Educación Un gaditano consigue la devolución del dinero de un máster contratado que no cumplía las expectativas

Cádiz

Los empresarios de playa critican lo dicho por Vila sobre los chiringuitos

  • Reiteran que la nueva normativa afecta a las nuevas instalaciones y no a las ya existentes

Un chiringuito  en la Playa de Santa María del Mar, en una imagen de hace unos días.

Un chiringuito en la Playa de Santa María del Mar, en una imagen de hace unos días. / Jesús Marín (Cádiz)

Desde la Federación Andaluza de Empresarios de Playas, asociación que representa al colectivo de empresarios del sector de sol y playa de Andalucía, su presidente, Manuel Villafaina, ha mostrado su “total y absoluta disconformidad y rechazo de las manifestaciones realizadas estos días pasados por el concejal de Urbanismo, Martín Vila, y el alcalde, José María González", (aunque el primer edil no ha hablado sobre este asunto) sobre las limitaciones y reformas introducidas por el Real Decreto 668/2022, por el que se modifica el Reglamento General de Costas, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, publicadas en el BOE el pasado 2 de agosto, en el que se introducen cambios normativos que afectan a la línea de costas y, concreta y directamente a los chiringuitos de playa.

Según Villafaina estas afirmaciones están provocando un “estado de alarma”, con “los daños y perjuicios que ello ocasiona”.

El Real Decreto no obliga ni a desmantelar ni a retirar las instalaciones al final del verano

Desde la Federación Andaluza de Empresarios de Playas inciden en que rechazan de manera contundente algunas de las reformas que introduce el citado Decreto, ya que consideran que “ocasionará un grave problema al turismo de sol y playa y graves prejuicios a este importante sector empresarial, elemento esencial en la economía de Andalucía, generador de más de 40.000 empleos”.

Manuel Villafaina insiste en negar que la reforma introducida limite la estacionalidad y permanencia de los chiringuitos en las playas urbanas al término de la temporada de verano, con la consiguiente obligación de desmantelar y retirar las instalaciones a su finalización.

Así este colectivo quiere dejar bien claro que los cambios normativos afectarán a las nuevas instalaciones y no a las ya existentes con título concesional en vigor.

A su vez recuerdan que la reforma aprobada sigue manteniendo las diferencias entre tramos urbanos y naturales de playa y es en los segundos donde se sigue manteniendo la obligación de que las instalaciones sean desmontables en todos sus elementos y de temporada.

Por el contrario, en la reforma aprobada ni se excluye ni prohíbe que las instalaciones sean constructivamente fijas en los tramos urbanos de playa, por lo que podrán ser o fijas o desmontables y, además, estar abiertas a lo largo de todo el año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios