Incendio en el Puerta del Mar "Desde hace semanas, el hospital se ha preparado para muchos escenarios posibles y esa previsión ha salvado vidas"

  • Dos profesionales del Hospital Puerta del Mar cuentan cómo se vivió dentro del centro el incendio

Profesionales del Puerta del Mar en el exterior del hospital durante el incendio. Profesionales del Puerta del Mar en el exterior del hospital durante el incendio.

Profesionales del Puerta del Mar en el exterior del hospital durante el incendio. / Jesús Marín

Los profesionales del Hospital Puerta del Mar vivieron de manera muy intensa el incendio ocurrido este miércoles en el centro. Uno de los sanitarios cuenta que la aglomeración de personas que había en la calle, los coches de bomberos "y las imágenes que bombardeaban el teléfono móvil avisaban de un gran peligro", y asegura que el humo se percibía desde la planta baja e incluso desde Urgencias.

"El fuego estaba en el ala y planta de pacientes covid que están especialmente mal de sus pulmones, un piso por debajo de la planta de la Unidad de Cuidados Intermedios Respiratorios con pacientes que pueden necesitar una UCI en cualquier momento. Era evidente que iban a trasladar a esos pacientes a zonas adecuadas del hospital donde pudieran atenderlos", explica, y reconoce que el recuerdo de lo ocurrido en los 90 pronto estuvo en boca de varios: "De inmediato podía darse la orden de evacuación y, la verdad, sólo teníamos en mente la atención inmediata de los pacientes más frágiles y esa posibilidad con lo que conllevaba".

Este profesional relata que en pocos minutos, llegaron a la segunda planta los pacientes evacuados de la séptima, y fueron atendidos en una sala que ya estaba prevista y acondicionada para pacientes covid graves en caso de ser necesaria en esta tercera ola. "Desde hace semanas, el hospital se ha preparado para muchos escenarios posibles y esa previsión ha salvado vidas, ya que la UCI estaba llena ayer", manifiesta este sanitario.

Asegura que, en poco tiempo, miembros de la dirección del hospital comunicaban a los profesionales que el fuego estaba controlado y no haría falta evacuar el centro. "Seguidamente nos enteramos que había sido provocado pero el presunto autor estaba retenido".

Este sanitario destaca la profesionalidad de todos los trabajadores que estaban en el centro: "Sabían lo que tenían que hacer y las instrucciones eran rápidas, concretas y los problemas se resolvían en el momento con la máxima voluntad. En esos minutos críticos, toda acción es necesaria y todos pusieron lo mejor de sí mismos incluso sin saber si el fuego se extendería o no. Tenemos en mente el típico grito -¡fuego!- y gente que sale huyendo. Ayer había fuego en el hospital pero también profesionales sanitarios entrando a ayudar, no solo bomberos. Los gaditanos somos afortunados en tenerlos ahí".

Otro profesional sanitario, que además se encuentra ingresado en el Puerta del Mar por covid, resalta también la rápida actuación de sus compañeros. Él está hospitalizado en el ala opuesta a la que se produjo el incendio y cuenta que empezó a oír sirenas, pero al principio no le dio mucha importancia porque en el hospital suelen escuchar habitualmente sirenas de ambulancias. Luego se asomó a la ventana de su habitación y vio a mucha gente en la avenida mirando hacia el hospital, y se dio cuenta de que salía humo de la sexta planta. Dice que en seguida, empezaron a llegarle mensajes de whatsapp que le confirmaron lo que estaba ocurriendo.

Comenta que a los pacientes que se encontraban en el ala en la que se produjo el fuego los trasladaron a otra zona y "aunque al principio había cierto caos, se hizo muy bien, algunos fueron andando y a otros los llevaron en la cama; fue todo muy rápido". Indica que casi todos eran pacientes covid y el personal hizo el traslado "con los EPI puestos, sudando y corriendo".

Asegura que no sintió miedo en ningún momento, sólo temió unos instantes en los que hubo cortes intermitentes de luz, porque si se iba el suministro eléctrico, podría haber un grave problema, pero fue algo momentáneo.

Afirma que cuando se enteró de lo que pasaba, "como me encuentro bien y estoy pendiente de que me den pronto el alta, pensé ponerme el EPI y echar una mano, pero vi que no era necesario". Como anécdota sobre la rápida reacción de los profesionales y la organización que había, comenta que "los pacientes estaban todos controlados y la cena apenas se retrasó". Y ya en la jornada de este jueves, los pacientes trasladados han tenido su seguimiento normal con el profesional que los estaba tratando.

"Para lo que podía haber pasado, no ha ocurrido nada", reflexiona este sanitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios