social Día Mundial de la Lucha contra el Sida

La epidemia del Sida también se combate desde Cádiz

  • Manos Unidas diocesana colabora con un orfanato de hijos de enfermos de sida en La India · Lo último ha sido la construcción de un comedor y de una zona de juegos

Hace años centraba una de las principales preocupaciones a nivel mundial. Hoy en día, los avances en el terreno de la Medicina y las intensas campañas de información y prevención han provocado que los índices se rebajen notablemente; y, por tanto, la atención a esta enfermedad. Pero en el día de hoy, el virus VIH vuelve a ser protagonista. Hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Una epidemia que también se combate desde Cádiz.

Desde la diócesis, la ong Manos Unidas colabora desde hace años con un proyecto con pequeños afectados por la enfermedad en La India. Concretamente, se trata de un orfanato de hijos de enfermos de sida, algunos de ellos también infectados, ubicado en un pequeño pueblo de Andrah Pradesh, en La India. El delegado diocesano de Manos Unidas, Javier Fornell, explica que en esas zonas uno de los problemas más graves unidos al Sida es la marginación que sufren los pequeños infectados o hijos de infectados.

De hecho, el orfanato -que gestionan un sacerdote y una monja indios- se pone en marcha a raíz de unir a varios de estos pequeños, y actualmente superan los ochenta. Desde Manos Unidas en la diócesis de Cádiz y Ceuta, se colabora siempre mediante el envío de ayudas económicas y, principalmente, mediante la construcción de nuevos equipamientos o la dotación de medios que permitan una mejor atención a esos pequeños.

Concretamente, algunos de los proyectos desarrollados más recientemente han sido la construcción de unos comedores y de una zona de juegos para los niños -que ni siquiera pueden ir al colegio debido a esa marginación que sufren por su enfermedad o la de sus padres-. También han colaborado con ellos, por ejemplo, comprando una ambulancia que permite el traslado de los niños que están enfermos hasta el hospital más cercano, que se encuentra a una distancia considerable prácticamente imposible de recorrer a pie.

El delegado de Manos Unidas en la diócesis pudo contemplar en primera persona esta labor que se desarrolla en La India, pues viajó hace un tiempo hasta ese orfanato. "Hay historias muy duras de niños pequeñitos. Una de ellas, por ejemplo, había cuidado a su madre enferma del Sida hasta la muerte y contaba que su padre la echó de casa, después le dijo que lo llamara tito y al final ya había dejado incluso de ir a verla al orfanato", cuenta Javier Fornell.

Para este voluntario de Manos Unidas, al margen de colaborar con este orfanato, uno de los proyectos más necesarios en relación al VIH sería "una educación higiénica y sanitaria" para la población, que en muchos casos no es consciente de la enfermedad ni de su cuidado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios