Estado de alarma Los quioscos de prensa de Cádiz piden su sitio en la crisis del coronavirus

  • El sector denuncia la caída de un 30% en las ventas y avisa del cierre de 70 negocios en la provincia por no poder afrontar los gastos

  • Papelería Cádiz, en Granja San Ildefonso, avisa que este lunes cierra: "no puedo mantener el local"

La venta de prensa tiembla también por los efectos del coronavirus La venta de prensa tiembla también por los efectos del coronavirus

La venta de prensa tiembla también por los efectos del coronavirus / C.P. (Cádiz)

Supermercados, farmacias, estancos y gasolineras, pero también quioscos. Los vendedores de prensa de Cádiz piden visibilidad en los "duros momentos" que atraviesa un país con sus vecinos confinados en casa y en el que la rutina de salir a comprar el periódico parece haber caído "en el olvido" de ciudadanos e instituciones.

El miedo al contagio o al incumplimiento de las medidas restrictivas dictadas por el Gobierno empieza a cundir entre los sevillanos y ante una situación inédita de calles vacías, los quioscos reivindican su papel como comercios de primera necesidad. Y más sin niños ni adolescentes en las calles, buena parte del público de las chucherías y los cromos.

Este periódico ha intentado contactar con la Asociación de Vendedores de Prensa de Jerez sin obtener respuesta alguna. Desde Sevilla, el presidente de la su asociación de vendedores de prensa, Francisco Jesús García Álvarez, asegura que el sector lo está pasando "muy mal" y avisa de una caída de las ventas de hasta un 30%. Para García, buena parte de responsabilidad de este descenso estaría en la "falta de apoyos" y "nula visibilidad" por parte del Gobierno y remarca que salir a comprar prensa y revistas está permitido, al igual que ir comprar el pan, alimentos o echar gasolina. "Nadie nos menciona y la gente no sabe ni si estamos abiertos. Veo constantemente mensajes que informan de que se puede salir a tiendas de alimentación, gasolineras o estancos, pero también podían decir que se puede ir a comprar prensa al igual que se sale a comprar el pan", reivindica.

Diario de Cádiz, junto con el resto de cabeceras de Grupo Joly, está realizando un importante esfuerzo desde los nueve periódicos que la compañía mantiene desplegados en toda Andalucía para ofrecer la información más completa y cercana posible, desmontando bulos y combatiendo las fake, y dando prioridad a todos contenidos que puedan ayudar a seguir con el máximo rigor la evolución de la pandemia a a nivel local y global. Y ello, garantizando su compromiso con los ciudadanos cada mañana en los quioscos pero también con información en tiempo real en la web y en las redes sociales.

El revés que está sufriendo el sector es de tal envergadura que a la caída de ventas hay que sumar los cierres por no poder afrontar económicamente los portes de la distribución diaria y la facturación de las revistas, que se hace de forma semanal. "Las distribuidoras nos cobran por traernos la prensa vendamos o no y esto ahora mismo no hay quién lo mantenga", lamenta García Álvarez que confirma que son ya 70 los quioscos que han decidido dejar de ejercer su actividad en la provincia hasta que pase la alerta sanitaria. 

Desde su negocio de la calle Acacias de Cádiz capital, Alberto Álvarez, propietario de la papelería Goofy, confiesa que él sí escuchó de boca del presidente del Gobierno que los quioscos de prensa podían permanecer abiertos al estar considerados negocios de primera necesidad. "Aún así se debería insistir un poco más y se nos considerara casi como a las farmacias o a las gasolineras. Hacemos una labor para que el público se puedan entretener en estos momentos de encierro".

Alberto afirma que allí no sólo vende prensa sino que el que le llega para hacer una fotocopia se la hace o si le vienen a comprar un libro, igualmente se lo vende. "Nadie me ha dicho lo contrario", afirma el propietario de Goofy. "Al tener prensa estoy autorizado".

Afirma que la venta de prensa ha disminuido pero Alberto hace gala de su vocación de servicio y así lo demuestra: "Tengó aquí ya una bolsa sólo con prensa y ahora en cuanto cierre a la una y media o a las dos lo llevo a aquellos clientes que por su edad o incluso nada más que por miedo a salir la calle se lo acerco a sus hogares. Para muchos de ellos, un periódico puede suponer unas cuantas horas de entretenimiento y se les pasa el tiempo más rápido". Es una "labor social" como él mismo califica que presta a sus clientes sólo del entorno de Bahía Blanca.

En comparación con antes de la crisis del coronavirus, Alberto Álvarez habla de unas perdidas de un 40% en general. En prensa ha bajado también bastante pero en casos como Diario de Cádiz se vende casi como siempre y "es raro el día que me sobra algún ejemplar. Hoy he tenido cerca de 50 y no sé si me sobrarán cuatro o cinco".

Al tocar el tema de ayudas, Alberto sí se altera algo más y comenta que ayer mismo habló con su asesor fiscal que le avisó que para casos de autónomos como él no hay nada pensado. Ahí lo tiene claro y advierte de que la cuota de autónomo de estos meses no las va a pagar. "No me da para pagar y cuando estos señores vengan a rendirme cuenta lo pagaré de la manera que vaya pudiendo". "El Gobierno pide ayuda y solidaridad y espero que nos paguen con la misma moneda", sentencia Alberto desde su papelería Goofy de la calla Acacias.

Otro gaditano que también lo tiene claro es José María Sillero, de la Papelería Cádiz, ubicada en el número 6 de la calle Granja San Ildefonso. "Me coges casi casi cerrado. El lunes pensamos cerrar, Sin ayudas del Gobierno para mantener abierto no se puede. Prácticamente sólo vendo periódicos y con eso no puedo mantener el local". Es una tienda multiproductos que vende tanto prensa como revistas, fotocopias, juguetes, etcétera. "Estoy perdiendo mucho dinero. La venta se mantiene pero se vende menos porque hay menos gente por medio. Hay miedo a salir a la calle".

Sillero dice que los clientes fijos sí vienen por la prensa y cree que "para mantener esto abierto necesito algún tipo de ayuda. Sin eso es absolutamente imposible tener esto abierto". El propietario de Papelería Cádiz cuantifica más o menos en un 50% o un 60% las pérdidas que le está ocasionando esta crisis, de la que se conoce el principio pero no el final.

Por último, el presidente de la Asociación de Vendedores de Prensa hace un llamamiento a aquellas personas que se ofrecen a hacer la compra u otro tipos de recados a personas mayores o sin posibilidad de salir a la calle a que "les recuerden que también les pueden comprar el periódico o la revista que antes leían". 

"¿Por qué esas personas que se ofrecen a ayudar a los que no pueden salir no promocionan que también que pueden comprarles prensa al igual que lo hacen con alimentación", se pregunta el presidente de la Asociación de Vendedores de Prensa de Sevilla

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios