Google Jornadas Periodismo Local

Y al final Vox no ganó en las Tres Mil Viviendas

  • El nuevo periodismo de datos es la gran revolución del oficio y entrega al reporterismo una herramienta fundamental: certezas

Fue una de esas noticias a pie de página de la noche electoral andaluza: Vox proclamó que había ganado en las Tres Mil Viviendas. No era cierto. Pero Vox no estaba mintiendo. O creía que no mentía. Vox no ganó en lo que se puede considerar el mayor símbolo de marginación y exclusión de Andalucía. Ganó el PSOE, Vox quedó quinto. Esto se pudo saber a través de un programa geolocalizador creado por periodistas de datos que, a las pocas horas de las votaciones, dibujó para eldiario.es el mapa más detallado que nunca se había visto de cómo habían votado los andaluces. Vox ganó el distrito, no las Tres Mil Viviendas.

Nacho Calle forma parte dela selecta “secta” de los periodistas de datos en España y fundador de Maldita.es (periodismo para que no te la cuelen). Desde esta web es posible conocer cada trola que los políticos sueltan casi en tiempo real. Como en el caso de Vox, a veces mienten sin saberlo (otras veces, muchas, no). Nadie se preocupa de los datos, sólo de los mensajes.

Colaborador de La Sexta, Calle, como sus compañeros de otros medios, trabajan de una forma colaborativa tratando de conocer certezas. “Detrás de los datos hay historias. El periodismo de datos es es el mejor apoyo al reporterismo”, explicó Calle en el taller que ayer impartió dentro del congreso que se celebra en Cádiz.

La sofisticación de los métodos que utilizan estos rastreadores de excels y hojas de cálculo ofrecen una nueva dimensión al periodismo. Son los que desenmascaran a los bocazas. Calle, que elogió la apuesta de digitales como eldiario.es o El Confidencial por este periodismo, puso numerosos ejemplos y muy útiles que se basan en esta metodología, de carácter científico, y puso una máxima importante de subrayas: “Que un dato no te precipites en las conclusiones”.

Entre los ejemplos expuestos, algunas maravillosas piezas e periodismo. La tierra esclava es un trabajo de colaboración que nos va a llevar a exportaciones e importaciones mundiales de algunos alimentos: café, bananas... Sólo una visión analítica del gráfico nos acerca a una realidad mundial de perpetuación colonial. Es una sospecha. A continuación, viene el reporterismo. El trabajo nos va a llevar a los campos de café y bananas. Es una auténtica joya de este oficio. Incluso te apetece volver a creer en él.

El otro ejemplo que puso Calle es Medicamentalia, otro proyecto de colaboración en el cual a través del qué medicamentos usamos entendemos mejor cómo es el mundo. Periodismo de datos. El dato no es aburrido.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios