El cierre en la enseñanza

“¿Qué hacemos con los niños estas dos semanas?”

  • Madres y padres que trabajan, preocupados. Hay quienes no tendrán más remedio que dejar a los pequeños con los abuelos, a pesar de que son población de riesgo

El patio del CEIP Juan Carlos Aragón en la mañana de hoy.

El patio del CEIP Juan Carlos Aragón en la mañana de hoy. / Jesús Marín

Esta mañana madres y padres se preguntaban lo mismo a las puertas de los colegios. Desde el lunes, según decreto de la Junta de Andalucía por la propagación del coronavirus, no habrá clases presenciales. Al menos dos semanas estarán los niños en sus casas. Y ahí es cuando aparece el problema para muchos progenitores, especialmente los que tienen trabajo y no saben con quién dejar a los pequeños. ¿Con los abuelos? No es recomendable porque son población de riesgo. Aún así, muchos padres y madres no ven otra solución.

En la puerta del colegio Carola Ribed se producían corrillos de progenitores hablando de lo que estos días habla todo el mundo: la pandemia del coronavirus. Y en cómo les afectará la suspensión de las clases. “Trabajo por mi cuenta, y si no trabajo, no cobro. Lo dejaré con mi madre, no veo otra solución”, explicaba una mujer. A su lado, otra destacaba que “yo trabajo días sueltos. Los niños son mayorcitos y podrían quedarse solos, o con su hermana que tiene 15 años”. Difícil decisión. “Con la abuela, no hay otro remedio. A no ser que en mi trabajo me dejen irme, porque mi marido trabaja todo el día. Lo que tengo claro es que solo no voy a dejar a mi hijo”, afirmaba una madre.

“Trabajo por mi cuenta, y si no trabajo, no cobro. Lo dejaré con mi madre, no veo otra solución”

“Mi madre tiene una enfermedad crónica. Con los abuelos no se puede contar estos días, son población de riesgo”, comentaba la madre de una pequeña. Otra asentía y apuntaba: “Con los abuelos no se pueden quedar. Se tendrán que quedar en casa como podamos”. 

Una madre recordaba que “las empresas deben ayudar para que podamos quedarnos en casa a cuidar de nuestros hijos”. “Sí, sí, Pedro Sánchez dijo que se hiciera teletrabajo desde casa”, añadían. “Pero hay trabajos que no se pueden hacer desde casa”, decía una madre, empleada de una tienda.

Isidoro Sáenz tiene dos niñas, de 11 y 4 años. Decía estar “preocupado” ante las dos semanas que se avecinan. “A mi madre, con 90 años, no se las puedo dejar. Y mi suegra es de riesgo. Yo soy autónomo y no puedo faltar al trabajo. Mi mujer trabaja también. No sé cómo lo vamos a hacer”, admitía.

En Puerto Real: "Tenemos un fin de semana para intentar organizarnos"

"He traído a mis hijas para que recogiesen los libros, si los tuviesen en casa no habrían venido al colegio desde hoy". Ese comentario, de una de las madres de alumnos del colegio Bahía en Puerto Real, se compartía por muchos de quienes este viernes se encontraban a las puertas del centro educativo -informa Cristóbal Perdigones- . Pero el anuncio del cese de la actividad educativa, a partir de lunes, ha hecho que muchas familias optasen por adelantarlo a este viernes. "En Primaria no se ha notado demasiado pero en Educación Infantil han acudido hoy muy pocos niños a clase, principalmente aquellos que no tienen otra opción", dice la directora del colegio Juan XXIII, Victoria Pérez.

A primera hora de la mañana, el personal docente y las direcciones de los colegios de Puerto Real, como en el resto de la provincia, tenían mas preguntas que respuestas. "Los padres nos piden que les informemos de lo que va a ocurrir pero no hemos recibido ninguna información de la Delegación Territorial de Educación sobre el procedimiento a seguir. Tampoco sabemos si nosotros, los profesores, tenemos que venir a trabajar o no", explicó a este periódico una de las maestras del colegio Bahía.

El principal problema con el que se encuentran las familias es qué hacer con los niños y niñas a partir del lunes. "Tenemos un fin de semana por delante para dar vueltas e intentar organizarnos, aunque las alternativas son pocas", dice Cristina, trabajadora de una gran superficial comercial. "Mi marido también trabaja y ni tan siquiera tenemos aquí familia para que se puedan hacer cargo de ellos. La alternativa de los abuelos la tenemos descartada porque son personas de alto riesgo y no queremos implicarles. La verdad es que tenemos un problema que no sabemos como solucionar".

Sin embargo esa es la única vía posible para la familia de Pepi Espinosa. "De momentos trabajamos los dos sin posibilidad de teletrabajo. La opción que tenemos por el momento es la de los abuelos, que no nos gusta pero novemos otra salida", asegura. Si ha encontrado una alternativa Joaquín Tizón. Tanto él como su pareja son autónomos, trabajan en una empresa que ellos dirigen y han decidido que uno de los dos se quede en casa "pese a los perjuicios que eso nos acarrea, pero no hay otra alternativa", asegura. "También vamos a hablar con el resto de trabajadores para intentar modificar y flexibilizar horarios", apunta Tizón.

El caso de José Manual Pecci se va a poder solucionar porque el Ayuntamiento ha cerrado las instalaciones públicas. "Yo trabajo en una instalación deportiva y supongo que como no va a abrir sus puertas podré quedarme en casa con ellos, pero de momento no tenemos las cosas claras".

Sobre este asunto, la alcaldesa, Elena Amaya, ha recordado a los padres y madres que el cierre de los centros educativos "no son una vacaciones" y ha pedido a todos "máxima responsabilidad y evitar los contactos en la medida de lo posible.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios