Cádiz

La eterna demora del nuevo contrato para la limpieza

  • Los trámites y plazos pendientes hacen inviable que el nuevo servicio vaya a estar en marcha este año e incluso puede ser que no se firme antes de las elecciones

Instalaciones de la actual concesionaria del servicio de limpieza de la ciudad en la Zona Franca. Instalaciones de la actual concesionaria del servicio de limpieza de la ciudad en la Zona Franca.

Instalaciones de la actual concesionaria del servicio de limpieza de la ciudad en la Zona Franca. / jesús marín

Comentarios 1

Con el nuevo contrato de limpieza viene ocurriendo como con los presupuestos municipales. Con el anterior contrato vencido desde el 31 de julio de 2016 y en situación de prórroga desde entonces, los concejales del equipo de gobierno vienen insistiendo desde hace meses en que el nuevo pliego está próximo a aprobarse, que está cercana la convocatoria del pleno para aprobar el documento e iniciar la tramitación pública... Pero lo cierto es que la maquinaria administrativa que conlleva poner en marcha un documento tan importante para la ciudad como el de la limpieza y recogida de residuos sólidos avanza con excesiva lentitud. Tanta, que ya no es posible que el nuevo contrato pueda firmarse en este año 2018 y que puede incluso que ni siquiera pueda formalizarse esa actualización del servicio antes de que se celebren las elecciones municipales en 2019.

Así lo aseveran fuentes consultadas por este medio tras la última comisión de presidencia celebrada el pasado jueves sobre este asunto. Ya ese día, al término de la comisión, desde la oposición se lamentaba las pocas novedades que se habían puesto sobre la mesa (teniendo en cuenta que la anterior convocatoria se remontaba al pasado julio); y el propio Ayuntamiento informaba de que se había presentado un borrador del pliego técnico que regirá ese nuevo contrato, al que hay que estudiar ahora una serie de propuestas recibidas en esa comisión del jueves o en sus días previos.

Es decir, que el primer paso que tiene por delante ahora el equipo de gobierno es finalizar el pliego técnico, que ciertamente no debe demorarse en exceso. Será entonces cuando los técnicos empiecen a trabajar en la redacción del pliego administrativo y del pliego económico, un proceso que el propio concejal Álvaro de la Fuente explicó que como mínimo se demorará un mes y medio o dos meses. Teniendo en cuenta la fecha actual, este trámite no estaría ya al menos hasta mediados o finales de marzo, en el mejor de los casos.

Será entonces el momento de llevar toda la documentación el pleno municipal, que debe aprobar el expediente para que se inicie la licitación pública del servicio. Y según han indicado a este medio las fuentes consultadas, este proceso de licitación se alargará al menos durante nueve meses, al responder a unas directrices distintas a las licitaciones habituales.

En concreto, esta extensión tan larga (nueve meses) se debe a que el contrato de limpieza de una ciudad está sujeto a la denominada Regulación Armonizada establecida por la Unión Europea, en su interés por conseguir una libertad de acceso a las licitaciones públicas y una competencia real de mercado en toda la comunidad. Este contrato de servicios se acoge a esa modalidad de Regulación Armonizada por tener un valor estimado igual o superior a 209.000 euros, como establece la ley. Y entre otros requisitos, obliga al Ayuntamiento a publicitar el concurso público en el Boletín Oficial de la Unión Europea, lo que ralentiza bastante este proceso.

Teniendo esto en cuenta, la fecha de adjudicación del contrato se dispararía hasta el mes de diciembre. Si a esto se le une la tramitación que sigue a cualquier adjudicación y el período que en este tipo de contratos de tanta envergadura como el de la limpieza requiere desde que una empresa es adjudicataria hasta que se firma el contrato y se pone en marcha, se da por hecho que el nuevo servicio no estará prestándose antes de que finalice 2018. Sin ir más lejos, el anterior concurso del servicio de limpieza se adjudicó en mayo, pero la empresa no firmó hasta el mes de julio y el servicio no comenzó hasta el 1 de agosto de 2006.

Y todo este calendario que aún resta por delante antes de que el Ayuntamiento firme el nuevo contrato está sujeto a que por el camino no se produzcan retrasos en la administración ni que se interponga ningún recurso, denuncia o similar contra alguna de las fases del proceso, lo que obligaría a seguir acumulando retrasos -en Jaén, por ejemplo, recientemente se ha retrasado un proceso similar unos 80 días por recursos presentados, trasladan las fuentes consultadas-, llegando al extremo de que pudiera finalizar el mandato de la actual Corporación con la convocatoria de elecciones municipales (en mayo de 2019) sin que se hubiera firmado el nuevo contrato de limpieza de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios