Cádiz

Una clara apuesta por la peatonalización del casco

  • Se asume que puede ser un plan polémico por lo que se recomienda se ejecute poco a poco

Los autores del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, aprobado recientemente por el Ayuntamiento y que ahora entra en una etapa, que se alargará durante meses, de definición de todas las propuestas e inicio del desarrollo de las mismas, han realizado una clara apuesta por el transporte público, el uso de la bicicleta como un medio de comunicación más dentro de la ciudad, y la potenciación del ciudadano como peatón, que hoy por hoy supone más del 50% de los tráficos que cada jornada se realizan en la ciudad.

Entre los distintos proyectos que se plantean en este documento un capítulo se centra en la peatonalización de determinadas vías y la modificación de otras. Peatonalización esencialmente en el casco antiguo, que para estos técnicos debe convertirse, casi, en el paraíso de la sostenibilidad, aunque se asuma la importante carga que soporta como una zona de la ciudad muy densamente poblada y con polos de atracción comercial, administrativo y cultural muy potentes, con todo lo que ello implica de la presión que ejerce el uso del vehículo privado.

Se tiene claro que "bajo el paraguas de la sostenibilidad se ha de revisar o planificar el viario, teniendo en cuenta que la movilidad del vehículo privado tendrá que estar dependiente o supeditada a las necesidades del resto de los modos de desplazamientos".

Las actuaciones que se incluyen en el Plan de Movilidad "llevarán consigo una planificación y estudio pormenorizado en el caso de decidir su ejecución, ya que conllevarían actuaciones urbanísticas, remodelación de vías, ampliación o reducción de viario, etcétera", que los propios autores del documento reconocen que afectan a una decisión de la administración. En este sentido, la propuestas que se ponen sobre la mesa son las siguientes:

· Rotonda en la intersección de la avenida de las Cortes con avenida de la Bahía y avenida de Huelva, con menor impacto de barrera arquitectónica que la que contempla inicialmente el proyecto del tercer acceso a la ciudad.

· Reordenación del tráfico en el cruce de la avenida de Huelva con avenida del Guadalquivir mediante intersección en rotonda.

· Reordenación del tráfico en la intersección de la nueva avenida de la Constitución de 1812 con la avenida de Juan Carlos I, donde se permitirán todos los movimientos en una intersección tipo rotonda.

· Establecimiento de sentido único de circulación en la calle Francisco García de Sola y ordenación del tráfico mediante rotonda en la intersección con Marqués de la Ensenada.

· Ordenación del tráfico en el cruce de la nueva avenida de la Constitución de 1812 con la avenida de Andalucía, mantenimiento dos únicas fases de circulación, para lo que se desviarán hacia las calles próximas algunos de los movimientos posibles, evitando la creación de un nuevo nudo conflictivo en Fernández Ladreda.

· Instalación de varios cruces semafóricos en la avenida de la Bahía, de tal forma que se gestionen los vehículos que accedan a la ciudad por el nuevo puente, no condensando la gestión de los mismos sobre un solo punto de la vía. Igualmente se instalarán cruces semafóricos en las calles Amiel y Sotillo con Guadalquivir.

· Establecimiento de una nueva vía de acceso a la avenida de Juan Carlos I para el tráfico que procede de la autovía de San Fernando, mediante la conexión de la autovía mediante la rotonda del apeadero de Cortadura.

· Instalación de un nuevo cruce en la avenida Ana de Viya que posibilite el paso de los peatones de la zona y el giro a la izquierda de los vehículos procedentes del paseo.

· La apertura de una nueva calle para la circulación de vehículos entre la rotonda de confluencia entre las avenidas de Marconi y Lacave hasta la calle Girasol, para facilitar la salida de vehículos desde dicha rotonda hasta la avenida de Juan Carlos I, pudiendo éstos girar al interior o exterior de la ciudad en este punto. La rotonda actual podría aumentar su diámetro.

· Conexión de la rotonda del centro de actividades náuticas Elcano hasta la rotonda de la avenida de la Ilustración-Puntales, favoreciendo en gran medida la entrada y salida de vehículos que viniesen por el puente José León de Carranza al centro hospitalario y universitario.

· Transformación de la calle Guadalmesí en doble sentido de circulación para descargar de vehículos las rotondas de la avenida de la Ilustración y la existente en Marconi-Lacave. Esta medida se completaría con una salida regulada por semáforos entre la calle Guadalmesí y la avenida de Lacave para posibilidad el giro a la izquierda y derecha a la salida de esta calle.

· Reorganización de la circulación de la Ronda de Circunvalación en un solo sentido y adecuado las secciones del viario.

· Reorganización de la plaza de Sevilla para mejorar la articulación entre el Casco Antiguo y extramuros.

· Reorganización del entorno de la plaza de la Hispanidad para mejorar la articulación puerto/ciudad.

· Peatonalización de la plaza de Viudas, una de las calles más anchas del casco histórico a la que se le da un tratamiento semejante al de la calle Nueva, rompiendo con ello, además, la posibilidad de penetración Vea Murguïa-plaza de Viudas-Sacramento-Alcalá Galiano.

· Peatonalización del último tramo de la calle Sacramento, comprendido entre las calles Torre y Alcalá Galiano.

· Peatonalización de las plazas Jesús Nazareno y de la Merced.

· Peatonalización de la calle San Miguel entre la calle Ancha y el mercado de Abastos.

Según los datos incluidos en el Plan de Movilidad, el casco antiguo cuenta actualmente con 113 calles totalmente peatonales, 20 calles semipeatonales, donde se permite el paso de determinados vehículos hasta su garaje particular; 35 calles restringidas al tráfico, por las que circulan coches hasta los garajes comunitarios, servicio público y algunas actividades de carga y descarga y 150 calles que siguen estando abiertas al tráfico lo que suponen 23.320 metros lineales.

Los redactores del Plan de Movilidad consideran que la tendencia debe ir encaminada a la peatonalización total del casco histórico, operación que se reconoce que debe realizarse "de forma paulatina y secuencial, puesto que las medidas de limitación al tráfico, tal y como entiende hoy la sociedad la movilidad, es una medida generalmente que no es bien aceptada en principio por los ciudadanos".

La ampliación de calles peatonales o con el paso restringido a la circulación deberían de ir acompañadas, según el Plan, por otras medidas tanto urbanísticas como técnicas. En el primero de los casos se propone "la supresión de la diferencia entre acera y calzada, evitando incluso individualizarlas mediante bolardos o elementos de mobiliario urbano.

Pero tal vez lo más impactante, y para algunos polémico y de difícil gestión, es la propuesta de la 'gestión de permisos de entrada'. Así se plantean las siguientes medidas:

· Permitir el paso a las zonas restringidas sólo al servicio público de taxis que disponga de vehículo híbrido, y en un futuro el vehículo eléctrico.

· No permitir el acceso a los usuarios de hoteles que no se hayan registrado en los hoteles y hayan dado de alta sus matrículas en la página web de gestión de la movilidad. Para agilizar los trámites se les indicará a los gestores de los hoteles que en sus reservas señalen a sus clientes, y agencias de viajes, la situación de circulación restringida y que si no se dan de alta no será posible el acceso a los aparcamientos de los hoteles.

· Sólo permitir el acceso al conjunto histórico a aquellos comerciantes y vehículos de carga y descarga que se hayan dado de alta con las matrículas de sus vehículos en la página web de gestión de la movilidad.

· El acceso al centro histórico, de forma progresiva, de los vehículos oficiales de la administración será sólo de aquellos que sean híbridos o eléctricos, así como los servicios de limpieza y recogida de basura.

· Colocar sistemas de lectura de matrículas para una gestión y explotación automática del control de accesos, bajo supervisión de un operador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios