Cádiz

La falta de dinero, el principal problema para el nuevo equipo del 12

  • El objetivo inicial de conseguir 28 millones de euros no se logrará "ni de lejos" ante los recortes presupuestarios · Las obras del castillo necesitan agilizarse para estar a tiempo

El nuevo equipo directivo del Bicentenario de la Constitución de 1812 que sustituirá a Luis Pizarro como presidente del Consorcio, y a Gabriel Almagro, como gerente del mismo, se va a encontrar con tres importantes problemas para el normal desarrollo de su nueva misión.

Por lo pronto, ambos asumirán la gestión de un evento que no sólo va a dar comienzo en menos de un año sino que su programación se está cerrando ahora, día a día. No tendrán, por ello, capacidad para sentarse y reflexionar e incluso capacidad para introducir cambios en la organización de esta conmemoración sino se quieren ver abocados a un posible fracaso. El tiempo ya se les ha echado encima, por lo que su nombramiento tendrá que ir seguido de una actividad laboral frenética, sin capacidad para el descanso.

No obstante, este será sin duda el menor de los problemas que se le va a presentar al nuevo equipo directivo.

Presidente y director gerente van a heredar un Consorcio muy necesitado de dinero para poder sacar adelante una programación que sea más que digna.

En un principio, la intención era mover unos 28 millones de euros de presupuesto. Se consideraba que era la cantidad adecuada para ofrecer una programación que llenase la ciudad de Cádiz de actos a lo largo de todo el 2012. Sin embargo, la crisis económica tocó de lleno la capacidad inversora de las administraciones públicas y de las firmas privadas como posibles patrocinadoras hasta el punto que, según se reconoce, "a esta cantidad no se va a llegar ni de lejos".

Se pretendía obtener un buen pellizco de los patrocinadores, pero ahí también se ha producido un recorte radical: las grandes empresas habituales en este tipo de eventos no están dispuestas a poner grandes cantidades de dinero sobre la mesa. Ante esta situación se ha cambiado la estrategia y ahora se trabaja en obtener un patrocinio más selectivo y centrado en temas específicos: se plantea una exposición o un concierto y se busca dinero para ello. Un ejemplo son los conciertos de la MTV. Para este verano estaba previsto uno en Cádiz que, por ahora, está en el aire pendiente de lograr financiación.

En todo caso, aún se están negociando con algunas firmas más para lograr su implicación en este evento. Será un pequeño balón de oxígeno económico por cuanto se duda mucho en obtener más fondos desde la administración central pues Hacienda no admite incrementos ni de un euro en el gasto público.

Si se mantiene esta situación, y no hay perspectivas que hagan pensar en un cambio, quienes se pongan ahora al frente del Bicentenario van a tener que agudizar el ingenio para ir cerrando ya la programación del Doce.

De similar calado es el tercer gran problema: la culminación de las obras del castillo de San Sebastián.

Como ya se sabe la fortificación va a ser el equipamiento referente para los actos del Bicentenario, junto al Oratorio de San Felipe Neri, pero mientras que las obras en el templo van cumpliendo los plazos previstos, los trabajos en el castillo, aunque se mantienen a buen ritmo, necesitan de un impulso que garantice que todo lo previsto estará a tiempo.

La pretensión del anterior equipo directivo del Doce, como ya adelantó este diario, era implicar directamente al Bicentenario en las obras de una parte del castillo, hoy en manos del Ministerio de Medio Ambiente a través de la empresa pública Tragsa.

El objetivo era repartir el trabajo pendiente, asumiendo el Bicentenario los trabajos a realizar en el castillo y dejando a la Dirección General de Costas los terrenos de la Avanzada.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Cádiz ya realizó hace unos años, a través de dos escuelas taller, trabajos de consolidación y mantenimiento en los edificios que se levantan en el castillo.

Hoy, Costas centra de forma exclusiva su trabajo en el complicado arreglo de las casamatas, donde se celebrarán las exposiciones y reuniones. Se espera que estos trabajos concluyan a finales de abril o principios del mes de mayo. El resultado es espectacular y confirma el gran potencial cultural, turístico y de ocio que tendrá en el futuro este equipamiento. En todo caso, no será hasta el final de las obras en las casamatas cuando se afronten nuevas tareas en la fortificación por parte de Tragsa.

Esta forma de trabajar, paso a paso, es lo que no se ha entendido hasta ahora en otros organismos implicados en el Bicentenario, que consideran que, lógicamente, se adelantaría más si se ejecutasen obras en varios frentes a la vez. No hay que olvidar que hace apenas unos meses desde el propio Bicentenario se barajaba la posibilidad de celebrar este mismo año actividades culturales en el castillo, pues se confiaba en un mayor avance en las obras. Ahora, sin embargo, ya se habla de principios del 2012 como fecha de culminación de los trabajos, a pesar de que por el camino se han ido cayendo numerosas actuaciones inicialmente previstas.

El nuevo equipo deberá concretar también con Costas el diseño definitivo que tendrá la gran explanada que se va a crear una vez se derribe el polvorín y la torre de control y que se utilizará para la celebración de grandes espectáculos al aire libre. Aquí habrá que definir si la zona se cubre con granito, como se pretende desde Madrid, o por contra se utiliza adoquines y albero, como se propone desde el Consorcio, que considera que son materiales más adecuados a la zona y, sobre todo, al uso que también tendrá este terrenos pues en parte será cubierto con los pabellones con los que estarán presente las comunidades autónomas y diversos países iberoamericanos.

San Sebastián, y en especial el castillo y el acceso a la Avanzada, necesitan de una importante actuación en los lienzos exteriores de la muralla, operación que, incluso, podría quedar fuera de la actuación que ahora se desarrolla a fin de ejecutarla en una fase posterior, más allá del 2012.

Las obras del castillo y las del Oratorio son las que se han llevado la mayor parte de la inversión pública procedente del Estado y de la Junta de Andalucía, con un montante total que ronda los 40 millones de euros.

El Ayuntamiento de Cádiz ha asumido el coste, en algunos casos con la aportación de fondos estatales, de la recuperación de la histórica Cárcel Real convertida en la Casa de Iberoamérica y tiene pendiente completar actuaciones puntuales en las fortificaciones de la Puerta de Tierra y del Fuerte de la Cortadura, como elementos también de referencia para los actos del Bicentenario.

La oficina del Bicentenario está también trabajando en la realización de varias exposiciones. La más importante será la que se inaugure el 19 de marzo de 2012, que es la que hace un recorrido por toda la ciudad del asedio y que está siendo coordinada por Alberto Ramos Santana y Juan José Gelos. Este proyecto ocupará varios edificios. La intención de utilizar el Hospital de Mujeres ya se ha descartado pues, como pasa con otros equipamientos, su rehabilitación no estará lista para estas fechas.

Por si fuera poco, al frente de la Comisión Nacional del Bicentenario está el vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, que tras las elecciones del 22 de mayo se meterá de lleno, presumiblemente, en la carrera por la candidatura del PSOE a la presidencia del Gobierno, asunto que sin duda le restará tiempo en el tramo final de la carrera de Cádiz para celebrar el Doce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios