Equipamientos

El estadio de los mil usos del Cádiz

Aspecto de la tribuna del estadio.

Aspecto de la tribuna del estadio. / DC

Desde que en el año 2003, con un Cádiz C.F. que acababa de ascender a Segunda División, se anunciara que la grada de Fondo Sur y Preferencia se iban a tirar y se iba a comenzar la construcción del un nuevo estadio en el mismo emplazamiento, el concepto que había desde los años 50 de un equipamiento solo para fútbol, cambiaba de manera radical.

Al igual que se empezaba a hacer en otros estadios, el graderío y el terreno de juego se convertían en un complemento de lo que realmente iba a ser el edificio, una zona de oficinas y espacios comerciales.

Esto no era sólo una filosofía sino que representaba también la solución para hacer viable económicamente el proyecto. En esas primeras gradas la Zona Franca se hacía con toda la superficie comercial y después era ella la que gestionaba los espacios para ponerlos en venta o alquilarlos. Así se hizo con los dos fondos y con la preferencia, pero cuando llegó a la tribuna, a la Zona Franca no le salían las cuentas y el Ayuntamiento se tuvo que quedar con los espacios, entre ellos el destinado para hotel y los 35 millones del crédito para las obras.

En toda la fachada exterior hay desde grandes zonas como el Supermercado El Jamón (anteriormente Supersol) en Preferencia y la clínica de López Cano y una de diálisis, Avericum, en las tribunas.

Asimismo, las administraciones han jugado un papel importante en la ocupación de oficinas ya que allí hay varios juzgados ubicados como el de Menores y el de la Mujer, algunos de los penales y laborales y el Registro Civil. También hay oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social y el ISE (Infraestructuras Educativas de la Junta de Andalucía), la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz y la dirección provincial del Servicio Estatal Público de Empleo. A lo largo de los distintos graderíos también hay una serie de oficinas de profesionales autónomos como abogados y odontólogos. 

Además, toda la parte subterránea está ocupada por dos aparcamientos. Uno es de rotación, con plazas también de alquiler y de propiedad en dos plantas que ocupan los dos fondos y la preferencia y que gestiona todavía la Zona Franca de Cádiz. El otro es de Emasa, la empresa municipal de aparcamientos, para plazas de alquiler pero sin rotación diaria.

Además, en la pasarela que une la avenida principal con la tribuna, en los bajos hay una serie de locales municipales, que entre otras cosas, iba a estar destinado para biblioteca o sala de estudios pero que nunca se ha llevado a cabo.

Sin embargo, la mayor superficie es la dedicada a hotel que va desde la tercera hasta la séptima planta de la tribuna, porque las primeras está ocupada por un gimnasio. Después de muchos años de intentos, finalmente se ha conseguido cerrar el círculo y venderlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios