Empleo

"Han interpretado la ley de Bruselas como les ha dado la gana"

  • Enfermeras gaditanas que se fueron a Sevilla para ganar puntos en la Bolsa de Empleo denuncian la injusticia del sistema de interinización del SAS

De izquierda a derecha, Mª Paz Abad, Arancha García, Mercedes Almagro y Olga Pérez. De izquierda a derecha, Mª Paz Abad, Arancha García, Mercedes Almagro y Olga Pérez.

De izquierda a derecha, Mª Paz Abad, Arancha García, Mercedes Almagro y Olga Pérez. / Jesús Marín

Llevan años trasladándose diariamente a Sevilla para trabajar. Aceptaron contratos en hospitales de la capital andaluza, donde las condiciones laborales son mejores que en la provincia de Cádiz, con el fin de conseguir más puntos en la Bolsa de Empleo y poder volver algún día a su tierra y optar a un contrato estable cerca de sus casas.

Arancha García, Mª Paz Abad, Mercedes Almagro y Olga Pérez son cuatro enfermeras gaditanas que pensaban que la sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictada el pasado 14 de septiembre iba a garantizarles una estabilidad laboral y, por el número de puntos que tienen en la Bolsa, confiaban en que por fin sería cerca de casa.

Pero no. El sistema que está llevando a cabo el SAS para la interinización de 15.000 profesionales sanitarios eventuales estructurales, tras la firma de un acuerdo el pasado 28 de diciembre con CCOO, UGT y el Sindicato Médico, ha roto los esquemas de estas enfermeras y sus esperanzas de conseguir un contrato de larga duración en Cádiz. Aseguran que como ellas, hay muchísimos profesionales en toda Andalucía.

"Inicialmente, la intención no era mala. Han querido estabilizar al personal, pero han interpretado la ley de Bruselas como les ha dado la gana", afirma Mercedes, quien explica que para 10.000 de los 15.000 interinos que se van a nombrar, no se tiene en cuenta la Bolsa de Empleo -que es la norma por la que se contrata al personal que trabaja en el SAS-, ya que, según el acuerdo, "los profesionales que a fecha de 31 de enero de 2017 ostenten nombramientos eventuales para la prestación de servicios de atención de necesidades estructurales y cuando presten los mismos durante 12 o más meses en un periodo acumulado de dos años en un mismo centro de gasto, permanecerán en el mismo hasta en tanto no se proveyere de manera legal y reglamentaria mediante la incorporación de personal fijo o se amortice".

Es decir, estas cuatro enfermeras que estaban trabajando en Sevilla tendrían que quedarse en el puesto de trabajo que ocupaban allí, sin opción de volver a Cádiz a corto plazo. Y "gente con menos experiencia y menos puntos que nosotras, está cogiendo interinidades en Cádiz", comentan indignadas.

Las cuatro han impugnado este acuerdo, porque consideran que incumple los preceptos que marca el Pacto de Mesa Sectorial de Sanidad, que recoge que el sistema de selección de personal estatutario para puestos básicos del SAS debe hacerse por Bolsa, que garantiza los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. E igual que ellas, lo han hecho muchos otros profesionales.

Tres de estas cuatro enfermeras no han aceptado la novación del contrato en el hospital de Sevilla en el que trabajaban, que incluía la interinidad, "porque supone quedarme en Sevilla un tiempo indefinido sin tener posibilidad de volver a Cádiz en mucho tiempo, y así no puedo conciliar mi vida familiar. Si lo hubieran hecho de forma legal, por Bolsa, podría haber cogido una interinidad cerca de mi casa", afirma Mª Paz, a quien le indigna que "ahora mismo, hay 25 personas en el Puerta del Mar con menos puntos que yo que van a optar a ser interinos aquí. Y yo, al no aceptar la novación, estoy con una mano delante y otra detrás, y vuelvo a exponerme a la situación de aceptar contratos precarios, como en 2006". Su caso es el mismo de Olga y Arancha. Ésta insiste: "Ahora nos arriesgamos a que nos ofrezcan contratos de días sueltos, contratos muy inestables. Cuando hay gente con menos puntos que van a conseguir una interinización en puestos más cercanos y teóricamente no les corresponderían por Bolsa".

"No es entendible que 10.000 interinidades no se oferten por bolsa y el resto sí. ¿Cuál es el criterio? Me parece muy injusto. Evidentemente, aquí hay algo oculto. No existe ninguna transparencia", afirma Olga, que pregunta: "¿Quién me devuelve a mí el dinero de los cursos, master y expertos que he hecho? ¿Y el dinero del traslado a Sevilla durante tanto tiempo? Es indignante. Se han pasado por el forro la Bolsa de Empleo y nosotros hemos estado engordando los puntos de una Bolsa, sacrificando nuestra vida personal, y no ha servido para nada porque ahora estamos en el paro. ¡Es muy fuerte!". Todas llaman la atención sobre el hecho de que a sus jornadas de 12 horas de trabajo de estos últimos años, había que añadirles "dos horas por delante y otras dos por detrás para trasladarnos a Sevilla, con el riesgo de la carretera. Si llegamos a saber lo que iba a pasar, no hacemos tantos sacrificios".

Mercedes es la única que ha aceptado la novación del contrato en Sevilla porque sus circunstancias familiares no le permiten rechazarlo. Pero su indignación es la misma. "Si no nos dan respuesta a esta situación, porque hay muchísima gente que ha reclamado, me pongo en huelga de hambre porque tengo 42 años y ya estoy cansada. Nos han tomado el pelo", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios