Cádiz

El conflicto del taxi se desatasca

Centenares de taxistas bloquean una de las vías céntricas de Barcelona, ayer por la tarde. Centenares de taxistas bloquean una de las vías céntricas de Barcelona, ayer por la tarde.

Centenares de taxistas bloquean una de las vías céntricas de Barcelona, ayer por la tarde. / Enric fontcuberta/efe

Los taxistas de Barcelona y Madrid anunciaron ayer que suspenden hasta septiembre el paro y levantaron la ocupación de la Gran Vía y del Paseo de la Castellana en lo que calificaron de "tregua" y que se hizo efectivo a partir de las tres de la madrugada de hoy, con lo que hoy habrá servicio de taxi en ambas ciudades, con un presumible efecto dominó en el resto de España. Anoche ya confirmaron la suspensión de la huelga los trabajadores de ciudades andaluzas como Sevilla, Málaga y Granada.

Esta decisión vino al hilo de la reunión entre el colectivo de taxistas y el Ministerio de Fomento celebrada en ayer Madrid y que no fue mal para los intereses de los taxistas, según afirmaron los propios portavoces del sector.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha desistido finalmente de su propuesta de transferir a las comunidades autónomas la competencia de otorgar licencias a los vehículos de alquiler con conductor (VTC), las empresas como Uber y Cabify, para que de esta forma frenaran su expansión frente a taxi, tal como este colectivo reclamaba.

Ábalos finalmente ha renunciado a esta iniciativa después de los recelos y reticencias manifestadas por varios Gobiernos autonómicos ante la medida, por considerar que, de esta forma, sólo se les pasaba el conflicto del sector.

"Si lo que se nos transfiere es para solucionar el problema, estamos en ello, si lo que se transfiere es el problema, no", indicó el director de Transportes de la Junta de Castilla y León, Ignacio Sánchez Pérez. De igual forma, el secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat de Cataluña, Isidre Gavín, indicó que no estará de acuerdo con el traspaso si es "una transferencia de competencias fallida y vacía de recursos, o el traspaso un problema".

Por su parte, el director de Movilidad y Transporte de la Generalitat de Valencia, Carlos Domingo, condicionó la aceptación de las competencias en VTC "a que se den garantías de que contribuirá a solucionar el problema".

En vez de la transferencia de competencias, el ministro planteó "habilitar a la Comunidad que así lo requiera de forma voluntaria de la regulación necesaria para que gestione y regule este sector en el ámbito de su territorio", según detalló el propio Ábalos al término de su reunión con las comunidades.

"No se transferirán las competencias en VTC, sino que se dará a los gobiernos autonómicos que así lo deseen capacidad regulatoria en la materia", declaró el ministro, que espera tener lista en septiembre la normativa necesaria.

Además, Fomento y las CCAA acordaron darse un plazo de tres meses para diseñar conjuntamente medidas con las que se vuelva a reequilibrar a los sectores del taxi y el VTC en función de la proporcionalidad que establece la ley, esto es, que exista una de esas empresas por cada treinta taxis. "No hay nada que se pueda hacer a más corto plazo", afirmó el ministro en referencia a la reclamación de medidas concretas y de corto plazo que piden los taxistas para frenar la expansión de los VTC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios