Acto de investidura de nuevos doctores de la UCA Imposición de birretes en el Teatro Falla

  • El principal coliseo gaditano acoge el acto de investidura de nuevos doctores de la Universidad de Cádiz y la entrega de los Premios Extraordinarios de Doctorado del curso académico 2017/2018

Patio de butacas del Gran Teatro Falla durante el acto de investidura de los nuevos doctores de la UCA. Patio de butacas del Gran Teatro Falla durante el acto de investidura de los nuevos doctores de la UCA.

Patio de butacas del Gran Teatro Falla durante el acto de investidura de los nuevos doctores de la UCA. / Joaquín Hernández 'Kiki'

Comentarios 1

El Gran Teatro Falla hizo este lunes un paréntesis en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas para acoger el acto de investidura de los nuevos doctores de la Universidad de Cádiz y la entrega de los Premios Extraordinarios de Doctorado del curso académico 2017/2018.

Antes de comenzar el acto, el claustro de la Universidad de Cádiz en comitiva se trasladó desde el edificio Hospital Real hasta el Gran Teatro Falla junto con los 70 nuevos doctores y los 30 premiados. En su recorrido, atravesaron la plaza Fragela, donde se había instalado una muestra fotográfica con 32 expositores con la imagen de los nuevos doctores y el título de sus tesis.

El claustro fue el primero en entrar en el teatro, mientras la Coral Universitaria interpretaba Canticorum Jubilo. Posteriormente, el rector de la UCA, Eduardo González Mazo, –que presidió el acto– envió al claustral más antiguo y al más moderno, precedidos de la secretaria general, a buscar a los nuevos doctores, que se encontraban en el pasillo del coliseo, para conducirlos a sus asientos. La Coral Universitaria volvió a interpretar Canticorum Jubilo mientras entraban.

Tras la entrega de los premios extraordinarios, se tomó juramento o promesa a los nuevos doctores y luego se procedió a la investidura con la entrega del birrete laureado, el Libro de la Ciencia, la medalla y los guantes por parte del rector a cada uno de los doctores.

El acto se alargó más de lo previsto porque con motivo de la celebración estos días del Concurso de Agrupaciones de Carnaval, se habían retirado las escaleras de acceso al escenario y los premiados y doctores tuvieron que salir del patio de butacas y dar una vuelta por el interior del coliseo para poder acceder al escenario.

La imagen del claustro de la UCA desplegado por el patio de butacas del Falla ofrecía, como dijo el rector, "una imagen singular que tiene una significación icónica y que nos revela el sentido social y pegado a la epidermis de las ciudades donde se asientan cada uno de los campus que tiene la Universidad de Cádiz". En este sentido, afirmó que "más allá de la excepción del acto y del sitio, queremos manifestar la estrecha conexión de nuestra Universidad con la ciudadanía, sus instituciones y el tejido social, cultural y económico del entorno".

En la plaza Fragela se instaló una muestra fotográfica con los nuevos doctores y el título de sus tesis

González Mazo expresó que con el acto de investidura de los doctores se está "rindiendo cuentas de nuestra investigación e innovación a la sociedad". Y reconoció el trabajo de todos ellos: "Cada una de sus tesis esconde un relato de renuncias y elecciones, y son, en sí mismas, un alegato en favor de la perseverancia, el sacrificio y la reivindicación del talento bien encauzado". El rector invitó a los presentes a que se fijaran en las fotos de los nuevos doctores que se exhibían en la plaza Fragela: "Reparen en sus nombres y apellidos porque cada uno de ellos es un ejemplo individual de dedicación, esfuerzo y años de servidumbre para obtener la recompensa final del mayor grado académico que concede la institución universitaria".

En su intervención, Eduardo González Mazo señaló que Cádiz fue una ciudad universitaria "mucho antes de tener universidad", refiriéndose así a "las paradojas y singularidades de una ciudad única con más de tres mil años de historia y con más de 400 años de presencia de estudios universitarios". E hizo un recorrido por "hitos relevantes" que marcaron el preámbulo histórico, científico y académico de la UCA antes de la fecha formal de alumbramiento. Así, recordó que en el siglo XV se creó el Colegio de Pilotos de los Mares de Levante y Poniente, en 1748 se creó el Real Colegio de Cirugía de la Armada y, unos años más tarde, en 1791, tenía ya la potestad pionera en toda Europa de conceder títulos de médicos–cirujanos, o el inicio en 1857 en Cádiz de los estudios de Magisterio con la creación de las Escuelas Normales de la Provincia, entre otros acontecimientos.

El rector manifestó que este año 2019 se celebra el 40 aniversario de la UCA como institución jurídica independiente y quiso felicitar "a todas las personas que han formado parte y conforman en la actualidad nuestra reconocida comunidad universitaria. Hombres y mujeres que con rigor, decencia, esfuerzo y compromiso construyen día a día el edificio de una universidad de personas y para las personas". También mostró su agradecimiento "a todas las personas que han forjado con su trabajo estos primeros 40 años", destacando a los rectores "que asumieron la responsabilidad de tomar, con sus respectivos equipos de gobierno, el puente de mando de nuestra Universidad durante estas prolíficas y enriquecedoras cuatro décadas".

González Mazo invitó a la ciudadanía a que "conozca más su Universidad, se integre en sus actividades y viva como propio este particular ritual universitario del que nos hemos provisto para investir a quienes, con todo el sacrificio y méritos académicos, se hicieron acreedores de portar sobre sus cabezas el birrete doctoral", dijo en referencia al acto en el que se encontraban.

La doctora en Ciencias de la Salud Sonia Torres Sánchez se dirigió a los presentes en nombre de los premiados para agradecer a la Universidad que haya premiado la calidad científica y "por valorar las incansables horas de trabajo, el esfuerzo y la lucha constante por la divulgación de nuestros resultados". Además, quiso dar las gracias "por apostar y fomentar la investigación de excelencia, porque eso permitirá una trayectoria científica exitosa y, con suerte, contribuirá a que la Universidad de Cádiz sea un referente en investigación nacional e internacional". También tuvo palabras de agradecimiento para los grupos de investigación que los acogieron y para sus compañeros, amigos y familiares "porque sin su apoyo, nada de esto hubiera sido posible".

Por su parte, el doctor en Ciencias Juan José Pantoja González habló en representación de los nuevos doctores. Destacó palabras como esfuerzo, dedicación, paciencia o sacrificio, que resultaban familiares para todos los que se investían como doctores. Recordó los años de preparación de la tesis como "una etapa llena de incertidumbre pero a la vez de enriquecimiento personal". Y quiso agradecer también "el apoyo incondicional" de sus familiares y amigos, al director de su tesis, a todas las personas que le habían ayudado y a la propia Universidad de Cádiz, con la que aseguró haber "crecido y madurado personal y profesionalmente". "Espero que esto sea un punto y seguido en nuestra tarea investigadora", concluyó.

Felipe Garrido pronunció la conferencia magistral 'Recuerdos de la Universidad'

El catedrático de Cirugía y presidente de la Comisión Gestora de la Universidad de Cádiz –o rector de la UCA, como él prefirió llamarse–, desde octubre de 1979 hasta febrero de 1984, Felipe Garrido, pronunció durante la ceremonia una conferencia magistral, titulada Recuerdos de la Universidad.

Y eso fue lo que hizo Felipe Garrido durante su intervención: extraer de su memoria los primeros años de andadura de la UCA como tal, precisamente en el mismo día en el que 42 años antes se había firmado el documento de solicitud de creación de la Universidad de Cádiz.

Contó que en la época que los centros universitarios de Cádiz dependían de la Universidad de Sevilla, se decidió crear un vicerrector para nuestra provincia, de tal manera que existiese una comunicación más fluida entre Cádiz y Sevilla. Y fue nombrado el propio Felipe Garrido, quien elaboró un documento de petición para crear la Universidad de Cádiz que se mandó a todos los centros de la provincia que pertenecían a la Universidad de Sevilla y a las instituciones, con una respuesta "unánime", según Garrido. El documento se firmó el 28 de enero de 1977 y se llevó al rector para que lo presentara en el Ministerio. En octubre de 1979 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la creación de la Universidad de Cádiz.

Felipe Garrido hizo un recorrido por los primeros años de la Universidad de Cádiz, relatando cómo nombraron a los primeros vicerrectores, cómo se eligió al primer gerente o cómo se consiguieron los primeros fondos, entre otras cosas. También habló de los primeros nombramientos de doctores Honoris Causa y se mostró satisfecho porque en los años que él fue rector de la UCA se instituyó el acto de investidura de los nuevos doctores que ha continuado hasta la actualidad. En sus años de mandato también se creó la Coral Universitaria, por lo que dijo que le producía una gran "satisfacción y alegría" cuando la escuchaba.

El acto se cerró con el canto del Gaudeamus Igitur y el Himno de Andalucía, y en unas horas, volvieron a escucharse tangos, pasodobles y cuplés en el Falla , retomando así el teatro su actividad carnavalesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios