Cádiz

Los hosteleros de la ciudad hacen un balance positivo del Carnaval

  • Antonio de María Ceballos afirma que "el nivel de ocupación en hoteles y de gasto en bares y restaurantes ha sido mejor que en 2013" En La Viña señalan que "las ventas han ido mal"

Una vez concluido el Carnaval (con permiso del ahora oficial Carnaval Chiquito) toca hacer balance. Es la hora de saber si este año la fiesta ha servido para reanimar a la hostelería local y ha dado una alegría a esos empresarios que tan mal lo pasan el resto del año. Y parece que este 2014, por fin, ha contentando a la mayoría de ellos.

Antonio de María Ceballos, su portavoz y presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Cádiz, cree que "estamos de enhorabuena porque el nivel de ocupación en hoteles y de gasto en bares y restaurantes ha sido mejor que el año pasado". Según el presidente de Horeca ha influido "el que la programación del Carnaval ha estado muy cuidada, lo que ha atraído a un tipo de visitante más conservador, con un poder adquisitivo mayor y que viene a ver y escuchar. Además, se ha notado una menor afluencia de jóvenes y la gente ha tenido la posibilidad de disfrutar más de la fiesta, por ejemplo de los coros en la plaza". Dice Antonio de María que "las sensaciones de la gente que ha venido de fuera han sido muy buenas".

Otra de las noticias positivas este año ha sido "la ausencia de sucesos graves y de alteraciones, así como la lucha cada vez más eficaz de la Policía Local por erradicar la venta ambulante de comida y bebida, algo que creo que conseguiremos si se sigue por este camino".

En cuanto a las cifras, los hoteles rozaron el lleno el primer fin de semana de la fiesta y el segundo se han quedado en torno al 80%-85% de ocupación. En cuanto a la hostelería, el presidente de Horeca mantiene que "el 50% de los restaurantes ha vendido lo mismo que el año pasado y el otro 50% ha vendido más, por lo que no podemos quejarnos".

Esta nueva senda, repleta de buenas noticias para el sector, hace que su presidente proponga una mesa de debate en la que "se siente todo aquel que tenga algo que decir" para que el Carnaval "siga dando su mejor cara, mantenga este nivel de calidad, que al fin y al cabo el visitante nota, y se convierta en una industria cultural de la que se pueda vivir todo el año".

Si hablamos de casos particulares, casi todos corroboran las afirmaciones de Antonio de María Ceballos. El hotel Barceló el primer fin de semana "estuvo completo. El segundo baja, como cada año, aunque hemos pasado del 70% de plazas ocupadas y la semana entera las cifras hablan de un 70% de ocupación total". Para ellos los datos son parecidos a los del año pasado, cuando se registró aproximadamente el mismo número de reservas.

Desde el hotel Senator Cádiz Spa las cifras son similares: del 28 de febrero al 2 de marzo el hotel estuvo al 100%, miércoles, jueves y viernes alcanzó el 80% de ocupación y este pasado fin de semana esperaban un 90%. "El primer fin de semana siempre es el más fuerte, la gente reserva las habitaciones desde Navidades y nosotros intentamos mantener los precios, porque no es barato dormir en estas fechas en el centro de Cádiz". También piensan que el nivel de ocupación en su hotel ha sido casi igual que en 2013.

El hotel Tryp Cádiz La Caleta registró el viernes 28 un 90% de ocupación, el sábado 1 de marzo un 98,5% y el domingo 2 un 90%. Este pasado fin de semana el porcentaje de ocupación ha sido similar, entre el 90% y el 95%. Es entre semana cuando los niveles descienden considerablemente, entre el 65% y el 70%, "semejante al año pasado, no ha cambiado demasiado".

En el hotel Spa Cádiz Plaza "hemos estado por encima de la media de 2013", aunque señalan que "este segundo fin de semana ha estado la cosa un poco más parada". El primero sin embargo se saldó con el 92% de ocupación el Día de Andalucía, el 100% el sábado 1, y el 75% el domingo día 2.

Esto en los hoteles. En bares y restaurantes la cosa va por barrios, y nunca mejor dicho. En la Viña, fatal; por el centro, mejor.

En el restaurante El Sardinero, Bar Sevilla y Bar Costa, situados en la plaza de San Juan de Dios, "todo ha ido de maravilla", confirma eufórico su propietario, Diego Letrán, quien apunta que "hemos notado que ha habido menos botellonas y que todo ha estado más tranquilo". Para este empresario, "el día 28 fue muy bien y el primer fin de semana, sobre todo, también. Hemos tenido que reforzar la plantilla en 10 personas para poder sacar el trabajo adelante".

En la Catedral, otro de los epicentros de la fiesta, la cafetería Ágora ocupa un lugar estratégico y esto se ha notado en las ventas. "No ha ido mal la cosa -sentencia un camarero- estamos muy contentos, sobre todo si tenemos en cuenta la que está cayendo". Diferencia entre el sábado, "cuando vino más gente joven" y a partir del domingo "cuando el cliente es más variado" y consume más.

Desde el Bar Merodio comentan que "se ha vendido más o menos como el año pasado, sobre todo los fines de semana, aunque el lunes de fiesta se notó poca clientela". Ellos hacen más negocio "por las mañanas, porque por la noche no había casi nadie".

Adentrándonos en La Viña, el barrio que más coplas recibe y donde el Carnaval siempre se ha hecho fuerte, parece haberse notado un descenso generalizado de visitantes y los hosteleros no entienden el por qué.

En el bar La Dorada hablan de que "hemos visto muchos botellones, aunque no ha ido mal la cosa porque este año tenemos el escenario cerca. Los compañeros que están desde la calle Lubet hacia La Caleta estaban cerrados temprano por la noche. Nosotros cuando más gente hemos recibido ha sido los fines de semana por la mañana, el resto ha estado bastante tranquilo".

La propietaria del bar El Escalón habla alto y claro. "Las ventas han ido mal, muy mal. La gente viene preparada con sus bocadillos y sus lotes y no compra nada. El primer sábado las calles estaban vacías, se podía andar perfectamente".

En El Balneario también se lamentan de que "las ventas han ido mal, tanto los fines de semana como entre semana. Ha estado todo muy flojo, esto no es normal. Hemos cerrado la mayoría de los días a la una de la mañana". Dicen que las causas pueden ser varias. "Entre la crisis, la expansión del Carnaval por toda la ciudad y que cualquiera en este barrio puede montar el chiringuito en un momento sin ningún problema, así va la cosa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios