DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El confinamiento en los hogares

Coronavirus en Cádiz: "Echo de menos salir a la calle"

  • Ana, una usuaria de Cruz Roja, sigue recibiendo ayuda de esta organización a pesar del confinamiento para evitar la propagación del coronavirus

Una persona mayor se sujeta en su bastón. Una persona mayor se sujeta en su bastón.

Una persona mayor se sujeta en su bastón. / Julio González

Cada persona intenta sobrellevar el confinamiento en su hogar de la manera que puede. Cuando se necesita ayuda, a pesar de la restricción de la movilidad, es indispensable que las redes que mantienen en pie a muchas familias sigan en funcionamiento para intentar que no les falte de nada. Estas pueden funcionar con acciones como la entrega de alimentos y productos de primera necesidad o una simple llamada para dar un poco de conversación en estos días tan duros. 

Ana es una usuaria de Cruz Roja, entidad a la que acude, principalmente, para recibir alimentos por sus escasos recursos económicos. Con 74 años de edad y madre de nueve niños, vive con uno de sus hijos y una amiga "que es muy buena conmigo. Me hace los mandados. Ella está sola y duerme aquí". 

Un reciente percance de salud hace que no pueda moverse de su casa, por lo que esta limitación está haciendo que esté cumpliendo con la orden de no salir de casa. "El mes pasado me llevé cerca de un mes en el hospital. Me desmayé y me llevaron a la UCI. No contaban conmigo. Hace unos 20 días que salí del hospital. Desde que salí de allí, esto me ha cogido las piernas, por lo que me llevan en una silla de ruedas o cojo un tacataca. Ahora, he caído mala otra vez porque estoy con un catarro que me tiene cogidos los ojos, la nariz y la boca”, cuenta por teléfono desde su hogar. 

En este caso, la ayuda que ha recibido Ana durante la crisis del coronavirus ha sido un envío de alimentos que le ha entregado Cruz Roja en su casa el pasado lunes. "Cada vez que he pedido algo a Cruz Roja, me han ayudado. Me han traído unas pocas de cosas: aceite, panceta, leche, yogur… Hay mucha gente que necesita los alimentos, por lo que hay que repartirlos entre todos. Si yo les llamo porque estoy falta de alimentos, ellos me los mandan, aunque no me gusta ser abusona porque hay mucha gente que los necesita", afirma. 

La atención que le presta Cruz Roja, y que se mantiene en estos días, no es solo la entrega de productos de primera necesidad, ya que también recibe llamadas telefónicas para conocer cómo se encuentra y tener un poco de charla. "Tengo a mi amigo Antonio, que me llamaba todos los días, y a Julián, que también me llamaba muchas veces para ver cómo estoy. A mí, Antonio me daba mucha compañía hablando conmigo, porque el hombre me escuchaba, ya que yo he pasado mucho en la vida. En verano, también me dan consejos, me dicen que beba mucha agua… Se portan muy bien conmigo", comenta. 

Aunque reconoce que "no me apetece salir porque no me encuentro bien", Ana espera que pase esta crisis para recuperar sus rutinas. "Cuando llegue el verano, sí saldré. Me gusta ir al parque con mi amiga o a desayunar al bar de enfrente de mi casa, si el monedero me lo permite. Echo de menos salir a la calle porque yo me iba todos los días por la mañana y por la tarde. A ver si viene el tiempo bueno y puedo salir a la calle".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios