Hostelería

Una joven promesa de Cádiz en el principio del camino

  • Julia García, de la Escuela Fernando Quiñones, es seleccionada para el premio de alta cocina de Le Cordon Bleu

Julia García Iglesias en los fogones de la Escuela Fernando Quiñones.

Julia García Iglesias en los fogones de la Escuela Fernando Quiñones.

Julia García Iglesias es una promesa que ya está en camino. Estudiante de segundo curso de Cocina y Gastronomía en la Escuela de Hostelería Fernando Quiñones de Cádiz, esta joven de 19 años natural de San Fernando ha sido seleccionada para participar en el premio promesas de alta cocina de la prestigiosa escuela culinaria Le Cordon Bleu en Madrid. Pasada la primera criba, Julia García forma parte de los 50 elegidos que tendrán que elaborar una receta común para todos y que le puede permitir entrar en la gran final del concurso.

Esta joven estudiante se decantó por cursar hostelería después de un largo proceso en el que sus orientadores tuvieron mucho que ver. Con la vocación culinaria siempre presente, Julia García no tenía sin embargo muy claro decantarse por una opción profesional de la que conocía su dureza por el negocio familiar de su padre, la pizzería Nene en La Isla. En el fondo, reconoce, quería evitar escoger esta opción profesional, pero se dio cuenta de que ganaba claramente a las otras opciones que barajaba como alternativas.

Finalmente, optó por estos estudios y en su segundo año ha logrado entrar en el grupo del medio centenar de elegidos para participar en un concurso tremendamente prestigioso y también exigente: “Antes que nada es un honor porque ha sido mi profesora de cocina, Mercedes López, la que contó conmigo. Participar en este concurso es una cosa que veía muy lejos y ella fue quien confió en mí”, explica Julia García.

La receta elegida por Le Cordon Bleu para llegar a la final de esta edición, la décima, del certamen es una ‘Paupiette de salmón rellena con langostinos, pasta fresca estampada y beurre blanc’. Detrás del pomposo y afrancesado nombre se esconde un filete de salmón enrollado y relleno que tendrá que acompañar con pasta elaborada por ella misma y por una salsa de marcada procedencia gala.

A Julia no le asusta la receta, pero con ella tendrá una dificultad añadida ya que es alérgica al marisco y los principales ingredientes de la receta no suelen formar parte de su cocina: “Me está costando mucho diseñar un plato que yo no puedo comer y que no puedo probar. En ello estoy trabajando con Mercedes”. En este mismo mes de enero tendrá que enviar a Le Cordon Bleu el vídeo con su receta para que comience el proceso de votaciones populares, no del todo vinculantes, que precede a la elección de los diez finalistas.

La estudiante de la Escuela Fernando Quiñones, dependiente de la Diputación Provincial y que logra tener representación en este concurso por segundo año consecutivo, explica que su vocación culinaria en un futuro se encaminará al mundo de la repostería y la pastelería, que le fascina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios