Cádiz

Un grupo de indigentes ocupa desde hace meses el antiguo Garaje América

  • El Ayuntamiento, que los ha desalojado varias veces, ha elevado dos informes al juzgado para que se le permita intervenir en un local de Ciudad de Santander por donde acceden al no poder localizar al propietario

El Ayuntamiento de Cádiz ha elevado dos informes al juzgado, elaborados por las delegaciones de Medio Ambiente y Urbanismo, para que le permita intervenir en un local sin uso comercial aunque abierto en la calle Ciudad de Santander, por donde se cuelan indigentes que se han establecido en el interior, muy espacioso ya que se comunica con el antiguo Garaje América que da a la avenida principal. Las personas que viven en este sitio han sido desalojadas en varias ocasiones por agentes de la Policía Local e incluso se ha procedido a limpiar el local.

El Consistorio pretende limpiar la zona, donde se acumula una gran cantidad de suciedad, de ahí el informe de Medio Ambiente. Además, Urbanismo ha aconsejado tapiar el local de Ciudad de Santander para evitar que los indigentes accedan a las dependencias del antiguo garaje, donde puede verse a través de una ventana hasta tendederos donde estas personas cuelgan sus ropas.

Fuentes municipales aseguraban ayer que el Ayuntamiento no ha logrado ponerse en contacto con el propietario del local, a pesar de agotar todas las vías para ello. Las protestas de los vecinos de la zona se han sucedido, puesto que el espacio en cuestión es un foco de suciedad. Las dimensiones del antiguo garaje América propiciaron hace tres años un intento de Mercadona por montar allí un supermercado. La firma valenciana tenía entonces un acuerdo preferencial con el propietario del garaje para ubicarse allí cuando el nuevo PGOU autorizara a cambiar su uso de garaje a zona comercial.

Vecinos y comerciantes de la zona señalaron ayer a este periódico que desde hace meses viven cuatro personas de manera permanente en el interior de una tienda que anteriormente era de las llamadas de veinte duros. Sin embargo, a ellos se les unen de vez en cuando más personas que acceden tanto por el local de Ciudad de Santander como por una ventana rota que da a las oficinas en la rampa que daba a la fachada de los antiguos garajes América.

Estos mismos vecinos aseguran que se trata de personas indigentes que intentan pasar lo más desapercibidas posible porque en ningún momento se quedan en las puertas de entrada al garaje ni organizan jaleo, pero temen que la suciedad que se acumula pueda originar incendios.

Ayer, cuando un fotógrafo de este periódico se dispuso a sacar una imagen en el local de Ciudad de Santander, los moradores cerraron rápidamente la puerta para no ser descubiertos.

Este no es el único lugar de la ciudad en el que ocupas o indigentes entran en viviendas o naves. Por ejemplo, en el polígono exterior de la Zona Franca, en plena calle Algeciras, había una nave en la que bastantes personas dormían rodeadas de inmundicia. En Los Chinchorros, en las casas que están a medio construir, también ha entrado gente. Ahora se da el caso de Garajes América, que hasta ahora no se ha podido cortar ante la imposibilidad de cerrar los dos locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios