Cádiz

Los comerciantes del barrio de Astilleros se constituyen en asociación

  • En una zona de paso y mal conectada con el resto de la ciudad, el gran problema para el sector es la carencia de aparcamientos

Zona de comercios en la calle Emilio Castelar del barrio de Astilleros. Zona de comercios en la calle Emilio Castelar del barrio de Astilleros.

Zona de comercios en la calle Emilio Castelar del barrio de Astilleros. / JOAQUÍN PINO

"Se van los comercios y no hay aparcamiento para que vengan a comprar a los que quedan. Este barrio está desconectado como Puntales hace 40 años". De esta forma tan rotunda se manifiesta el presidente de los vecinos de Astilleros, Luis Arenal. Ante tan negro panorama, se ha creado recientemente la Asociación de Comerciantes del Barrio de Astilleros (ACEBA). La entidad vecinal ha trabajado para que este colectivo sea una realidad. Arenal explica que "es complicado encontrar un hueco para que se reúnan, porque están todo el día en el negocio metidos. Por eso la asociación vecinal ha tomado la iniciativa esperando que los comerciantes, que han tenido esta idea, aprovechen el impulso y se hagan cargo de la misma. Pero nosotros siempre vamos a estar ahí".

En materia comercial, el barrio ha trabajado ya con Facai (Federación Local de Asociaciones de Comerciantes, Autónomos e Industriales de Cádiz) en iniciativas como El Bosque del Terror celebrada alrededor del 1 de noviembre del año pasado. "Fue todo un éxito, pero se trata de actuaciones puntuales". El comercio requiere de otros alicientes y mejoras en el barrio. La principal, según Arenal, la falta de aparcamiento. "El barrio es de paso. Sin poder aparcar, nadie va a venir. No pueden hacerlo ni los padres de los alumnos de la Casa de las Artes cuando vienen a recogerlos. Tienen que dejar el coche mal estacionado en las inmediaciones", apunta.

La AVV aporta como solución un parking en superficie detrás del parque de bomberosEl barrio es de paso. Sin poder aparcar, no va a venir nadie a comprar a esta zona"

La zona perdió mucho con la desaparición del estacionamiento en superficie donde, precisamente, se alza ahora la Casa de las Artes. La asociación de vecinos aporta dos soluciones. "Un parking subterráneo entre la piscina y la rotonda del puente o uno en superficie detrás del parque de bomberos, en unos terrenos de la Autoridad Portuaria cedidos a Navantia", argumenta Arenal.

Mientras no hay donde aparcar, el barrio espera la llegada de más 'ambiente' cuando abran, se supone que este mes, el paseo bajo el segundo puente que conectará Astilleros y el paseo marítimo Puntales-La Paz. Además, la asociación vecinal tiene muchas esperanzas puestas en el centro de interpretación de la obra del segundo puente. "El ministerio de Fomento lo ha visto con buenos ojos, en un espacio ante el lateral de la guardería y frente al tercer acceso", señala Luis Arenal. "Pero hay que dotar de aparcamiento al barrio para que la gente pueda venir a verlo", apostilla.

Arenal se queja de que por el bario pase "una sola línea de autobús" y dice esperar "como agua de mayo" la línea transversal cuando acabe la obra de derribo de los pisos junto a la antigua comandancia de la Guardia Civil, conectando Astilleros directamente con la avenida principal "y así alivie el volumen de tráfico que entra hacia la avenida de las Cortes".

De momento, y en materia comercial, el barrio, proclive en cierres de comercios y locales vacíos, vivirá la apertura de un nuevo negocio gastronómico el que fue en su día bar Diquesí en la calle Emilio Castelar y en la avenida de Las Cortes se está haciendo la obra para un local que acogerá un salón de juegos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios