Cádiz

El derribo del cementerio, pendiente de conseguir 141.000 euros para ejecutarlo

  • Desde hace más de un año hay proyecto y empresa para realizar los trabajos pero no consignación presupuestaria · De esta operación depende el traslado a Chiclana de los restos de la Memoria Histórica

Derribar las cuarteladas del cementerio que aún quedan en pie supone una inversión de 141.000 euros. Esta era al menos la cantidad que había fijado Cemabasa, la empresa pública que gestiona el camposanto gaditano hace más de un año, cuando asignó a Volatec este trabajo. Sin embargo, el Ayuntamiento aún no ha consignado este dinero. En mayo de 2009 se afirmó que los trabajos iban a iniciarse de forma "inmediata"; ahora, se afirma que la operación se hará "en próximas fechas".

El derribo de las cuarteladas, vacías y limpias desde que hace meses culminó el desalojó del cementerio, cerrado para enterramientos desde hace 18 años, es fundamental para que se pueda emprender una tarea extremadamente complicada y delicada: recuperar los miles de restos que descansan bajo el cemento desde hace décadas y entre los que se encuentran los tres centenares de cuerpos que, según los datos de Cemabasa, corresponden a personas asesinadas por el régimen de Franco tras el golpe militar de julio de 1936.

Una vez derribado lo que aún está en pie el pleno del Ayuntamiento tendrá que aprobar el acuerdo de clausura del camposanto. A partir de entonces hay tres meses de plazo para que los familiares de los enterrados bajo el suelo reclamen sus restos. El Ayuntamiento, en todo caso, piensa ser flexible con este límite que marca la ley en los casos relacionados con la Memoria Histórica, asumiendo la importancia que ello puede tener para las familias aunque lo cierto es que en estos años sólo se han pedido exhumar restos de seis personas relacionadas con la Guerra Civil. Una de ellas, según los archivos, descansa bajo una de las cuarteladas que están pendiente de derribo.

Una vez se cierre este periodo de tiempo, será el Ayuntamiento el que proceda, con sus medios, a realizar el traslado de todos estos miles de restos, que recibirán sepultura en el Cementerio Mancomunado. No se ha descartado construir en estas instalaciones una cripta para ubicar allí los féretros.

Junto a las cuarteladas que siguen en pie, en San José aún hay un elevado número de panteones cuyo futuro es incierto. El objetivo de Cemabasa es negociar con las familias propietarias para que los de mayor valor artístico e histórico les sean cedidos, de esta forma se trasladarían a Chiclana donde se reubicarían a modo de exposición de la historia funeraria de Cádiz. El problema es que en algunos casos resulta complicado buscar a estas familias y, en otros, son numerosos los herederos que o bien no se ponen de acuerdo respecto al futuro de su propiedad o bien no están dispuestos a asumir el coste de su traslado y no cierran acuerdo alguno con Cemabasa.

El cementerio de San José está cerrado totalmente a las visitas desde hace semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios