y promocionar el patrimonio y que para ello necesita de instituciones privadas como BBVA para llevarlas a cabo.

Al respeto agradeció a los representantes de la entidad su aportación de 50.000 euros y dijo que esperaba que la relación de colaboración continuara en próximos proyectos y recordó su patrocinio para la restauración integral de la capilla del propio Hospital de Mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios