Cádiz

El comercio busca medidas para potenciar su actividad

  • La Unión de Comerciantes plantea una serie de cambios urbanísticos para mejorar la calidad del servicio y encarga un estudio para conocer qué buscan los clientes

El comercio local se ha propuesto mejorar el servicio en lo posible y sacar el máximo partido a la presencia de turistas en la ciudad a lo largo del año. Después de las experiencias acumuladas en este último año, principalmente a raíz de la llegada a Cádiz de numerosos cruceros, la Unión de Comerciantes se ha propuesto desarrollar un plan para analizar la situación actual y poner en práctica todas las mejoras posibles para hacer un entramado comercial más competitivo.

La propuesta de los comerciantes se basa en dos pilares fundamentales: de un lado, plantean una serie de medidas urbanísticas para mejorar las condiciones de las tiendas, bares y otros negocios del sector servicios así como para mejorar el acceso por parte de los clientes; y por otro lado, quieren mejorar las condiciones de estos negocios para que presten una mejor atención.

En lo referente a la primera pata del proyecto de la Unión de Comerciantes, considera la entidad presidida por Salvador Muñoz "que nuestra ciudad no tiene un urbanismo comercial a la altura de otras ciudades de su misma población o posición socioeconómica". Lo más fundamental que exigen es un casco histórico peatonal, salvo en los casos de acceso a garajes o zonas de carga y descarga. Esta idea se entiende fundamental por parte de los comerciantes, ya que conciben el tráfico como una molestia para las tiendas y otros negocios.

Al margen de esto, piden mejorar el diseño urbano de las calles que conforman los principales ejes comerciales de la ciudad; mejorar la accesibilidad a las zonas comerciales del municipio; mejorar la señalización urbana y comercial; ensanchar las aceras de los ejes comerciales para mejorar la movilidad y accesibilidad; distribuir de manera más correcta las zonas de carga y descarga; evitar la venta ambulante; aplicar de manera más contundente la normativa que regula la actividad comercial (marquesinas, terrazas, expositores,...); mejorar la limpieza y el alumbrado, que se entiende es deficiente en algunas calles; o desarrollar actividades culturales en las calles.

Todo esto lo quieren concentrar en la UCC en tres líneas de actuaciones: una primera focalizada a lo que han llamado "centro urbano tradicional"; una segunda actuación relacionada con los principales ejes comerciales de la ciudad; y la última destinada a diversas actuaciones sobre el urbanismo comercial, para lo que piden un "exhaustivo estudio de movilidad y tráfico".

El segundo pilar del plan de acción que ha puesto en marcha la Unión de Comerciantes para mejorar su actividad en la ciudad va referido a los propios comercios. En su intención de mejorar la actividad y servicios para captar así más clientes y ser más competitivos con las grandes superficies, la UCC ha encargado dos trabajos de estudio a una asesoría.

El primer trabajo irá encaminado a conocer de primera mano "qué demanda el cliente", preocupando de manera especial el turista. Para ello, se elaborarán encuestas a pie de calle tanto a los turistas -que la UCC diferencia entre cruceristas, congresistas y de pernoctación, cada uno con demandas diferentes- como a las propias tiendas.

Y el segundo trabajo, relacionado con el anterior, consistirá en un estudio que se realizará en todos los comercios de la ciudad para conocer los intereses o dificultades que se puedan encontrar a la hora de modificar sus hábitos de apertura. La Unión de Comerciantes reconoce que los horarios de compra han variado en los últimos años y que es necesario adaptarse a ellos para mantener la actividad comercial y seguir así generando riqueza y puestos de trabajo en la ciudad.

De estos dos estudios se pretenden sacar conclusiones más que decisivas para el futuro del comercio local. Por ejemplo, Salvador Muñoz entiende que en los meses de verano abrir las tiendas entre las cinco y las siete de la tarde no sirve para nada "porque está todo el mundo en la playa, y entonces tenemos que ver la posibilidad, en función de esa demanda, de variar los horarios". Otro planteamiento iría encaminado a la posibilidad de abrir varios domingos al año, para incentivar las compras.

Estas encuestas empezarán a realizarse la próxima semana, queriendo la UCC tener los resultados en el plazo de dos meses. Y a partir de ahí, buscar las fórmulas posibles para dar un giro al comercio adaptándose a los tiempos actuales y a las demandas de los turistas que llegan a la ciudad. Paralelamente a este trabajo de campo, la entidad va a mantener reuniones con los partidos políticos que tienen representación en el Ayuntamiento para trasladarle sus inquietudes y buscar esa mejora urbanística que reclaman para potenciar el comercio. De hecho, en el día de ayer se produjo la primera reunión con el representante de Izquierda Unida, Sebastián Terrada.

Muñoz entiende que esta apuesta es fundamental "para mejorar el comercio", destacando que actualmente hay en Cádiz unos 1.100 comercios cerrados, lo que supone alrededor de 2.750 puestos de trabajo perdidos. La previsión de este plan para el comercio de Cádiz es que puedan reabrir a corto y medio plazo -cuando se pongan en marcha las medidas que se prevé adoptar- unos 800 nuevos comercios, lo que daría empleo a unas dos mil personas, según la UCC.

1.100

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios