Cádiz

Los contadores comunitarios deben desaparecer en 2020

  • El 30% de los habitantes de la ciudad no lo tienen individualizados

  • La empresa municipal les va a dar una serie de ayudas para que puedan dar el paso

Contadores individuales en una finca del casco histórico de la ciudad. Contadores individuales en una finca del casco histórico de la ciudad.

Contadores individuales en una finca del casco histórico de la ciudad. / joaquín hernández 'kiki'

Comentarios 1

Los contadores comunitarios son el principal caballo de batalla de las reuniones que está manteniendo la empresa municipal Aguas de Cádiz con los vecinos para explicarles la nueva estructura tarifaria que se espera aplicar a partir del próximo año, una vez que se hayan podido realizar todas las tareas administrativas y sea aprobado por el Pleno.

Hasta ahora han mantenido dos reuniones, una en Tartessos y otra en la Fundación Municipal de la Mujer, y las principales dudas se plantean con el cambio tarifario para los contadores comunitarios, tal y como explica el gerente de la empresa, Jesús Oliden.

El punto central de esta nueva estructura tarifaria es que se va a facturar según el número de habitantes que hay en la vivienda, es decir, para un mismo consumo de agua, el importe de la factura disminuye en función de la gente que resida en esa casa.

Esta modificación es precisamente por un mandato de la corporación y también por las reuniones participativas que se han mantenido en las que se pedía que la facturación tuviera en cuenta el número de habitantes por domicilio.

Esto es algo completamente novedoso ya que en las capitales andaluzas sólo se da actualmente en lugares como Sevilla y Málaga. Entre los objetivos que se persigue también se encuentra la de corregir las incoherencias que había y adecuarse al entorno legislativo actual. Hay que tener en cuenta que la ordenanza no había sido revisada íntegramente desde la creación de Aguas de Cádiz en el año 1995. Hasta ahora lo único que se iba modificando era la subida del precio de los bloques de suministro atendiendo a las necesidades económicas de la empresa en cada momento.

Sin embargo, el cambio que ahora se realiza es estructural y, como asegura el propio gerente de Aguas de Cádiz, va suponer un descenso en el recibo para la gran mayoría de las familias gaditanas. Sin embargo, Aguas de Cádiz es una empresa municipal que no puede dar pérdidas y, por lo tanto, también ha realizado medidas correctoras para poder seguir siendo viable desde el punto de vista económico.

Esto va a afectar principalmente a los contadores comunitarios que con las tarifas vigentes pagan menos que los que tienen los individuales. En la actualidad hay 686 fincas con los contadores comunitarios. Eso significa 17.993 viviendas en la capital gaditana y el 30% de los ciudadanos. La ley dice que desde el año 1991 las comunidades deben tener contadores individuales, pero hasta ahora no se había llevado a la práctica.

¿Dónde se establece la principal modificación en estas comunidades? Que hasta ahora la finca pagaba en la cuota fija por un solo contador entre todos los vecinos y ahora se van a equiparar a los individuales. Así, se utilizará como parámetro el número de viviendas de la comunidad por la cuota mínima. Por su parte, para la cuota variable en los contadores generales se aplicará una media de 2,5 habitantes por vivienda. A pesar de ello, Oliden asegura que el recibo va a aumentarles en torno a los tres o cuatro euros.

El gerente de Aguas de Cádiz asegura que estas comunidades tienen hasta 2020 para cambiar los contadores a unos individuales. Para dar este paso Aguas de Cádiz va a acompañarlos con una serie de ayudas. Por ejemplo si hay que realizar obras para modificar o cambiar la acometida, trabajos que se realizan en la calle, los costes derivados de estos trabajos los asumirá Aguas de Cádiz. Según los datos de costes de estas obras desde 2014 para acá representan una media de 1.798 euros, a lo que habría que sumarle el IVA.

Por otra parte, el coste íntegro de las cuotas de contratación de cada uno de los nuevos suministros que se originen también será asumido por Aguas de Cádiz. Por ejemplo, para poner un contador medio de 15 milímetros el coste es de 48,97 euros.

La fianza que se da por nuevas altas, que es de unos 107 euros, se reducirá a 30 euros. De esta manera el coste medio que tiene ahora un nuevo alta es de unos 255 euros más las acometidas que hubiera que hacer se va a reducir a los 30 para estas comunidades.

A ello se le une también que Aguas de Cádiz va a dar a las comunidades de propietarios asesoramiento técnico y también facilitará a las comunidades de propietarios los materiales hidráulicos imprescindibles para el paso a contadores individuales.

Oliden reconoce que habrá algún caso en el que técnicamente sea imposible el cambio pero en el resto de los casos espera que se vayan individualizando. Si no lo hacen antes de 2020, desconoce que pasará con ellos "ya que eso le corresponderá al legislador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios