Confinamientos forzosos en altamar El coronavirus dejó también varios suicidios a bordo de cruceros

  • El Carnival Breeze, que llega este jueves a Cádiz, registró uno de estos casos

  • Especialistas afirman que "los períodos prolongados que tienen que permanecer a bordo pueden crear una situación de inquietud y angustia".

El Regal Princess sufrió un suicidio a bordo durante la crisis del coronavirus El Regal Princess sufrió un suicidio a bordo durante la crisis del coronavirus

El Regal Princess sufrió un suicidio a bordo durante la crisis del coronavirus / D.C.

En el momento en que el coronavirus congeló el mundo, más de 120 cruceros se quedaron se quedaron en altamar, con casi cien mil trabajadores a bordo, y muchos de ellos con miles de cruceristas que salieron un día de sus casas soñando con que esa iba a ser las vacaciones de sus vidas. 

Muchas de esas tripulaciones y cruceristas fueron desalojando los buques a medida que iba encontrando con algún puerto amigo y con la conformidad por parte de sus autoridades sanitarias pero otros muchos quedaron vagando por el mundo o anclados cerca de algún puerto, a la espera de que pudieran desalojar el buque y volver a sus casas con sus familiares.

Así, como ha sido el caso de la tripulación del Carnival Victory, cuya pesadilla acabará este jueves, o el caso de los seis tripulantes, la mayoría de ellos españoles que también aprovecharán esta operativa para desembarcar después de dos meses de confinamiento para volver a su hogares, han sido muchos los barcos que han ido vagando por los mares sometidos a enormes tensiones que han llevado incluso al suicidio a varios miembros de su tripulación.

"Es una situación muy estresante", dijo a Bloomberg, Fabrizio Barcellona, secretario asistente de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, que representa a los sindicatos estadounidenses. “Los períodos prolongados que tienen que permanecer a bordo pueden crear una situación de inquietud. Las personas pueden angustiarse".

El Carnival Breeze sufrió una de estas situaciones límites que acabó con la misteriosa muerte, al parecer por suicidio, de unos de sus tripulantes, pero no ha sido el único de los casos.

Princess Cruises de Carnival Corp. llegó a confesar también que un miembro de la tripulación, un ucraniano de 39 años, murió después de saltar de su barco, el Regal Princess, un buque que ha atracado en varias ocasiones en el puerto de cádiz, en Rotterdam. 

Y Royal Caribbean Cruises Ltd., dijo en las redes que un miembro de la tripulación saltó por la borda de su barco Jewel of the Seas durante uno de  estos prolongados confinamientos a bordo.

Krista Thomas, una ex gerente de cruceristas de Norwegian Cruise Line llegó a asegurar en su momento que muchos empleados estaban desesperados "y al borde del suicidio".

"Muchas de estas personas han estado aisladas en sus pequeñas cabinas durante 21 horas al día y se están desmoronando por la soledad y el estrés", comentó Thomas, quien opera las páginas desde Vancouver. “A muchos se les ha dicho que hagan las maletas rápidamente para irse, y luego se cancelan sus vuelos charter. Esos altibajos están pasando factura”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios