Homenaje a Juan Carlos Aragón El Capitán Veneno revive en Málaga

  • Cientos de personas rinden homenaje en la Plaza de la Merced al artista gaditano, fallecido hace un par de semanas, cantando sus letras de Carnaval

Un momento del homenaje a Juan Carlos Aragón en la Plaza de la Merced. Un momento del homenaje a Juan Carlos Aragón en la Plaza de la Merced.

Un momento del homenaje a Juan Carlos Aragón en la Plaza de la Merced. / Marilú Báez

Comentarios 1

El mundo del Carnaval está aún conmocionado por la muerte de Juan Carlos Aragón Becerra (Cádiz, 1967). El Carnaval sin apellidos geográficos, porque el talento del artista gaditano rebasó ampliamente los límites de la fiesta de la libertad. Málaga, por supuesto, no fue ajena al influjo de Aragón. Y este sábado le dedicó un homenaje de vello de punta en la Plaza de La Merced. Allí donde se practicaba el botellón, que bien podían escenificar sus recordados Tintos de Verano, quizá su primer pelotazo.

Reducir a Juan Carlos Aragón a un autor del Carnaval de Cádiz, como se pudo leer en alguna necrológica, sería como definir a Messi como un futbolista del Fútbol Club Barcelona. Fue poeta, articulista, ensayista, músico y, a su manera, activista político dentro de un profesor de filosofía, un hombre renacentista de la palabra y el pensamiento. Un gigante del Carnaval también, por supuesto. Hincha del Cádiz, simpatizante del Atlético y devoto de Pepe Mejías, Mágico González y David Silva, el símil balompédico anterior puede usarse también para su versatilidad. Metía goles de falta con la derecha y con la izquierda, compuso chirigotas y comparsas de leyenda, que marcaron un antes y un después en la fiesta. Suele glosarse al muerto con indulgencia. Todo lo que se escriba sobre Aragón se quedaría corto.

La lucidez con la que Aragón retrató Cádiz y Andalucía, la humanidad en general, en el último cuarto de siglo tiene poco parangón. Sin quedarse en la complacencia, con sus momentos tiernos y con su punto canalla, rebelde, a veces irreverente, dejó su himno alternativo de Andalucía, el "Aunque diga Blas Infante..." que cantó una chirigota de leyenda, sus Yesterdays. En La Merced también atronó, como no podía ser de otra forma.

La presencia de los grupos de Aragón en la capital y la provincia fue constante. La Peña Er Dito, con la que el gaditano tuvo relación directa a través de David Santiago Velasco, su primo malagueño, impulsó este homenaje respaldado por la Fundación del Carnaval. Santiago zarandeó también en la última década la comparsa en el Carnaval malagueño y una de sus obras más redondas fue Los Reyes, vencedores en 2017 del concurso de Málaga. Tenía música de Aragón y en La Merced se estrenó una letra inédita que el homenajeado dedicó al grupo. "Hoy también...". Fue otro momento destacado. Testigo fue Ramoni, una de la voces más rotundas y redondas del Carnaval, que compuso la música de Los fabulosos, comparsa de Er Dito en el concurso de 2019, tuvo una intervención estelar.

"Creo en la comunión de la gente cantando", dejó escrito Aragón en ese arrebatador final del popurrí de Los Peregrinos, convertido en la icónica sinfonía de su adiós y que fue el colofón. Después de que se leyera un manifiesto, comenzaron las coplas, agrupaciones de Málaga que le reconocían, que no despedían porque los mitos son eternos, coreadas por centenares de personas. Recordados pasodobles de comparsas, de Los Condenaos, Los Mafiosos y Los Millonarios, también de chirigotas como Flamenkito Apaleao y Los Panteras, las presentaciones de Los Parias y Los Condenaos, el estribillo de Los Yesteday... 

La fiesta de la libertad también tiene su punto integrista o reaccionario, que Aragón padeció en sus carnes. Pero su figura superó ampliamente filias y fobias generando una unanimidad de autor legendario. Con sus agrupaciones se pudo realizar un viaje alucinante, temporal y móvil. Por los Carnavales de Montevideo y Venecia, por Cuba, por el Salvaje Oeste, como sheriff o como indio, por el Brooklyn de finales del XIX, por la Roma clásica, por la Edad Media y la guillotina. También por estratos sociales, desde paria a millonario pasando por pandillero. Incluso por estados supraterrenales, desde la inmortalidad hasta el purgatorio. A todo ello Málaga rindió pleitesía y cantó.

La muerte fue una temática recurrente en la obra de Aragón. Una reescucha de sus letras tras su muerte produce un escalofrío. Dejó escrito que "La muerte es la mejor despedida del hombre". ¿Y quién contradice al genio?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios